Cosas que debe saber sobre el tratamiento de cálculos renales

18 septiembre, 2014

Los cálculos renales son formaciones sólidas de pequeños cristales que se alojan en los riñones o pueden descender a través del tracto urinario provocando molestias y dolores que van de muy leves a muy molestos. Cuando éstos se encuentran en la vejiga o en la uretra también pueden causar orina con sangre y dificultades para expulsar la micción. Se desarrollan en personas que tienen algún tipo de trastorno metabólico y que además poseen predisposición para los mismos por razones hereditarias, como diabetes e hipertensión.

Características generales de los cálculos renales

Los cálculos renales pueden tener distintos aspectos y tamaños y se forman a partir de ciertas sustancias presentes en la orina. Según su composición química, pueden tratarse de cálculos de calcio, de ácido úrico, de cistina o de estruvita. Cada uno de estos tipos de formaciones tiene causas y tratamientos diferentes. Algunos cálculos son tan pequeños que pasan desapercibidos y son eliminados en la orina.

La mayor cantidad de afectados son hombres, con una proporción de 3 cada 20, en comparación con las mujeres en las que sólo 1 de cada 20 sufre de cálculos renales. Es más común en el rango etario que va desde los 20 a los 40 años pero también puede presentarse en otras etapas de la vida.

Detección de los cálculos renales

Dieta-calculos-renales

En muchas ocasiones esta alteración en la función renal no es descubierta desde sus inicios porque sus primeros síntomas pasan desaperciibidos, sino recién cuando los síntomas se muestran evidentes y comienzan a resultar molestos (fiebres, dolor en el área abdominal, color extraño en la orina, etc.). Para poder detectar los cálculos con precisión, serán necesarios análisis de sangre, de orina y una vez confirmada su presencia, deberá determinarse a cuál de los tipos pertenece. Muchas veces se descubre un cálculo al realizarse radiografías, ecografías y tomografías por otras causas médicas.

Tratamiento para eliminar cálculos renales

Cuando se tenga un diagnóstico preciso, se indicará el tratamiento a seguir, el cual puede incluir analgésicos para aplacar el dolor, antibióticos, diuréticos y en última instancia, una cirugía para quitar el cálculo cuando el tamaño del mismo lo justifica. Durante el tratamiento se recomienda beber abundante líquido para que la orina esté más diluida y para facilitar la expulsión de los cálculos menores.

Posibilidad de recaer en el diagnóstico de cálculos renales

Cálculos renales

Es posible que las personas que han padecido de este problema vuelvan a tenerlo a lo largo de su vida. Para evitarlo, deben seguirse las recomendaciones médicas de acuerdo al tipo de formación detectada, las que pueden incluir la toma de ciertos medicamentos y algunas modificaciones en la dieta. Entre las recomendaciones más comunes para evitar este problema por segunda vez están el consumo regular de agua natural y la eliminación de sal en la comida.

Te puede gustar