7 cosas que debes hacer para reducir tu colesterol en 30 días

Valeria Sabater·
10 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
12 Diciembre, 2018
Además de llevar una dieta equilibrada, una adecuada gestión de nuestras emociones también es un punto clave a la hora de mantener estables los niveles de colesterol.

Si tus últimos análisis revelan que tienes el colesterol alto, es momento de reducir tu colesterol con algunos cambios en tus hábitos de vida.

El colesterol elevado así como unos triglicéridos que se exceden de los valores que se consideran normales aumentan de forma notable el riesgo de padecer alguna enfermedad cardíaca.

Ahora bien, la buen noticia es que estamos ante un problema que puede controlarse, y que ante todo, requiere dos pilares básicos: seguimiento médico y voluntad personal.

Hemos de tomar conciencia de que hacer cambios es necesario, que comer bien y mejor es sinónimo de salud y que llevar a cabo pequeños esfuerzos cotidianos nos permitirán sentirnos mucho mejor y llevar una día a día en armonía con nuestro cuerpo.

Te proponemos lo siguiente: aplicar los siguientes 9 consejos para reducir el colesterol en 30 días. El esfuerzo no solo valdrá la pena… ¡Valdrá el bienestar y la salud!

¿Cuánto tiempo tardan en bajar los niveles de colesterol?

Según diversos factores, los triglicéridos pueden bajar en un momento u otro.

Si somos disciplinados y coherentes, y mantenemos una dieta baja en grasas saturadas, rica en frutas y vegetales, a la par de una buena rutina de ejercicio, podremos reducir un porcentaje muy interesante en un periodo de tiempo relativamente corto.

Los pacientes con obesidad o hipercolesterolemia de origen genético pueden notar cierta resistencia a la hora de bajar sus niveles en periodos de tiempo cortos. Por ende, deben atenerse a las indicaciones de su médico tratante y no desesperar.

También hemos de recordar que cada persona tiene un metabolismo concreto y que por tanto, cada quien tiene un ritmo distinto. Habrá quien logre reducir su colesterol antes que otro paciente cuyo organismo tarda mucho más a la hora de reaccionar ante la nueva dieta y los nuevos hábitos.

Es frecuente que el médico nos ofrezca un intervalo de 3 meses entre análisis y análisis para ver si hemos logrado bajar los niveles de colesterol. Por tanto, no es cuestión de hacer el esfuerzo durante un mes o hasta que tengamos el próximo chequeo.

Descubre: El plato de Harvard: descubre cómo puede mejorar tu alimentación

Cómo reducir el colesterol de forma significativa en 30 días

Los cambios reales, si seguimos estas pautas, se notarán ya a los 30 días. Sin embargo, será a los 3 meses cuando nuestros niveles de colesterol pueden llegar a unos parámetros más saludables y que entran ya dentro de lo normal.

En nuestra mano está conseguirlo.

1. Elige bien el tipo de grasas

Persona sacándole la pulpa al aguacate.
Consumir alimentos capaces de aumentar la proteína HDL evita que el colesterol se acumule en las arterias.

Las grasas saturadas aumentan el colesterol malo o LDL, así como el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

  • Debemos olvidarnos de los alimentos fritos, los productos horneados (pasteles, masas de hojaldre, pizzas congeladas, galletas…).
  • Debemos acostumbrarnos a leer las etiquetas de los alimentos.
  • Ahora bien, no se trata de excluir todo tipo de grasas. Debemos optar por aquellas más saludables, como las que nos ofrecen los aguacates, el aceite de oliva, los frutos secos, el salmón…

2. Camina todos los días media hora

Reserva a lo largo del día media hora para ti solo. Ponte calzado cómodo y, simplemente, camina a buen paso durante 30-40 minutos, sin detenerte a descansar. Esto ayudará a que la sangre se oxigene, que el corazón se ponga en marcha y que el cerebro reciba esa dosis extra de endorfinas y nutrientes y que se reduzcan los niveles de colesterol, lo que se traduce en salud y bienestar.

3. Sí a un vaso diario de zumo de limón

El limón es rico en vitamina C y en flavonoides, un tipo de compuestos que tienen un sabor amargo y proporcionan, a su vez, de grandes beneficios para la salud. Según la sabiduría popular, si nos acostumbramos a tomar zumo de limón a diario, sus compuestos naturales actuarán como una auténtica “terapia” complementaria ideal para reducir el nivel de colesterol total.

4. Aumenta el consumo de fibra

¿Qué le sucede al cuerpo tras un exceso de fibra?

Los alimentos como las semillas, la avena, las lentejas, las manzanas, las ciruelas pasas, la papaya y las frutas en general son ricos en fibra soluble, muy adecuados para que el organismo absorba el colesterol.

Tampoco podemos olvidar que la fibra nos proporciona saciedad. Por tanto, evitaremos picar entre horas y lograremos cuidarnos mejor.

5. Sí al pescado azul cuatro veces por semana

El pescado azul es rico en ácidos grasos omega 3, ideales para reducir el colesterol y cuidar de la salud en general. El salmón salvaje, el atún y las sardinas son algunos de los más recomendables.

6. Menos sal y más especias

¿Has probado ya tomar comidas bajas en sal, pero elaboradas con deliciosas especias y hierbas aromáticas? ¿Y si en lugar de añadir sal a las comidas añadimos un poco de ajo en polvo, jengibre, pimienta, perejil, orégano o cúrcuma?

Al reducir el consumo de sal no solo ganarás en salud, sino que te ahorrarás muchas molestias, como la retención de líquidos, además del empeoramiento de cualquier problema de salud que tengas, como unos niveles altos de colesterol.

7. Relájate

¿Sabías que cuando nos pasamos largas temporadas con estrés y ansiedad el colesterol puede irse “por las nubes”? Según diversos estudios el estrés emocional orquesta cambios metabólicos que afectan la salud cardiovascular, y el colesterol es una de sus consecuencias más conocidas.

Aprendamos pues a gestionar esas fuentes de estrés, aprendamos a relajarnos, a disfrutar del aquí y ahora leyendo, practicando yoga…

Como hemos podido ver, combatir el colesterol no requiere de grandes hazañas, sino de acciones y hábitos saludables y coherentes en el día a día. Vale la pena tenerlo en cuenta para ganar en salud y, por supuesto, sentirse mejor.