5 cosas importantes que no sabía antes de ser mamá

Elena Martínez Blasco · 25 mayo, 2019
Antes de ser mamá todo es ilusión por la maravillosa experiencia de la maternidad. No obstante, es importante saber estas 5 cosas que compartimos a continuación.

«Hay muchas cosas que no sabía antes de ser mamá». ¿Cuántas veces lo hemos oído a las madres que ya tienen a sus bebés en brazos? Este viaje apasionante de la vida depara muchas sorpresas para las que, en algunos casos, nos hubiera gustado estar preparadas.

En este artículo compartimos las cosas que no sabías antes de ser mamá y que solo la experiencia las permite conocer. Aunque cada mujer y cada experiencia es única, todas tenemos también muchos puntos en común.

5 cosas que no sabías antes de ser mamá

1. Te tendrás que perdonar muchas cosas

En primer lugar, antes de ser mamá tienes una idea de la maternidad muy superficial. Por mucho que te cuenten, nunca podrás saber lo que significa hasta que lo vivas en primera persona. Porque cada caso es único y tú vas a escribir tu propia historia.

Aunque te aprendas todos los manuales y escuches todos los consejos, el día a día te demostrará que te tendrás que dejar guiar sobre todo por tu instinto. Te tendrás que perdonar muchas cosas con las que no podrás cumplir como esperabas.

No todas las madres sienten un amor a primera vista por su bebé. El vínculo a veces necesita más tiempo para crearse. Pero no te culpabilices, porque lo importante es que sigáis vuestro ritmo natural.

Lee también: Cómo ser un buen padre: Educación y crianza de los hijos 

2. La relación de pareja cambiará

Pareja con un hijo
Tu relación de pareja cambiará, aunque no quiere decir que a peor, pues aparecerán otros aspectos importantes a los que dedicar vuestra atención.

En segundo lugar, es inevitable que la relación entre la pareja cambie con la llegada de los hijos. No obstante, el cambio no tiene que ser a peor, pero está en nuestras manos encaminar esta nueva etapa para que sea positiva para toda la familia.

Antes de ser mamá la vida gira entorno a la pareja y las cuestiones familiares, laborales, etc. Pero después del nacimiento, toda la atención se vuelca en el recién nacido, ya que requiere cuidados las 24 horas del día. Y hasta que no lo vives, no eres consciente de hasta qué punto es así.

Los cambios hormonales, el cansancio, el sueño, el estrés, las preocupaciones, la toma de decisiones… Todo son pruebas para la pareja, que deberá afrontar este gran cambio con paciencia, cariño y un gran sentido del trabajo en equipo. Además de de procurar mantener el tesoro de la intimidad y el romanticismo.

3. Empezar el trabajo del suelo pélvico antes de ser mamá

De entre todas las recomendaciones que oirás, no menosprecies las que tienen que ver con el suelo pélvico. De esta parte de tu cuerpo que antes quizás no habías oído hablar dependerá, en gran medida, tu calidad de vida.

Lo ideal es conocer los ejercicios de antemano. De hecho, mucho mejor si los aprendes antes del embarazo. Tomar conciencia del suelo pélvico es cada vez más urgente, sobre todo para las chicas jóvenes que ya sufren pequeñas pérdidas de orina. Por ejemplo, al estornudar o al reír. Así que tómatelo en serio.

Lee también: Qué es la preparación al parto y cuándo se realiza

4. Lograr el embarazo no siempre es fácil

Mujer con un test de embarazo
Concebir un hijo en los primeros intentos no siempre es posible. Por ello, date tiempo y consulta con tu médico de confianza si estás pensando en quedarte embarazada.

Muchas mujeres esperan lograr el embarazo en el primer mes. No obstante, esto sucede en un bajo porcentaje de los casos, pero esto no lo sabemos hasta que empezamos a buscar información porque creemos que no somos fértiles.

Los médicos recomiendan no preocuparse antes de haberlo intentando por lo menos durante un año. No obstante, si queremos facilitar la concepción, podemos ayudarnos con un calendario de días fértiles y un test de ovulación, así como con una alimentación equilibrada y nutritiva.

Además, también podemos realizarnos análisis rutinarios para detectar posibles carencias. Sin embargo, lo más importante es evitar la ansiedad y la frustración, viviendo esta etapa con ilusión y optimismo. 

Lee también: ¿Cómo aumentar la fertilidad en las mujeres?

5. Querrás volver a los días difíciles

Por último, seguro que muchos de los primeros días o semanas con tu recién nacido serán mucho más intensas de lo que imaginabas. Y no siempre irán acompañadas de emociones positivas.

Sin embargo, de aquí unos años las recordarás con gran nostalgia e incluso querrás volver a vivirlas. Comprenderás esa expresión de que «los días son largos pero los años son cortos». Por ello, aprende y disfruta de cada instante.

  • Ferri Morales, A., & Amostegui azkúe, J. M. (2013). Prevención de la disfunción del suelo pélvico de origen obstétrico. Fisioterapia. https://doi.org/10.1016/s0211-5638(04)73110-7
  • Alemany, J., & Velasco, * Javier. (2005). Aspectos emocionales que rodean el nacimiento. Estado de la cuestión. Matronas Prof.
  • Barbieri, R. L. (2018). Female Infertility. In Yen & Jaffe’s Reproductive Endocrinology: Physiology, Pathophysiology, and Clinical Management: Eighth Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-323-47912-7.00022-6