Crema de efecto frío-calor para mejorar la circulación de las piernas

Crema de efecto frío-calor para mejorar la circulación de las piernas

Gracias a las propiedades de sus ingredientes naturales obtendremos el efecto frío-calor en un solo producto. Si aplicamos la crema después de la ducha se absorberá mucho mejor

Una de las mejores terapias para mejorar la circulación de las piernas de manera natural consiste en aplicar algún producto de efecto frío-calor.

De esta forma activaremos el funcionamiento de los vasos sanguíneos y podremos prevenir varices, celulitis, sensación de pesadez, hinchazón, etc.

En este artículo te damos una receta para elaborar tu propia crema casera y conseguir este sorprendente efecto frío-calor con ingredientes 100% naturales

¿Cómo funciona el efecto frío-calor?

Aceites esenciales

Hoy en día podemos encontrar tanto cremas que refrescan como cremas que calientan. Ambas tienen propiedades terapéuticas para activar la circulación, calmar dolores musculares y articulares, reducir la hinchazón, etc.

No obstante, en este artículo presentamos una crema que produce el efecto frío-calor a la vez, en un mismo producto.

Así logramos potenciar todavía más la circulación y obtenemos un alivio y un bienestar inmediato.

Además, estos efectos los vamos a producir con ingredientes naturales, de manera que esta crema no implicará ninguna contraindicación ni efecto secundario para nuestra salud.

Menta para enfriar

El ingrediente natural que nos va a producir el efecto frío es el aceite esencial de menta, con un alto poder refrescante.

El frío contrae los vasos sanguíneos, los desinflama y, al recuperar nuestra temperatura, activa la circulación de manera natural. Además, nos ayuda a activar el metabolismo y perder peso con más facilidad.

Este aceite, además de aportar un delicioso aroma a la piel, también tonifica, calma dolores y combate la retención de líquidos.

No olvides leer: Cómo usar la menta en la cocina

Jengibre para calentar

Cómo elaborar jengibre fermentado

El aceite esencial de jengibre, al contrario que el de menta, tiene un alto poder calorífico y reconfortante que dilata los vasos sanguíneos para suministrar nutrientes a la zona, calmar dolores y mejorar la flexibilidad.

Su combinación con la menta produce un efecto frío-calor continuado que contrae y dilata los vasos sanguíneos para mejorar la circulación.

Del mismo modo que la menta, el jengibre también estimula la eliminación de líquidos, ya que promueve la sudoración.

El jengibre tiene un aroma picante y ligeramente cítrico, con propiedades estimulantes y afrodisíacas.

Elabora tu propia crema casera

A continuación detallamos cómo elaborar una crema casera para mejorar la circulación de las piernas.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de coco (45 g)
  • 3 cucharadas de manteca de cacao (45 g)
  • 20 gotas de aceite esencial de menta.
  • 20 gotas de aceite esencial de jengibre.

¿Cómo la hacemos?

  • En primer lugar, pondremos al baño María o en el microondas el aceite de coco y la manteca de cacao para que se derritan.

El aceite de coco se derrite a partir de los 23 ºC, mientras que la manteca de cacao se mantiene sólida a más temperatura.

  • Cuando estén ya líquidos, los dejaremos entibiar un poco y, antes de que se solidifiquen, añadiremos los aceites esenciales y mezclaremos bien.

Es importante tener en cuenta que los aceites esenciales no deben someterse a altas temperaturas, ya que son muy sensibles y perderían su efecto terapéutico.

  • Pondremos el preparado en un frasco de cristal que podamos cerrar de manera hermética.
  • Cuando esté a temperatura ambiente tendrá una textura cremosa.
  • No es necesario conservarlo en la nevera.

¿Cómo la aplicamos?

Cómo la aplicamos

A pesar de que ya sabemos cómo ponernos crema hidratante en las piernas, el método para aplicarnos este producto nos ayudará a potenciar todavía más los efectos terapéuticos:

  • Podemos aplicarnos esta crema una o dos veces al día. Si lo hacemos después de la ducha, con los poros bien abiertos por el calor, se absorberá mucho mejor el producto.
  • Realizaremos pequeños círculos de intensidad media desde los tobillos hasta los muslos o los glúteos, siempre en movimiento ascendente para mejorar la circulación.
  • Con el puño cerrado, haremos movimientos ascendentes por toda la pierna. Si alguien puede hacernos estos movimientos en la parte posterior de las piernas notaremos una gran relajación.

Visita este artículo: Descubre cómo hacer los cinco masajes más placenteros

Buenos consejos para la circulación

Si solemos sufrir a menudo problemas de circulación en las piernas, recomendamos también seguir las siguientes pautas:

  • Alternar temperaturas frías y calientes en la ducha (al menos, en la zona de las piernas).
  • Poner las piernas en alto, al menos, media hora cada día y dormir siempre con un cojín debajo de los tobillos.
  • Evitar la ropa demasiado ajustada y los zapatos de tacón alto.
  • No estar más de 45 minutos sentados. Debemos levantarnos cada poco rato y movernos un poco, siempre que sea posible.