Es posible aprender cosas y afianzar recuerdos mientras dormimos

Es posible aprender cosas y afianzar recuerdos mientras dormimos

Son varios los estudios que refuerzan la teoría de que mientras dormimos podemos ampliar nuestros conocimientos, aunque hasta ahora solo se ha aplicado en el campo musical y de los idiomas

La idea de aprender cosas mientras dormimos se ha ido considerando desde siempre como poco probable.

En la actualidad, los neurocientíficos aseguran haber encontrado la manera de mejorar la memoria con los ojos cerrados.

Aunque esta idea no quiere decir que haya un método infalible que nos permita adquirir una habilidad desde cero cuando estamos inconscientes, esto no significa que no podamos utilizar nuestro sueño para estimular la memoria.

El cerebro no está off mientras dormimos

Como-saber-si-necesito-dormir-mas

Está demostrado que, en nuestra etapa de sueño, el cerebro humano procesará los recuerdos del día anterior.

Aunque no asimilemos cosas y datos importantes mientras dormimos, eso no quiere decir que el cerebro esté totalmente en reposo.

Se estabilizan los recuerdos a lo largo del día y se integran en la memoria para el largo plazo.

Ver también: Alimentos que potencian la memoria

La ayuda tecnológica

En un próximo futuro, la tecnología ofrecerá nuevas formas de mejorar los ciclos de sueño en el cerebro.

La consolidación de recuerdos se produce en lentas oscilaciones de actividad eléctrica. Por tanto, la idea será estimular esas ondas cerebrales sin despertar al sujeto.

Para quienes deseen utilizar este tipo de técnicas en el futuro, no hay problema en usar, por ejemplo, señales sensoriales para ayudar en la preparación de exámenes.

Aprender un nuevo idioma

Dormir de lado

¿Es posible aprender un idioma mientras se duerme? Desde luego no sus composiciones, formas de conjugar los verbos y diálogos fluidos.

No obstante, se han hecho estudios que demuestran que podemos retener un vocabulario mientras dormimos.

  • En uno de los experimentos más recientes, personas de origen alemán estaban empezando a aprender holandés.
  • Mientras dormían, los investigadores fueron pronunciando los términos holandeses a un grupo de alemanes.
  • Cuando se fueron probando las palabras, al poco de despertar, los alemanes que las habían escuchado durante el sueño supieron identificarlas y traducirlas. El otro grupo no.

Habilidades musicales

En otro estudio realizado, los investigadores enseñaron a un grupo de  personas a tocar melodías de guitarra usando una técnica tomada del videojuego Guitar Hero.

Tras esto, la mitad del grupo se durmió y fueron volviendo a escuchar la melodía mientras dormían.

Los voluntarios que habían tocado el sonido mientras dormían, aunque no tenían recuerdo de ello, tocaron la melodía mucho mejor que aquellos que no lo escucharon mientras dormían.

Mantener recuerdos especiales

Dormir

Los científicos piensan que nuestros cerebros usan un sistema de “etiquetado especial” para separar los recuerdos críticos de los menos importantes.

Aquellas banderas que marca como “importantes” son enviadas directamente a nuestra memoria a largo plazo, mientras que los recuerdos menos importantes son reemplazados por otros nuevos.

Sin embargo, los investigadores creen que puede haber una manera de cambiar este sistema a nuestro favor.

En una prueba reciente, encontraron que las personas que escuchaban un sonido que habían vinculado con un recuerdo, incluso uno sin importancia, eran más capaces de aferrarse a ella.

Al vincular sonidos a objetos, las personas que escuchaban cualquiera de los sonidos eran más capaces de recordar todos los objetos.

Así, un sonido parecía ayudar a desencadenar muchos recuerdos.

¿Qué ocurre durante el sueño?

Nuestra actividad cerebral va pasando por etapas específicas durante la noche. Algunos de nosotros pasamos más tiempo en una fase especial llamada “sueño de onda lenta” (SWS, por sus siglas en inglés) que otros.

Los científicos creen que algunos de nuestros recuerdos a corto plazo se trasladan al almacenamiento a largo plazo en nuestros “archivos mentales” en esta fase.

Diferenciando los tipos de sueño, puede ser que el sueño de onda más lenta sea la fase más importante para estas teorías.

En ella podemos utilizar de mejor forma para el aprendizaje de nuevas habilidades y la preservación de recuerdos importantes.

Te recomendamos leer: Los patrones de sueño predicen enfermedades degenerativas

Las teorías actuales

Según las últimas teorías, lo que aprendemos se graba brevemente en un soporte temporal, el hipocampo. Será durante el sueño cuando estos recuerdos se transfieren a la neocorteza cerebral, el almacén de la memoria a largo plazo.

Esta consolidación de recuerdos se produce porque nuestro cerebro asume la tarea de recoger deliberadamente esos recuerdos que podrían olvidarse y los transporta al almacén definitivo.

Todavía queda mucho por descubrir sobre estos mecanismos. Hay pistas que indican que el cerebro tiene este trabajo sorprendentemente bien organizado según el tipo de recuerdos.

Por un lado está la memoria declarativa, para hechos y datos, y por otro la emocional y procedimental.