5 cosas que debes recordar si tomas antidepresivos

Okairy Zuñiga·
09 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
09 Enero, 2019
Los antidepresivos son medicamentos que ayudan a mejorar los síntomas de la depresión. Existen varios tipos, y sus efectos y cuidados varían dependiendo del que se elija. Te contamos otras cosas que debes saber sobre ellos.
 

Los antidepresivos son medicamentos psicotrópicos utilizados para tratar la depresión. Existen diferentes tipos, por lo que el médico recetará aquel que mejor se adapte a cada caso. Además, si sufres de esta condición, es posible que tengas que probar varios antes de encontrar el que funcione mejor.

Las personas que se enfrentan a la depresión como problema médico constante, deben asumir estos fármacos como parte de su vida. Sin embargo, su ingesta no debe superar períodos largos de tiempo. A continuación, te contamos qué factores debes tener en cuenta a la hora de tomar antidepresivos.

5 cosas que debes saber sobre los antidepresivos

Los medicamentos para tratar la depresión ayudan a regular ciertas sustancias químicas que son utilizadas por el cerebro. No obstante, su consumo siempre debe estar controlado por el profesional que haya recetado este tratamiento.

Además, es necesario considerar los efectos secundarios y el riesgo de dependencia. Si sufres de depresión y debes empezar o ya estás bajo este tipo de tratamiento, se deben tener claros algunos aspectos que detallamos enseguida.

 

Mujer con depresión.
 

1. Los antidepresivos no son una cura

Se cree que la depresión se debe a causas genéticas, ambientales y psicológicas. Conduce a profundos sentimientos de tristeza, desesperanza y pesimismo. Para combatir la depresión mayor, el profesional recurrirá al uso de antidepresivos.

Estos, como mencionamos, son sustancias químicas que actúan sobre el sistema nervioso central y ayudan a regular el estado de ánimo. Si bien estos medicamentos son una pieza fundamental para que la persona se sienta mejor y tenga una visión más clara de las cosas, lo cierto es que no siempre significa el fin de los días malos.

En relación a esto, un estudio de Institute for Quality and Efficiency in Health Care sugiere que de un total de 100 personas que tomaron la medicina, alrededor de 40 a 60 notaron una mejoría en sus síntomas en un periodo de 6 a 8 semanas.

Sin embargo, hay datos muy alentadores en cuanto a su efectividad para aliviar los síntomas de la depresión crónica y ayudar a que desaparezcan por completo. Vale la pena recalcar que los resultados varían dependiendo de cada persona.

No olvides leer: Cómo combatir la tristeza de manera natural

2. Se pueden presentar efectos secundarios 

Hombre en la cama mirando el despertador.
 

Al ser un medicamento como cualquier otro, los antidepresivos también pueden presentar efectos secundarios.Sin embargo, estos pueden variar según el tipo de medicina que se elija. De acuerdo a una publicación de Alcohol and Drug Foundation, al tomar dosis bajas de estos fármacos, se podrían experimentar los siguientes efectos:

  • Tiempo más lento de reacción
  • Alteraciones en el juicio
  • Respiración lenta
  • Mayor riesgo de accidentes o lesiones

Por otro lado, consumirlos en las dosis más altas puede resultar en:

  • Deterioro del juicio y la coordinación
  • Vómitos
  • Respiración irregular o superficial
  • Pérdida de memoria
  • Inconsciencia
  • Coma
  • Muerte

Algunos de estos síntomas desaparecen en las primeras semanas. No obstante, hay que tener en cuenta que existen mayores probabilidades de agravar estos efectos secundarios si se consumen en combinación con bebidas alcohólicas u otras drogas.

3. Ensayo y error antes de encontrar la dosis correcta

Mujer en el psicólogo.

Como ya hemos mencionado, es posible que tengas que probar más de un tipo de medicamento hasta dar con el que mejor funcione. Al respecto, un artículo de National Health Service señala que, por lo general, los beneficios se comienzan a sentir en un periodo de entre 1 a 4 semanas.

 

Esto se debe a que la química del cerebro varía de persona a persona. Incluso, es posible que un mismo individuo deba cambiar su dosis con el paso del tiempo o en ciertos momentos. Por todo esto, la comunicación honesta y constante con el médico es vital.

4. Dejar los antidepresivos de manera gradual

Cada tipo de antidepresivo tiene unas características concretas y una forma determinada de actuar en el cuerpo. Por eso, al momento de suspender el tratamiento, es importante tener en cuenta esta información. Además, el proceso se debe hacer de forma gradual para evitar problemas posteriores.

Según el artículo mencionado en el punto anterior, una vez la persona está lista para dejar la medicina, la recomendación del médico será disminuir la dosis durante varias semanas. Esto ayudará a prevenir cualquier síntoma de abstinencia.

5. El tratamiento se puede complementar con algunas prácticas

El yoga y la meditación podrían ser opciones adecuadas para mantener la paz interior y complementar el tratamiento con antidepresivos. Estas prácticas son una buena forma de relajar la mente y el cuerpo y, así, mejorar el estilo de vida.

En cuanto a los beneficios del yoga, otro estudio de Institute for Quality and Efficiency in Health Care plantea que las técnicas de relajación pueden ayudar a aliviar la depresión leve a moderada. Sin embargo, recalca que no son tan efectivos como la terapia cognitivo-conductual.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 beneficios psicológicos de practicar yoga

 

¿Se puede prevenir la depresión?

En general, la depresión no es una enfermedad que se pueda prevenir. Además, en la mayoría de los casos, es difícil determinar la causa específica por la que se presenta, lo que hace aún más complicado poder anticiparla. Sin embargo, hacer ejercicio de manera regular, descansar lo suficiente y reducir el estrés, son algunas técnicas que se pueden adoptar para mejorar el estado de ánimo.

  •         pmhdev. (2017). Depression: {How} effective are antidepressants? PubMed Health. https://doi.org/10.1016/j.cpr.2011.07.004
  •         Ferguson, J. M. (2001). SSRI Antidepressant Medications: Adverse Effects and Tolerability. Primary Care Companion J Clin Psychiatry. https://doi.org/10.4088/PCC.v03n0105
  •         Harmer, C. J., Duman, R. S., & Cowen, P. J. (2017). How do antidepressants work? New perspectives for refining future treatment approaches. The Lancet Psychiatry. https://doi.org/10.1016/S2215-0366(17)30015-9
  •         Kirsch, I. (2014). Antidepressants and the placebo effect. Zeitschrift Fur Psychologie / Journal of Psychology. https://doi.org/10.1027/2151-2604/a000176
  •         InformedHealth.org [Internet]. Cologne, Germany: Institute for Quality and Efficiency in Health Care (IQWiG); 2006-. Treatments for depression. [Updated 2020 Jun 18]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK279282/
  • National Health Services. Antidepressants. (2018). Recuperado el 9 de septiembre de 2020. https://www.nhs.uk/conditions/antidepressants/
  • Alcohol and Drug Foundation. Depressants. (2020). Recuperado el 9 de septiembre de 2020. https://adf.org.au/drug-facts/depressants/