Crema de calabacín

Indira Ramírez Terán · 25 mayo, 2015
El calabacín está compuesto en un 95% por agua, además de ser fuente de minerales como fósforo, potasio, magnesio o calcio. Cada 100 gramos solo nos aporta 15 calorías.

La crema de calabacín es una preparación ligera y sencilla para consumir durante las cenas o como entrante. Es un platillo sencillo que se puede hacer rápidamente en cualquier momento. Además, el calabacín es un ingrediente muy bueno, ya que al combinarse con otros vegetales obtiene un gusto increíble. ¿Te animas a probarlo?

El calabacín no es de esas verduras apetitosas que conquistan a todos. Sin embargo, en muchos casos es desechada y se prescinde de su consumo, olvidando que basta añadirle un toque de ajo y sal para darle un buen sabor. Además, el calabacín es un gran aliado a la hora de hacer dietas y mantener o reducir medidas.

El calabacín, también conocido como zuchinni, es un alimento con un alto contenido de agua, en su composición  más del 95% es agua lo que lo hace bastante beneficioso para el organismo. En suma, el calabacín es una verdura noble que aporta solo 15 gramos de calorías por cada 100 gramos. Además, es una fuente inacabable de fósforo, potasio, magnesio y calcio.

¿Qué necesito para hacer una crema de calabacín?

Para preparar la crema de calabacín no necesitamos alimentos muy difíciles de conseguir. De hecho, muchos de ellos seguro que los tenemos en casa. Es más, en la lista de ingredientes que te mencionamos a continuación hay algunos alimentos que son opcionales.

calabacin

Ingredientes

  • Cuatro calabacines.
  • Dos tazas de caldo de pollo.
  • Un pimiento rojo.
  • Aceite de oliva.
  • Una cebolla.
  • ½ taza de cebollino.
  • Un tomate.
  • Tres dientes de ajo.
  • Una hoja de laurel.
  • Tomillo, romero y cilantro fresco.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Crotones (opcional).
  • Queso mozzarella (opcional).
  • Nata líquida (opcional).

Preparación

  • Limpia y seca muy bien todos los vegetales.
  • Retira la semilla del calabacín, el pimiento y el tomate.
  • Procede a cortarlos de forma irregular.
  • En una sartén, coloca aceite y saltea todos los vegetales. Añade un toque de sal y pimienta.
  • En una olla, vierte el caldo de pollo y deja hervir.
  • Cuando esté hirviendo, agrega todos los vegetales.
  • Añade ahora las hierbas frescas y la hoja de laurel.
  • Rectifica el sabor con sal.
  • Lleva la preparación a un procesador de alimentos o licuadora hasta que tenga consistencia de crema.
  • Pasa la crema por un colador para retirar grumos y trozos de vegetales.
  • Ahora, si es necesario, deja espesar un poco más la crema, coloca en el fuego y añádele una cucharada de almidón de maíz y nata líquida.
  • Sirve la crema acompañada de trozos de queso mozzarella y crotones. Adorna con unas hojitas de tomillo o cilantro.

Lee: ¿Cuál es el queso más saludable para nuestro organismo?

Crema de calabacín al horno

La crema de calabacín al horno es otra manera diferente de preparar esta deliciosa receta. Es muy sencilla de realizar, por lo que es ideal para elaborar cuando no tenemos mucho tiempo para hacernos una comida laboriosa. Esperamos que la pruebes y la disfrutes.

sopa de brocoli y queso

Ingredientes

  • Tres calabacines.
  • Una berenjena.
  • Una cebolla.
  • Tres dientes de ajo majado.
  • ½ taza de cebollín.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • Nata líquida.
  • Granos de maíz dulce.
  • Hierbas frescas (bouquet garní).
  • 1 taza de caldo de pollo.
  • ½ taza de leche líquida.

Descubre: ¿Cuál es la mejor leche que podemos consumir?

Preparación

  • Limpia y retira la semilla de todos los vegetales. Córtalos de forma irregular, colócalos en una bandeja y aderézalos generosamente con la sal, la pimienta, el ajo majado y la variedad de hierbas frescas.
  • Lleva al horno precalentado a 180º C por 40 minutos aproximadamente, hasta que comiencen a marchitarse.
  • Añade un toque de vino tinto a los vegetales y realiza desglasado para obtener todo el sabor y jugo.
  • Coloca los vegetales en una olla y añade el caldo de pollo caliente, coloca también la leche y deja hervir.
  • Lleva a la licuadora, tamiza la crema para retirar residuos sólidos y luego sirve en un plato hondo en compañía de los gramos de maíz dulce.
  • A estas cremas puedes además añadirles un trozo de proteína (tocineta, jamón o pollo grillado).

La crema de calabacín es un excelente plato que puede funcionar como entrante, primer plato o, incluso, como un plato completo. Por ejemplo, en la cena que los expertos siempre nos recomiendan comer menos cantidad de comida, podemos tomar un plato hondo de crema de calabacín. ¿Te animas a preparar esta receta?