Crear hábitos saludables en nuestros hijos

Para que los niños no se cierren a probar nuevos alimentos es importante que nosotros, como padres, sigamos una dieta que puedan imitar, variada y rica en frutas y verduras

Los niños suelen estar ansiosos por aprender y participar en las tareas cotidianas, como ir de compras. Es por ello que debemos crear hábitos saludables en nuestros hijos para que estos los mantengas cuando se hagan más grandes. Sigue estos consejos y lo conseguirás.

1. Sé un modelo a seguir

La mejor manera de enseñar a los niños hábitos saludables es la misma práctica de hábitos saludables. Aunque pienses que tus hijos no están prestando atención, en realidad ven todo lo que haces y, finalmente, adoptan los comportamientos que ven.

2. Ve de compras con tus hijos

Deja que los niños escojan una nueva fruta, verdura o hierba. Si están involucrados, estarán mucho más dispuestos a probar un alimento nuevo. Además, aprenderán a escoger productos saludables.

3. Explora nuevos alimentos

Cuantos más alimentos les presentemos a los niños, mayor será la variedad de alimentos que se comerán como adultos.

4. Planeen las comidas juntos

Parte de una dieta saludable es la planeación de los alimentos juntos para obtener una variedad de nutrientes. Deja que los niños mayores ayuden a planificar las comidas. Anima a tus hijos a ayudarte a planear una comida. Para los niños más pequeños, deja que te ayuden a elegir un plato lleno de colores (rojo fresas, verde brócoli, maíz amarillo y pollo marrón, por ejemplo).

5. Involúcralos a la cocina

Involucra a tu hijo en el proceso de cocción. A pesar de que requiere un poco de paciencia y tiempo, la cocina con su hijo ofrece muchas oportunidades de aprender y crear enlaces, así como para establecer un interés de por vida en la alimentación y la nutrición.

6. Haz de las comidas un momento feliz

Crear un ambiente de relajado, apagar los teléfonos celulares y televisores para la hora de comer es importante. Evita las peleas por los alimentos y no presiones demasiado a tu hijo a probar algo o que limpie su plato. Desalienta los comentarios negativos acerca de los alimentos que se sirven.

7. Coman en familia

A los niños les gustan las rutinas y las comidas regulares en familia proporcionan la estructura y la tranquilidad necesaria. Las comidas en familia también son una oportunidad perfecta para hablar sobre los eventos del día y volver a conectar con tu familia. Algunas investigaciones incluso han sugerido que los niños que comen comidas familiares regulares son menos propensos a tener sobrepeso.

8. Salgan a pasear juntos

El ir a caminar o dar paseos en bicicleta los fines de semana permite que cada uno haga ejercicio. También proporciona tiempo para la familia para ponerse al día.

10. Limita el tiempo frente a la pantalla

Es difícil quitar los videojuegos, computadoras y televisores, pero estas actividades sedentarias son factores que contribuyen a la creciente crisis de obesidad. Como padres de familias, debemos controlar la cantidad de tiempo que pasan nuestros hijos frente a la pantalla y considera un límite de tiempo, como 60 minutos por día.

Imagen cortesía de Trisha.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar