Si crees que no te lo mereces, no llegarás muy lejos

Raquel Lemos 26 febrero, 2018
Si crees que no te mereces que te ocurran cosas buenas, debes intentar mejorar tu actitud. Aunque te cueste, procura sonreír para que en tu interior se active el cambio

No importa lo que desees conseguir. Un ascenso en el trabajo, una relación con alguien o una titulación. Si crees que no te lo mereces, que no eres digno de obtener esto, no vas a llegar muy lejos.

Aunque pensemos que las cosas que nos suceden pasan porque tenían que ocurrir así, lo cierto es que nuestra actitud y nuestros pensamientos tienen mucho que ver.

Porque si crees que no te lo mereces, proyectarás ese sentimiento en todo lo que hagas.

Lee: Empezar bien el día es cuestión de actitud: 5 claves que cambiarán tu vida

Si crees que no te lo mereces, eso es lo que obtendrás

Ascenso en el trabajo

Si crees que no te lo mereces, que ese ascenso en el trabajo sería una cuestión de suerte, jamás propiciarás una situación en la que eso pueda suceder. Por ejemplo, mostrar tus dotes como líder o realizar un proyecto excelente.

Te quedarás como en un segundo plano, porque crees que no te lo mereces. Quizás no tengas seguridad en ti mismo o esto sea motivo de una baja autoestima. En todo caso, hay que trabajar estos dos aspectos.

Descubre: El respeto hacia ti mismo: así empieza la felicidad

De igual manera, si crees que no te mereces salir con alguien puede que ocurran diversas cosas:

  • Que sí logres salir con una persona, pero que esta no te valore.
  • Que la persona que te gusta no quiera comprometerse contigo.
  • O que nunca inicies una relación por esa creencia que tienes sobre ti mismo.

Aquí en lo que hay que centrarse en la infravaloración que te estás haciendo y que te está sumergiendo en relaciones tóxicas, dañinas o evitando que puedas iniciar una relación sana con alguien.

Porque si crees que no te lo mereces, será eso lo que recibirás.

Tu actitud determina tu éxito o tu fracaso

Mujer sonriendo

Si crees que no te lo mereces, tu actitud no va a ser la misma que si considerases todo lo contrario. El desánimo, la falta de esperanza y de motivación provocarán que no obtengas lo que te gustaría conseguir.

Por eso, es importante que aunque creas que no te lo mereces, hagas todo lo posible para lograr que tu actitud cambie. Por ejemplo, puede que no te apetezca nada lidiar con tus compañeros de trabajo que no se portan muy bien contigo.

Esto hace que te levantes sin ganas, enfadado y que vayas al trabajo como si fuera una sala de tortura. Aunque creas que no te mereces que te traten mejor, sonríe. Cuando te levantes de la cama, sonríe. Cuando te mires en el espejo, sonríe.

Lee: Empieza a confiar en ti mismo de forma práctica

Parece una tontería, pero marcará la diferencia. Estarás cambiando algo. Aunque sea una sonrisa forzada, algo en ti se va a activar.

Este es solo un ejemplo, pero puedes aplicarlo a otras situaciones. Por probar no pierdes nada…

¿Por qué crees que no te lo mereces?

Mujer humillando a un hombre

También es importante indagar y hacer una reflexión sobre el motivo por el que crees que no te mereces algo.

  • Quizás el refuerzo negativo que te dieron tus padres de pequeño te ha hecho sentir no válido. Tal vez una mala experiencia ha minado la confianza que antes tenías en ti mismo.

Las inseguridades, la baja autoestima y el miedo pueden ser elementos con una gran fuerza para hacerte creer que los demás son mejores que tú, que jamás vas a conseguir lo que deseas.

Sin embargo, eres tú quien a alimenta estos elementos.

Por eso, es importante analizar la cuestión. Si tienes un problema de inseguridad y dejas que otros te hagan sentir así, estás alimentando este sentimiento. Si tienes una baja autoestima y permites que te traten mal, también.

Antes de irte no te pierdas: No permitas que nadie te haga sentir culpable

Una vez reflexionas sobre el motivo por el que crees que no te mereces algo, también es importante que cambies tu actitud ante esos elementos que alimentas y que, lejos de ayudarte, te están haciendo mucho daño.

Recuerda que esto solo puedes hacerlo tú. También, recuerda que no será fácil y que, quizás, te lleve un tiempo.

No obstante, si perseveras, si pides ayuda profesional, si te apoyas en la gente que te quiere y das pasos hacia delante, nunca hacia atrás, estarás yendo por el buen camino. Sigue así.

Te puede gustar