Creencias irracionales sobre el amor romántico

El amor romántico es un ideal al que muchas personas aspiran pero que puede convertirse en una trampa si creemos todo lo que supuestamente conlleva en la relación

Aún hoy en día muchas parejas se construyen con base en unas creencias irracionales sobre el amor romántico que hemos aprendido desde que éramos pequeños. Unas creencias que en la realidad pueden llevarnos a adentrarnos en relaciones tóxicas.

Seguro que te suenan algunas frases como “el amor lo puede todo” o “he encontrado a mi otra mitad”. Estas frases no son más que la evidencia de una serie de creencias que aún están presentes.

Hoy vamos a reflexionar sobre algunas de ellas.

Lee: El amor jamás es sinónimo de sacrificio

El amor lo puede todo

Pareja consolándose

Esta es una de las principales creencias del amor romántico que nos hace creer que el amor tiene una fuerza tan vigorosa que puede contra todo. ¿Hasta con una infidelidad? ¿Hasta con una situación de maltrato o de faltas de respeto?

Esta creencia provoca que muchas parejas se nieguen a una ruptura necesaria porque “es que nuestra relación no puede acabar así”.

Incluso, personalmente, he escuchado a mujeres maltratadas ya sea física como psicológicamente diciendo “es que lo quería tanto que lo aguanté todo”.

Sin embargo, esta creencia se ve desmentida en la vida real. Cuando una pareja deseosa de tener un hijo no puede tenerlo y se somete a múltiples tratamientos de fertilidad para que, al final, nada, en algunos casos pueden terminar rompiendo.

También, en las situaciones en las que los miembros de una relación tienen que separarse. Tras pasar largos periodos de tiempo lejos por diferentes motivos, la relación, al final, puede romperse.

Pero, sin duda, el gran ejemplo está en todas esas parejas que pasan muchos años juntas y que no entienden por qué la pasión ha disminuido.

Descubre: ¿Por qué se terminan las relaciones?

La razón a todos estos ejemplos es que, en realidad, el amor no puede con todo. Sin embargo, a pesar de esto, la creencia irracional de que sí hace que elijamos la opción de dejar que la relación se termine por sí sola.

Sin tomar la decisión antes, como si fuera un fracaso hacerlo. El amor romántico no puede con todo porque el amor hay que cuidarlo y requiere de esfuerzo y de unas bases muy sólidas. Por sí solo, el amor no puede sobrevivir.

Es la persona que tanto tiempo he esperado

Pérdida de individualidad en la pareja

Esta creencia tiene muchas otras frases que pueden expresarla de igual manera: “es mi otra mitad”, “mi media naranja“, “la persona con la que estaba destinado a encontrarme”, “con quien pasaré toda mi vida”…

Una serie de frases que nos hacen pensar en una relación de dependencia, en la que “sin ti no soy nada, porque tú me completas”. Entonces, ¿hasta el momento nunca has estado completo?

Esta visión de la relación de pareja provoca actitudes de celos y de posesión por miedo a perder a esa persona que es nuestra otra mitad. Esa persona con la que nos hemos permitido perder nuestra individualidad.

Las parejas que, en cuanto se forman, se creen una sola persona, que se ven como un pack, que dejan de hacer cosas por separado, que parece que allá donde van siempre tienen que estar juntos, es muy probable que estén siguiendo esta creencia.

Lee: La importancia del espacio personal en la pareja

Una creencia que les lleva a hacer locuras como dejar sus proyectos personales de lado, depender de la otra persona… Pero ¿y si el día de mañana la relación se termina? Se quedarían sin nada y es entonces cuando aparece el sentimiento de vacío.

Estar en pareja no implica dejar de ser seres individuales. Podemos seguir haciendo las mismas cosas y tener los mismos planes.

El hecho de pensar que la otra persona es nuestra mitad puede hacer que olvidemos aquello que somos y todo lo que queríamos hacer.

Si es amor de verdad, te llena en todos los sentidos

Problemas sexuales en la relación de pareja

Este es uno de las últimas creencias sobre el amor romántico que vamos a tratar y que hace referencia a que esa persona, la media naranja, nos tiene que llenar en todos los sentidos: sexual, emocional, de aficiones, etc.

Sin duda, esta creencia supone una responsabilidad enorme hacia la otra persona que debe cubrir todas las necesidades de su pareja. Sin embargo, ¿es esto posible?

Pensemos en cuando las parejas llevan muchos años juntos, como mencionamos previamente, y la pasión decae. ¿Qué ocurre, entonces? Hay una parte de nuestra vida que no está siendo cubierta.

La reacción que tenemos al tener esta creencia bien presente es culpar al otro, creer que ya no nos desea o, lo que es peor, que la relación se va a pique.

Una persona no puede llenar todos los aspectos de nuestra vida. Es un imposible y una expectativa demasiado alta difícil de cumplir. Imaginemos que no llega a congeniar con nuestros amigos o que no quiere ver patinaje artístico con nosotros porque no le gusta.

No sería correcto decirle “si me quieres, lo harías por mí” o pensar que si no logra labrar una amistad con nuestros amigos es que algo raro hay. Cada uno de nosotros necesitamos nuestro espacio. Estar en pareja no significa hacerlo todo juntos.

Antes de irte no te pierdas: 4 errores frecuentes en nuestras relaciones de pareja

¿Con cuáles de estar creencias irracionales sobre el amor romántico has tenido que lidiar? ¿Consideras puntualizar alguna más que creas oportuna?

Las creencias están para ser cuestionadas e invitan a la reflexión. Porque creérnoslas al pie de la letra puede llevarnos a sufrir por amor.

Categorías: Relaciones Etiquetas:
Te puede gustar