Causas y tratamiento de las convulsiones

Laura Yalba · 9 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 9 enero, 2019
Las convulsiones son síntomas de un problema cerebral. En este artículo te mostraremos cuáles son las causas y el tratamiento de las convulsiones.

En este artículo te mostraremos qué son, cuáles son las causas y, especialmente, el tratamiento de las convulsiones. Esta terrible afección que sufre tanta gente. Primero es importante saber que las convulsiones son síntomas de un problema cerebral.

Estos síntomas están caracterizados por una actividad eléctrica anormal en el cerebro. En ocasiones, estas convulsiones pueden ir acompañadas de la contracción y distensión repetida de uno o varios músculos de forma brusca y violenta. Sin embargo, no siempre provocan estas sacudidas.

Tipos de convulsiones

El diagnóstico es importante para comenzar el tratamiento de las convulsiones

Convulsiones focales o parciales

Son aquellas convulsiones en las que la actividad convulsiva se limita a segmentos corporales o a un hemicuerpo (un lado del cuerpo). En este caso no se produce pérdida de conciencia.

Convulsiones generalizadas

Este tipo de convulsiones constituyen ataques resultado de actividades anormales en ambos lados del cerebro. Por tanto, afectan a ambos lados del cuerpo. Dentro de las convulsiones generalizadas podemos distinguir dos:

  • Crisis tónico-clónicas o gran mal: Son crisis que afectan a todo el cerebro y constituyen el tipo de convulsiones más frecuentemente asociado a la epilepsia.
  • Crisis de ausencia o petit mal: este tipo de convulsiones se caracteriza por breves episodios de alteración del estado de conciencia o “ausencias”. Por otra parte, una crisis de ausencia puede suceder por sí sola, pero es más frecuente que se produzcan combinadas con otros tipos de crisis convulsivas.

Por otro lado, podemos hablar de convulsiones no epilépticas cuando son el resultado de una lesión como puede ser un golpe en la cabeza o una enfermedad. Si este tipo de convulsiones reciben tratamiento desaparecen.

Ver también: Distintas opciones para el tratamiento de la epilepsia

Causas de las convulsiones

Cualquier condición que resulte en una excitación eléctrica anormal del cerebro puede provocar una convulsión. Entre las causas de convulsiones más comunes podemos encontrar:

  • Tumor cerebral.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Infecciones como abscesos cerebrales, meningitis, encefalitis, sida o neurosífilis.
  • Enfermedades que cusan deterioro en el cerebro como la demencia o el alzheimer.
  • Lesión o trauma en el cráneo.

Además, las condiciones médicas que irriten las células cerebrales pueden desencadenarlas. En general, las condiciones médicas que comúnmente provocan ataques convulsivos son:

  • Hipoglucemia: un nivel de azúcar en sangre bajo.
  • Fiebre alta: en este caso podemos hablar de convulsiones febriles en niños.

Asimismo, una convulsión puede estar relacionada con un evento temporal o disparador de la crisis, como pueden ser ciertos medicamentos o drogas como la cocaína y anfetaminas. Sin embargo, la abstinencia del hábito de consumir dichas drogas, licor o fármacos también pueden actuar como disparador de la crisis.

En algunas personas, puede haber factores hereditarios que hacen que se presente una predisposición a las convulsiones. En estos casos, las convulsiones suceden espontáneamente sin una causa inmediata.

Además, se repiten con el tiempo. Por otro lado, hay casos en los que puede haber malformaciones del desarrollo cerebral durante la embriogénesis.

Síntomas

El dolor de cabeza puede ser síntoma de las convulsiones

Los síntomas de las convulsiones dependerán del tipo de convulsión del que se trate. A veces, las convulsiones parciales y generalizadas pueden suceder al mismo tiempo o preceder una a la otra.

