Creamy tomato tortellini soup

Sofía Alcausa Hidalgo 5 septiembre, 2015
Este plato nos aporta todos los nutrientes que necesitamos, ya que tiene los hidratos de la pasta y las proteínas y vitaminas de las verduras, además de ser bajo en calorías

Si estás cansado de las mismas sopas y quieres sorprender  con una receta diferente y poco conocida, te enseñamos a hacer la creamy tomato tortellini soup; una sopa muy sabrosa a base de tomate, nata, especias y tortellinis. Una forma diferente de tomar pasta con tomate. Además no te pierdas nuestros consejos y algunas variantes de la receta.

Receta de creamy tomato tortellini soup

Ingredientes:

  • 250 g de tortellini fresco de queso
  • 1 lata de tomate natural troceado o tomates secos
  • 1 zanahoria grande
  • 1 puerro
  • 1 lata de guisantes o un puñado de guisantes congelados
  • 1/2 yogur griego o un buen chorro de nata líquida
  • 1 hoja de laurel
  • Pimienta molida
  • Orégano (opcional)
  • Tomillo (opcional)
  • Albahaca fresca
  • Queso parmesano o mozarella
  • 1 l de caldo de verduras comprado o hecho en casa
  • Aceite de oliva virgen extra

Utensilios:

  • 1 sartén honda o una cacerola
  • 1 tabla de cortar
  • 1 cuchara de madera o plástico

Preparación:

4 sopas para depurar el hígado y los riñones

  • Lava, pela y corta los puerros y las zanahorias en brunoise.
  • Pon un chorrito de aceite de oliva en la sartén y añade las zanahorias y los puerros.
  • Póchalos durante unos 10-12 minutos a fuego lento.
  • Cuando veas que están blanditos, añade los guisantes, el tomate natural o seco  y el caldo.
  • Agrega las especias.
  • Deja hervir un ratito.
  • Retira la hoja de laurel y el tomillo.
  • Incorpora el yogur griego o un buen chorro de nata líquida y remueve.
  • Añade los tortellinis y cuando empiecen a hervir, deja que se cuezan el tiempo que te indique el paquete. Los tortellinis frescos suelen estar listos en unos 5 minutos.
  • Sirve caliente con unas hojitas de albahaca por encima y queso rallado parmesano o mozarella en cubitos.

Cómo preparar tu caldo de verduras

Si no te gustan los caldos de verduras que venden en los supermercados, puedes preparar uno de forma casera.

  • Pon en una cacerola el agua y las verduras cortadas en trozos grandes: zanahoria, cebolla, puerro, patata y ajo.
  • Déjalas hervir hasta que hayan soltado toda la sustancia.
  • Retira las verduras. Con esas verduras puedes preparar otro plato. Menestra de verduras salteadas, puré de verduras etc.
  • Si lo prefieres o  no tienes tiempo, prepara un caldo exprés. No tienes más que añadir al agua caliente una pastilla de caldo de verduras. En las herboristerías venden pastillas de caldo sin grasas saturadas mucho más saludables que las de los supermercados.

Datos de Interés:

sopa looseends

  • Nivel de dificultad: fácil
  • Tiempo de elaboración: 30 minutos aproximadamente.
  • El brunoise es una técnica de cortar vegetales en dados pequeños sobre una tabla de cortar. Si te gusta la cocina es bueno que vayas conociendo términos de gastronomía.
  • Si quieres que tu sopa sepa bastante a especias, añádelas al aceite: el laurel, la pimienta molida y el orégano y deja que se frían un poquito. Tu sopa adquirirá un aroma especial.
  • Esta sopa es para tomar en el momento. Si la dejas para unas horas más tarde, la pasta se reblandece demasiado y la sopa no queda nada rica.
  • Si no tienes albahaca fresca la puedes servir con una cucharadita de pesto (lo encuentras en cualquier supermercado).
  • Otra opción es acompañarla con el típico pan de ajo italiano. Puedes tomarlo con la sopa o añadiéndosela a la misma.

Variantes de tu creamy tomato tortellini soup:

  • En lugar de hacer el sofrito con puerro y zanahoria la puedes hacer con ajo y cebolla.
  • Puedes elegir tortellinis de carne, jamón serrano, setas… si no te gustan los de queso.
  • Si prefieres una sopa sin tropezones, pásale la batidora antes de añadirle los tortellini.
  • Si quieres puedes cambiar los guisantes por champiñones o setas.
  • Para una sopa baja en calorías sustituye una parte de nata o yogur por leche omega 3. Es una leche muy saludable y con una consistencia similar a una nata baja en materia grasa.
Te puede gustar