Crema de árnica hecha en casa para tratar las lesiones y los dolores

Gracias a sus propiedades, la crema de árnica puede ayudarnos a aliviar diferentes dolencias y a acelerar los procesos de recuperación, dado que tiene la capacidad de mejorar la circulación sanguínea

El árnica es una de las plantas más utilizadas en la elaboración de ungüentos y cremas orgánicas para tratar el dolor y las lesiones musculares. Este artículo trata de cómo elaborar una crema de árnica casera para sobrellevar el dolor. 

Aunque el mercado farmacéutico cuenta con sus propios productos elaborados a partir del árnica, hay quien prefiere opciones más naturales.

Existen varias fórmulas que pueden aportar efectos similares por un precio más económico. Su efectividad se debe a su potente acción analgésica y antiinflamatoria que puede reducir el tamaño de los hematomas mientras calma el dolor y evita las infecciones.

¿Cuáles son los beneficios de la crema de árnica?

El árnica es una planta pequeña con flores amarillas, que son las que se utilizan para diversos fines medicinales.

La mayoría de los tratamientos que se elaboran para aprovechar sus propiedades están diseñados para la cicatrización de la piel, la disminución de moretones y el alivio de diversas dolencias donde están implicados los músculos.

Infórmate más sobre el árnica en: Árnica. Qué es y cuáles son sus usos

Cuáles son los beneficios de la crema de árnica
El árnica se extrae de una flor y tiene propiedades medicinales

Tiene la capacidad de mejorar la circulación sanguínea, por lo que acelera el proceso de recuperación de varios tipos de lesiones. 

También cuenta con una acción antibiótica que, al ser aplicada de forma local, puede combatir varios microorganismos para prevenir el desarrollo de infecciones.

Te recomendamos leer: Tónico antioxidante para las arrugas, quemaduras del sol y cicatrices

varios tipos de lesiones.

Entre sus principales usos cabe destacar:

  • Tratamiento de golpes o contusiones para prevenir la aparición de hematomas y chichones.
  • Antiinflamatorio natural para aliviar las ampollas y el dolor.
  • Remedio contra los desgarros y dolores musculares.
  • Tratamiento para los esguinces y luxaciones.
  • Calmante para la artritis reumatoide.
  • Tónico antiestrías.
  • Remedio para las úlceras no abiertas, eccemas de la piel y acné.

¿Cómo preparar crema de árnica casera?

La preparación de la crema de árnica casera es muy sencilla y no requiere la inversión de grandes sumas de dinero si lo comparamos con los costosos tratamientos que venden en el mercado.

Cómo-elaborar-un-bálsamo-de-árnica

Las flores secas se pueden infundir en aceite o remojar en agua para hacer una primera parte del producto.

Es primordial saber que estas pueden ser altamente tóxicas, por lo que no se deben ingerir o aplicar sobre heridas abiertas. Sin embargo, su uso externo tiene muchos beneficios y es 100% seguro.

Ingredientes

  • ½ taza de árnica seca (250 g)
  • ¼ de taza de cera de abejas rallada (62 g)
  • ¼ de taza de manteca de cacao (62 g)
  • ⅔ taza de aceite de almendras dulces o semillas de uva (156 g)
  • ¼ de cucharadita de bórax (1,2 g)
  • ¼ de taza de agua destilada (62 ml)

Preparación

  • En un recipiente que sea resistente al calor, coloca a calentar al baño María el aceite con el árnica seca durante media hora.
  • Filtra las flores a través de una tela o malla y desecha los restos.
  • Toma media taza de la infusión de aceite, agrégale la cera de abejas y la manteca de cacao, y déjala derretir a fuego bajo.
  • En otro recipiente, mezcla el bórax en el agua y ponlo en el fuego hasta que se caliente bien.
  • Cuando ambas mezclas estén en su punto, viértelas en un solo recipiente, teniendo mucho cuidado porque puede haber una reacción burbujeante.
  • Revuelve con cuidado y asegúrate de dejar todo bien mezclado.
  • Para terminar, déjala reposar y luego bátela un par de minutos para lograr una consistencia cremosa.
  • Introduce la crema de árnica casera en un frasco hermético y almacénala en un lugar oscuro.

Modo de aplicación

  • Toma con las manos una pequeña cantidad de la crema y aplícala para masajear la zona afectada.
  • Recuerda que no debes aplicarla si la piel está abierta.
  • Úsala las veces que sea necesario.
Modo de aplicación

Almacenada en buenas condiciones, esta crema de árnica casera puede durar en perfectas condiciones entre 3 y 6 meses.

Como puedes ver, es muy fácil elaborar en casa una crema natural de árnica para desinflamar y tratar las lesiones musculares. Además, todos sus ingredientes se pueden adquirir en tiendas herbolarias o naturistas por precios módicos.

Ver también: Cómo combatir dolores musculares de manera natural

Cabe mencionar que al tratarse de un producto natural sus efectos pueden demorarse un poco más en comparación con los tratamientos farmacológicos; sin embargo, vale la pena probarla porque es muy segura y tiene beneficios adicionales para la piel.

¿Te animas a probar sus efectos?

  • Del Puerto, M., Casas, L. y Cañete, C.R. Usos más frecuentes de Arnica Montana. Revista Cubana de Plantas Medicinales. [Internet]. 2013; 18(2). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1028-47962013000200014
  • MedlinePlus. [Internet]. Árnica. 2018. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/721.html
  • Vademecum. [Internet]. ARNICAMED Gel de árnica 100 ml. Disponible en: https://www.vademecum.es/medicamento-arnicamed_33178