Asimismo, la duración de un episodio puede ir de unos pocos segundos hasta 15 minutos. A veces, ciertos síntomas pueden preceder a la convulsión en sí. Entre ellos, podemos encontrar:

  • Mareos.
  • Cambios en la visión.
  • Movimientos desiguales entre los brazos y las piernas.
  • Dolor de cabeza.

Entre los síntomas que indican una crisis en curso se encuentran:

  • Pérdida de conocimiento seguido de sensación de confusión.
  • Presencia de espuma en la boca.
  • Alternación entre contracción y relajación muscular incontrolables.

Diagnóstico

Para realizar un diagnóstico el médico realizará un examen físico. Esto es necesario debido a que los síntomas pueden deberse a otra cosa. Asimismo, realizará ciertas preguntas sobre las características de las convulsiones sufridas. Además se pueden realizar los siguientes exámenes de diagnóstico:

  • TC (tomografía computarizada) de cabeza.
  • IRM (imagen por resonancia magnética).
  • EEG (electroencefalografía).
  • Punción lumbar.
  • Pruebas sanguíneas.

Tratamiento de las convulsiones

El clonazepam es un tratamiento de las convulsiones

El objetivo principal del tratamiento de las convulsiones será evitar o reducir al mínimo el número de convulsiones. Además, en algunos casos el tratamiento de las causas identificables puede disminuir o eliminar las convulsiones.

El tratamiento de las convulsiones dependerá del tipo de convulsiones y la zona del cerebro afectada. Estará basado en medicamentos anticonvulsionantes que pueden prevenir o disminuir el número de ataques.

Las crisis de ausencia, generalmente responden a medicamentos como el ácido valproico, etosuximida y clonazepam. Hay que tener en cuenta que la respuesta a estos medicamentos puede variar. Por ello, es probable que se deba ajustar repetidamente tanto su dosis como el medicamento.

Por otro lado, en el caso de pacientes con epilepsia, que sufren ataques múltiples y de manera  frecuente, se pueden tratar con medicamentos intravenosos.

Lee también: Anticonvulsivantes

¿Qué hacer si ves a alguien sufrir una convulsión?

La mayoría de las convulsiones terminan a los pocos minutos, y la persona afectada no sufre daños permanentes. Sin embargo, ser testigo de cómo alguien sufre convulsiones puede ser intimidante. Por eso, a continuación ofreceremos algunos consejos sobre qué no hacer si vemos a alguien sufrirlas:

  • Es importante no tratar de sujetar a la persona para evitar que se mueva.
  • No poner nada en la boca de la persona afectada porque podría lesionarse los dientes o la mandíbula. Además, una persona con convulsiones no se tragará la lengua, por lo que no hay por qué hacerlo.
  • Evitar ofrecer agua o alimentos a una persona que ha sufrido convulsiones hasta que se encuentro totalmente alerta.
  • No intentar hacerle la respiración boca a boca. En general las personas comienzan a respirar normalmente por sí solas.

Es lo más importante es que si tú o algún conocido sufre de convulsiones, debe asistir en en cuanto a una consulta médica. El doctor tratante podrá dar el diagnóstico correcto e indicar el tratamiento adecuado al paciente.

  • Krumholz A, Wiebe S, Gronseth GS, et al. Evidence-based guideline: management of an unprovoked first seizure in adults: report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology and the American Epilepsy Society. Neurology. 2015;84(16):1705-1713. PMID 25901057 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25901057.
  • Huff, J. S. (2015). Seizures. In Emergency Medical Services: Clinical Practice and Systems Oversight: Second Edition. https://doi.org/10.1002/9781118990810.ch20
  • Maheshwari, A., & Haneef, Z. (2016). Seizures and epilepsy. In Neurology Secrets: Sixth Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-323-35948-1.00022-X
  • Moeller JJ, Hirsch LJ. Diagnosis and classification of seizures and epilepsy. In: Winn HR, ed. Youmans and Winn Neurological Surgery. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 61.
  • Rabin E, Jagoda AS. Seizures. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice.9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 92.