Copas de cheesecake sin hornear

Yamila Papa 6 septiembre, 2015
La gelatina es fundamental para poder elaborar la copa de cheesecake sin necesidad de horno. Podemos utilizarla en láminas o en polvo, según la receta que escojamos. El resultado será similar

Cuando hace calor no queremos (por nada del mundo) encender el horno ni pasarnos horas y horas en la cocina. ¡Pero igual tenemos que comer! ¡Y ni qué hablar de disfrutar de un riquísimo postre! Es por ello que en este artículo te ofrecemos la receta de unas deliciosas copas de cheesecake sin hornear. ¡No te las puedes perder!

Receta de copas de cheesecake sin hornear

El sabor del limón en los postres y preparaciones dulces es realmente exquisito. Cuando el estómago te pide comer algo tras la comida o la cena o bien para la hora del té ¿qué mejor que ofrecerle esta delicia? Una opción excelente y fresca para el verano. ¡Empezamos a preparar estas copas de cheesecake sin hornear!

Ingredientes:

  • 200 g de galletas tipo Digestive
  • 80 g de mantequilla sin sal
  • 250 g de agua
  • 1 sobre de gelatina sabor a limón
  • 400 g de queso tipo Philadelphia
  • 200 g de nata líquida
  • 40 g de azúcar
  • Opcional: Nata montada cantidad necesaria

Para el lemon curd

  • 160 g de azúcar
  • 2 limones
  • 60 g de mantequilla
  • 2 huevos

Utensilios:

  • Rallador
  • Cuchillo
  • Exprimidor
  • Cazos
  • Cuchara
  • Cuchara o espátula de madera
  • Procesador de alimentos
  • Recipientes
  • Copas para cada porción
  • Varillas eléctricas

Preparación:

tiramisu naranja

  • Vas a comenzar con el lemon curd. Lava y seca los limones. Ralla las cáscaras finamente y reserva. Exprime el zumo y cuélalo para que no le quede ninguna pepita ni pulpa. En un cazo pequeño, pon los huevos, el azúcar y el zumo. Calienta al baño María revolviendo constantemente (así no se pega). Añade la mantequilla cortada en cubitos. Cuando esté todo integrado, echa la ralladura del limón. Sigue removiendo un poco más. Retira del fuego y deja que se enfríe.
  • Sigue ahora con la receta del cheescake. Para la base tritura las galletas usando un procesador de alimentos para que te queden completamente molidas. Derrite la mantequilla al baño María o en el microondas y echa al recipiente con galletas. Mezcla bien hasta obtener una pasta arenosa. Vuelca un poco de esta masa en cada copa o tazón que usarás para las porciones. Puedes presionar un poco con las manos en las paredes del recipiente. Pon en la nevera.
  • Prepara la capa de cheescake: En un bol mezcla el queso, la nata y el azúcar usando las varillas eléctricas. Aparte, calienta un poco de agua (puede ser en el fuego o en el microondas) y añade el polvo de gelatina de limón hasta que se haya disuelto completamente. Incorpora a la mezcla anterior. Echa sobre las tazas que habías puesto en la nevera. Llena hasta ¾ partes de la capacidad. Lleva al frigorífico y deja que se enfríe por lo menos 3 horas (hasta que se haya solidificado).
  • Retira del frío y vierte un poco de lemon curd a temperatura ambiente. Antes de servir decora cada copa con una cucharada de nata montada y una rebanada de limón.

Datos de interés:

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 45 minutos + 3 horas de frigorífico
  • Consejos: Además de limón y nata para decorar, puedes esparcir un poco de azúcar (así “cortará” un poco el sabor agrio).

Otra versión de copas de cheesecake sin hornear…. con arándanos

¡Una total delicia que no vas a poder resistirte a comer! Se conoce a este postre como New York Cheesecake y te encantará. La primera parte es igual a la anterior. Lo que cambia es la cobertura.

Ingredientes:

  • 125 g de arándanos + arándanos al gusto para decorar
  • 100 ml de agua
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 hojas de gelatina

Para decorar:

  • Ralladura de un limón
  • 1 puñado de hojas de menta

Utensilios:

  • Cazos
  • Cuchara
  • Cazuela

Preparación:

frutas yogur

  • Hidrata las hojas de gelatina en un cazo de agua fría durante 10 minutos. Pasado ese tiempo saca y escurre bien. Reserva. En otra olla vierte agua y azúcar. Calienta hasta que rompa a hervir. Echa los arándanos y remueve para que te quede un jarabe espeso.
  • Cuando la fruta se haya deshecho completamente, retira del fuego y cuela en un recipiente. Echa en otra cazuela junto a las hojas de gelatina. Mezcla bien y cuando esté a temperatura ambiente, lo viertes sobre el cheescake. Pon en la nevera 2 horas para que cuaje.

Datos de interés:

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 20 minutos (solo la cobertura de arándanos).
  • Consejos: Al retirar el postre de la nevera coloca unos arándanos para decorar. Pueden ser enteros o cortados a la mitad.
Te puede gustar