Cómo controlar los espasmos de la vejiga de forma natural

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 27 diciembre, 2018
Carolina Betancourth · 30 septiembre, 2017
Los espasmos vesicales suelen remitir al mejorar algunos hábitos como los alimenticios. Si persisten, deberemos acudir al especialista para recibir un diagnóstico y descartar problemas más graves

Las personas que sufren espasmos de la vejiga poseen unos músculos que se contraen de forma repentina, casi siempre sin dar aviso previo para llegar hasta el baño. Esta situación genera goteos involuntarios y normalmente viene acompañado con un fuerte dolor que se extiende de la pelvis hacia la zona abdominal.

De hecho, se considera que es una de las etapas iniciales de vejiga hiperactiva e incontinencia urinaria, dos trastornos que afectan con regularidad a los adultos mayores.

Por fortuna, es un síntoma que se puede combatir de forma natural. Existen hábitos y remedios caseros que ayudan a fortalecer los músculos de este órgano para controlarlo con más facilidad.

¿Te interesa?

Consejos para controlar los espasmos de la vejiga

Mejora tus hábitos alimenticios

Los hábitos alimenticios tienen mucho que ver con la salud de la vejiga, en especial cuando hay riesgo de sufrir espasmos y pérdidas involuntarias de orina.

Aunque algunos lo pasan por alto, las sustancias de algunos alimentos debilitan las paredes musculares del órgano. Por tanto, son posibles desencadenantes de este problema.

Fritos

Por este motivo, es primordial evitar:

  • Bebidas y alimentos con cafeína
  • Frituras y embutidos
  • Condimentos y platos picantes
  • Bebidas alcohólicas
  • Jugos de frutas cítricas
  • Refrescos carbonatados
  • Leche y productos lácteos
  • Azúcar y harinas refinadas

Lee también: 6 hábitos alimenticios que te ayudan a cuidar tu salud cardíaca

Practica la técnica del vaciamiento cronometrado

El vaciamiento cronometrado es una técnica que permite fortalecer la vejiga. De esta manera, disminuye el número de veces que hay que ir al baño.

Consiste principalmente en hacer viajes programados al baño, por lo general cada 2 horas. Poco a poco, se irá recuperando el control a la hora de orinar.

En un principio es difícil ponerla en práctica, ya que aguantar puede producir escapes involuntarios de orina. Sin embargo, empezando de manera gradual es posible extender el tiempo entre las idas al baño.

Adopta una rutina de ejercicios del suelo pélvico

Los ejercicios enfocados al fortalecimiento del suelo pélvico son actividades que aumentan la fuerza de las paredes de la vejiga, mejorando su capacidad para retener la orina. Un buen ejemplo son los populares ejercicios de Kegel.

Básicamente, se trata de tensar los músculos de la misma forma en que se trata de detener la salida de orina cuando no hay un baño cerca. De esta manera, disminuye el riesgo de incontinencia urinaria. Además, brindan beneficios en la actividad sexual.

Levantamiento de pelvis

Incrementa la absorción de magnesio

El magnesio es un mineral cuya absorción en el organismo ayuda a mantener los músculos en óptimas condiciones. 

Aunque participa en cientos de funciones del cuerpo, en ocasiones no se obtiene en cantidades suficientes y se producen algunos problemas y reacciones inflamatorias.

Debido a esto, quienes sufren espasmos de la vejiga deben aumentar su consumo y absorción, dado que puede favorecer el alivio de las contracciones.

Este mineral se encuentra en alimentos como:

  • Salvado de trigo y avena
  • Semillas de lino y calabaza
  • Hierbas secas
  • Cacao en polvo
  • Frutos secos
  • Pescado azul
  • Arroz integral

Además, cabe mencionar que también se puede obtener a través de la piel cuando se aplica en lociones.

Evita el consumo de cigarrillo

Las toxinas que contiene el cigarrillo afectan de forma directa a la salud de la vejiga. Debido a que alteran los niveles de inflamación en el organismo, pueden causar espasmos vesicales e incontinencia.

Sus partículas dañinas consiguen viajar a través del torrente sanguíneo, afectando a la calidad de los músculos y tejidos. Incluso aumentan el riesgo de infecciones y cáncer.

Visita este artículo: Cigarrillos electrónicos ¿una alternativa real?

Dejar-de-fumar

Consume cola de caballo

La cola de caballo es un remedio natural contra los espasmos en la vejiga, ya que contiene una sustancia llamada silicio que actúa como astringente urinario.

Sus propiedades diuréticas promueven la eliminación de líquidos retenidos en los tejidos del cuerpo. Así, se controla el nivel de inflamación. Se puede consumir en infusión 2 o 3 veces al día, aunque también está disponible en comprimidos.

Por otro lado, cabe mencionar que ayuda a frenar el crecimiento bacteriano en la vejiga. Por esta razón, se reducen las probabilidades de sufrir infecciones como la cistitis.

Recuerda…

Ten en cuenta todas estas recomendaciones para aliviar los espasmos de la vejiga y empieza a solucionarlo de forma segura y natural.

Si los síntomas persisten o empeoran, consulta al médico para determinar si hay complicaciones.