Cosas raras que pueden pasar después del sexo

Sobre todo al principio de nuestra vida sexual podemos experimentar diferentes sensaciones y situaciones después del sexo. Si con el paso del tiempo no remiten es conveniente consultar con un especialista.

Antes de empezar a tener relaciones sexuales pasamos nuestra vida ansiosos por saber lo que siente. Al preguntarle a nuestros conocidos y averiguar por nuestra cuenta nos describen que es algo mágico. Pero, ¿qué ocurre realmente después del sexo?

Las expectativas que rodean al sexo hacen que lo consideremos un momento especial y mágico, cuando en realidad no es así. La primera relación sexual, una vez experimentada, pierde toda la magia que creíamos en un principio.

La primera vez que nos desnudamos ante alguien sentimos algo de pudor y mucha inseguridad. Además, en el caso de las mujeres, la relación sexual puede ser algo incómoda y dolorosa.

De hecho, pierde todo el romanticismo que habíamos visto en algunas películas y todas las creencias que teníamos en torno a él, y que aparecen en este estudio, se vienen abajo.

Cosas raras después del sexo

Después del sexo pueden aparecer determinadas cosas que pueden asustarnos por un momento. Hoy vamos a conocerlas y a descubrir los motivos por los que pueden surgir.

Ardor y picazón al orinar

Picazón vaginal

Después del sexo, muchas mujeres sienten ardor y picazón al orinar. Conocer el motivo por el que esto ocurre es imprescindible ya que es la pregunta más común que se hace en las consultas ginecológicas.

Esta duda la tienen las mujeres que inician su actividad sexual y que asocian a una enfermedad de transmisión sexual. Esto no es así. Los síntomas de una ETS no surgen inmediatamente después del sexo, sino después de un día o dos.

La anatomía de la mujer consiste en el orificio vaginal y unos centímetros más arriba está ubicada la salida de la uretra.

Lee también: ¿Por qué perjudicial aguantar las ganas de orinar?

Esta área se puede irritar con el roce del preservativo, de la fricción con el pene o la mano de la otra persona, o por las cremas lubricantes usadas.

Esto puede provocar ardor y picazón en el momento de orinar. Si tenemos dudas de un posible contagio de una ETS podemos hacernos una prueba para descartar esto.

Necesidad de ir al baño

A muchas mujeres les da vergüenza hablar sobre este aspecto. Apenas acaban de tener relaciones sexuales, o durante las mismas, les surgen las ganas de orinar. 

Esto es debido a que durante la penetración vaginal el pene o los dedos pueden llegar a tocar y estimular mucho el punto G. Esto ocasiona deseos de ir al baño.

En ningún momento esto debe hacernos pensar que podemos orinarnos durante la relación sexual. En tal caso, lo que puede surgir es un squirting.

Además, orinar después de tener relaciones es positivo. Esto evita el riesgo de contraer infecciones de orina en caso de que tendamos a sufrirlas.

Pequeñas manchas de sangre después del sexo

El orgasmo vaginal

Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres presenta un leve sangrado vaginal después de mantener relaciones sexuales, que se detiene el mismo día o al siguiente.

Sabemos que durante nuestra primera vez esto puede ocurrir, pero en las relaciones posteriores también se llega a presentar.

Las relaciones muy intensas, el exceso de fricción o la falta de lubricación son las causas más comunes y no representan un riesgo grave a la salud.

Descubre: 7 remedios naturales para aliviar la sequedad vaginal

La solución es descansar un poco o ir más lento durante la penetración. Debemos preocuparnos por esta situación cuando el sangrado no se detenga un día después del encuentro sexual.

Dolor en el bajo vientre

Otras de las cosas raras que pasan después del sexo es el dolor en el bajo vientre. Esta molestia tiene causas muy variadas y en circunstancias persistentes deberá ser tratada por el médico.

El dolor relacionado a las relaciones sexuales es un síntoma que no es patológico. Al contrario, se debe a que durante el encuentro amoroso no se perciben molestias por la velocidad excesiva del ritmo.

Después de la eyaculación empieza una pequeña molestia pélvica que puede deberse a que el colon genera presión al haber recibido las vibraciones de los movimientos.

La actividad exagerada puede provocar una ligera tensión muscular en la pelvis que, al excitarse, se contrae y cuando se somete al esfuerzo produce dolor.

La causa también puede ser que durante el coito se dañaron un poco las paredes vaginales por una falta de lubricación adecuada.

Lo que en un inicio es raro después del sexo se hace normal con el tiempo

Después del sexo

Al empezar a soltarse en el mundo sexual poco a poco nos vamos acostumbrando a estas cosas raras que pueden pasar después del sexo.

Suelen ser más frecuentes cuando cuando la excitación no es la adecuada y, por lo tanto, tampoco existe una correcta lubricación.

Si te cuesta demasiado llegar al nivel de lubricación correcto, se puede utilizar algún lubricante de buena calidad, los que tienen base de agua son los mejores. ¿Qué cosas raras has vivido tú después del sexo?