5 cosas que debes recordar si tomas antidepresivos

Además de los antidepresivos podemos probar técnicas de relajación y ejercicios físicos que, combinados con la medicación, nos ayuden a sentirnos mejor. Debemos verlos como actividades complementarias

Hay muchos tipos de enfermedades que requieren atención permanente.

En esos casos los tratamientos son como el matrimonio, hasta que la muerte los separe.

Quien está pasando una grave situación y se enfrenta a la depresión como problema médico constante, debe asumir los antidepresivos como parte de su vida.

La depresión no es una enfermedad en un primer momento, pero puede evolucionar hasta tal si no se controla.

No se juzga a nadie que se esté tratando con medicamentos una enfermedad física. Entonces, ¿por qué juzgar a alguien por hacer lo mismo para una enfermedad mental?

El diagnóstico de la depresión puede ser tan difícil como su tratamiento.

Esto es lo que debes recordar si tomas o piensas tomar antidepresivos.

1. Los antidepresivos no son una cura

Se cree que la depresión es una mezcla con efectos negativos de causas genéticas, ambientales y psicológicas. La misma conduce a profundos sentimientos de tristeza, desesperanza y pesimismo.

El medicamento que combate la depresión es el antidepresivo, que afecta a un gran número de sustancias químicas del cerebro que llevan por nombre neurotransmisores.

Estas sustancias participan en la regulación de nuestro estado de ánimo. Sin embargo, no hay que dejarse engañar.

Si bien estos medicamentos pueden ayudarnos a sentirnos bien, hasta el punto de salvar vidas al mejorar la forma en que una persona se siente, los antidepresivos no siempre significan el fin de los malos días ni son una píldora de la felicidad.

Simplemente te ayudarán a despejar la mente y te permitirá tener una visión más clara de las cosas.

No olvides leer: Cómo combatir la tristeza de manera natural

2. Los efectos secundarios pueden ir de inofensivos a muy dañinos

antidepresivos efectos

Los antidepresivos son medicamentos que tienen efectos secundarios como cualquier otro.

En este caso, podría resultar en aumento de peso, insomnio, náuseas o diarrea, por nombrar solo unos pocos.  Pueden resultar desagradables y por eso es importante que sea un médico quien los recete.

Si algo así te sucede podrás consultarle al especialista y él sabrá qué es lo más apropiado para ti.

También podría ocurrir que los antidepresivos te produjeran dolores de cabeza o una sensación de nerviosismo. Generalmente estos síntomas desaparecen en las primeras semanas.

Sin embargo, el aumento de peso o un impulso sexual exaltado podrían ser más difíciles de afrontar.

Los médicos no conocen todavía la razón de estos efectos secundarios, aunque hay mayores probabilidades de agravar la situación si se consumen drogas o alcohol.

Si es tu caso, sé honesto con tu doctor y contigo mismo y evalúa si prefieres las drogas o tu salud.

3. Por lo general ,hay algo de ensayo y error involucrados antes de encontrar la dosis correcta

Algunas personas notan que los antidepresivos le producen pesadillas y lo ven como algo normal aunque no es así. Incluso esa mala noche en la cama es uno de los efectos secundarios que todos queremos evitar.

ensayo y errorOtros te pueden provocar palpitaciones, pero solo porque un antidepresivo haga eso no significa que todos ellos sean así.

Vale la pena intentar con otro si al principio no obtenemos los resultados deseados. Aunque suene feo, es un juego de azar: nunca se sabe cómo vas a reaccionar al siguiente antidepresivo.

Hay antidepresivos que no te causarán ningún efecto secundario desagradable, pero tampoco te ayudarán a mejorar tu situación.

No te des por vencido, ya que existen varias opciones y es muy común que evaluar varias. Lamentablemente, también es posible que te lleve años encontrar el medicamento y la dosis perfecta.

Esto se debe a que la química del cerebro varía de persona a persona. Incluso es posible que un mismo  individuo deba cambiar sus dosis con el paso del tiempo o en ciertos momentos. Por todo esto, la comunicación honesta y constante con el médico es vital.

4. El yoga y la meditación frente a los antidepresivos

Sí, el yoga y la meditación son opciones muy adecuadas para mantener tu paz interior. Son una buena forma de mejorar tu estilo de vida así que no es una mala idea su práctica. Pero esto no significa que los antidepresivos y la terapia no ayuden.

Lo que puedes hacer, en lugar de sustituir una opción por otra, es trabajar con todas juntas como herramientas complementarias. Recuerda que nunca, por ningún motivo debes dejar los depresivos sin más.

Si has decidido no seguir tomándolos, debes avisar a tu médico para que te dé las indicaciones correspondientes. Algunos de estos medicamentos deben dejarse de forma gradual para que la química del cerebro no se vea afectada de forma repentina.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 beneficios psicológicos de practicar yoga

5. No sabemos cómo funcionan, pero funcionan

felicidad

Existe una teoría de que la depresión está causada por un desequilibrio de la serotonina, que es un neurotransmisor en el cerebro.

Si ese fuera el caso, los medicamentos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina serían una solución fácil.

Sin embargo, está claro que la depresión es mucho más complicada esto. La serotonina no es el único neurotransmisor implicado.

Obviamente eso no significa que los antidepresivos sean pastillas falsas que no tienen ningún efecto real. Al contrario, funcionan muy bien. Pero deben tomarse únicamente bajo prescripción médica.

Ahora tienes más y mejor información para dar el paso de tomar antidepresivos o para dejar de usarlos de forma correcta.

Recuerda que la única persona que puede recetarlos es un psiquiatra o un psicólogo.