8 cosas que te ocurren cuando no duermes lo suficiente

Dormir poco o no tener un descanso reparador tiene consecuencias negativas en tu cuerpo y en tu estado de ánimo. Te explicamos las más comunes.

Dormir bien todos los días, por un periodo no inferior a las 8 horas, es determinante para conservar nuestro bienestar físico y mental.

Si bien no le prestamos la atención necesaria, las dificultades para tener un sueño reparador conducen a varias reacciones negativas que, con el tiempo, afectan de forma considerable la calidad de vida.

Es así porque durante el descanso se llevan a cabo procesos importantes, incluyendo la producción de hormonas, algunas actividades metabólicas y la renovación de las energías.

Por eso, tras tener interrupciones durante la noche, o bien reducir las horas de sueño, se originan algunos síntomas físicos y emocionales que nos dificultan la realización de las tareas cotidianas.

Como sabemos que muchos aún desconocen estos efectos, en el siguiente espacio vamos a destacar los 8 principales.

¡Descúbrelos!

1. Aumenta tu presión arterial

presión arterial

Tener una mala calidad de sueño afecta a las arterias y al flujo sanguíneo, sobrecargando la actividad del músculo cardíaco.

Debido a esto, su falta de control puede influir en el desarrollo de hipertensión arterial, elevando la presión sistólica hasta 132, cuando el nivel ideal es por debajo de los 120.

¿Quieres conocer más? Lee: ¿Qué alimentos reducen la hipertensión?

2. Sientes más ansiedad por la comida

Disminuir las horas de descanso está vinculado con el aumento del índice de masa corporal, dado que incrementa la ansiedad por la comida.

Al no dormir disminuyen los niveles de una hormona llamada leptina, que se encarga de mantener el apetito bajo control. En su lugar aumentan los niveles de grelina, conocida popularmente como la hormona del hambre.

Mantener este hábito incrementa el deseo de ingerir carbohidratos y azúcares, incluso en horas ajenas al periodo de sueño.

3. Tu sistema inmunitario se debilita

Fortalece el sistema inmunológico

El agotamiento físico causado por una mala noche de sueño acarrea efectos directos sobre la salud del sistema inmunitario, disminuyendo la producción de los anticuerpos que luchan contra los patógenos dañinos.

A su vez, esta situación aumenta el riesgo de infecciones bacterianas y virales, además de algunas patologías autoinmunes.

4. Tienes dificultades cognitivas

La salud cerebral y del sistema nervioso son las que más se ven comprometidas por los efectos negativos de no cumplir con el horario de sueño adecuado.

Debido a esto, las personas con insomnio tienen problemas en su capacidad de concentración y rendimiento cognitivo. A menudo, tras una mala noche de sueño es más difícil tomar decisiones y hay una disminución en la habilidad para retener información.

Además, con el tiempo, el cerebro reduce los procesos que le ayudan a limpiar las proteínas formadoras de placa y, por lo tanto, aumenta el riesgo de demencia y alzhéimer.

5. Tendrás estrés y depresión

Mujer-estresada-tirada-en-el-suelo

Los desequilibrios emocionales recurrentes muchas veces tienen su origen en una mala calidad de sueño durante varias noches repetidas.

Si dormir una mala noche ocasiona irritabilidad y estrés, pasar varios días en la misma situación puede provocar fuertes episodios de depresión.

Al parecer, no dormir afecta las actividades de los neurotransmisores del bienestar, disminuyendo su segregación y aumentando los niveles de cortisol.

6. Aumenta tu riesgo de diabetes tipo 2

Muy pocos lo saben, pero dormir menos de 8 horas diarias aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

No tener un descanso óptimo interfiere en los procesos metabólicos que controlan los niveles de glucosa, generando una acumulación que puede tornarse peligrosa.

Por si fuera poco, también disminuye la sensibilidad a la insulina, una hormona que desempeña un papel principal en el control del azúcar.

7. Puedes aumentar de peso

peso

Además de aumentar la sensación de hambre, no tener una buena calidad de sueño incrementa la tendencia a subir de peso corporal.

Sumado al consumo excesivo de calorías, se generan ciertos desequilibrios hormonales que interfieren en la actividad metabólica.

Como consecuencia, el cuerpo disminuye su capacidad para utilizar las grasas y azúcares como fuente de energía, generando su acumulación en diversas áreas.

Visita este artículo: 12 hábitos nocturnos que te hacen subir de peso

8. Estarás más inflamado

Es muy probable que tras un deficiente periodo de descanso te levantes con el vientre o las articulaciones inflamadas.

Si bien puede originarse por muchos factores, en este caso es el resultado de un desequilibrio en la inflamación de los tejidos debido a la falta de sueño.

Es fundamental brindarle un tratamiento oportuno, por supuesto descansando bien, dado que el exceso de inflamación aumenta el riesgo de patologías crónicas.

Como puedes notar, más que para sentir el cuerpo recargado de energía, dormir bien es un hábito necesario para el bienestar.

Trata de cumplir con su horario recomendado para no tener que lidiar contra estas consecuencias negativas.

Te puede gustar