Crema de efecto frío-calor para mejorar la circulación

Las cremas frío-calor son una buena opción para mejorar la circulación de la sangre.

Una de las mejores formas de mejorar la circulación de las piernas consiste en aplicar algún producto tópico con efecto frío-calor. En su mayoría, dichos productos vienen a ser cremas y lociones. Aunque también se pueden encontrar pomadas, geles y tónicos.

Sin embargo, las dos primeras opciones vienen a ser la más recomendables, ya que además de combatir las molestias derivadas de la mala circulación, también ayudan a hidratar la piel.

¿Cómo funciona el efecto frío-calor?

El mecanismo de acción de los productos con efecto frío-calor viene a ser el siguiente: una vez se aplican, activan receptores de la piel en determinados intervalos de temperatura. Esto es posible gracias a las propiedades de sus ingredientes.

Por lo general, los productos con este efecto están compuestos por sustancias como la capsaicina, el alcanfor y el mentol. En el caso de las dos primeras, activan especialmente los detectores de calor, mientras que el mentol, activa los de frío.

Ahora bien, en caso de que queramos conseguir una crema con efecto frío-calor casera, podemos recurrir a algunos ingredientes naturales, cuyas propiedades ejercen una acción similar a la de las sustancias artificiales mencionadas.

Menta para enfriar

El ingrediente natural que nos va a producir el efecto frío será el aceite esencial de menta, que cuenta con un alto poder refrescante.

¿Cómo favorece el frío? Pues bien, el frío hace que, en caso de que exista una inflamación, disminuya. Igualmente en caso de dolor, ya que actúa como un ‘analgésico’.

Por otra parte, el frío contrae los vasos sanguíneos que, luego, al recuperar la temperatura corporal normal, hace que la sangre fluya mejor.

Ahora bien, es importante señalar que el aceite de menta, además de aportar un delicioso aroma a la piel, también la tonifica y alivia dolores varios.

Te interesa saber: Cómo usar la menta en la cocina

Jengibre para calentar

El aceite esencial de jengibre, al contrario que el de menta, ayuda a entrar rápidamente en calor y a dilatar los vasos sanguíneos. Con lo cual, tiene un efecto muy reconfortante.  

Beneficios del jengibre.

Su combinación con la menta produce un efecto frío-calor que, en suma, ayuda a mejorar la circulación.

Cabe destacar que, del mismo modo que la menta, el jengibre estimula la eliminación de líquidos, ya que promueven la sudoración.

Elabora tu propia crema con efecto frío-calor

En casa, puedes elaborar tu propia crema para mejorar la circulación de las piernas. Los ingredientes que utilizarás son naturales, tienen un aroma y textura agradables y, además, cuentan con propiedades que ayudan a aliviar las molestias.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de coco (30 ml).
  • 4 cucharadas y media de manteca de cacao (45 g).
  • 20 gotas de aceite esencial de menta.
  • 20 gotas de aceite esencial de jengibre.

Elaboración

  • En primer lugar, pondremos al baño María o en el microondas el aceite de coco y la manteca de cacao para que se derritan e incorporen. El aceite de coco se derrite a partir de los 23 ºC, mientras que la manteca de cacao requiere más temperatura para poder derretirse.
  • Una vez derretidos, los dejaremos entibiar un poco.
  • Antes de que se solidifiquen, añadiremos los aceites esenciales y mezclaremos bien.
  • Es importante tener en cuenta que los aceites esenciales no deben someterse a temperaturas extremas, ya que son muy sensibles y perderían su efecto terapéutico.
  • Colocaremos el preparado en un recipiente hermético.
  • Una vez esté a temperatura ambiente tendrá una textura cremosa.
  • No es necesario conservarlo en la nevera.

¿Cómo la aplicamos?

A pesar es bien conocido la forma de aplicación de las cremas hidratantes, lociones y demás productos afines, en este caso, el método para aplicarnos este producto difiere un poco. Sin embargo, nos ayudará a potenciar todavía más los efectos terapéuticos:

  • Después de una ducha de contraste, con agua fría y caliente, secaremos nuestro cuerpo y procederemos a aplicar la crema con efecto frío-calor.
  • Aplicaremos realizando una especie de pequeño masaje. Realizaremos pequeños círculos de intensidad media, desde los tobillos hasta los muslos, o los glúteos, siempre en movimiento ascendente para mejorar la circulación.
  • Con el puño cerrado, haremos movimientos ascendentes por toda la pierna. Si alguien puede hacernos estos movimientos en la parte posterior de las piernas. Notaremos una gran relajación.

Crema con efecto frío-calor para mejorar la circulación de las piernas.

Descubre: Consejos para dar masajes relajantes

Consejos para una buena circulación

Para evitar las molestias derivadas de la mala circulación, te recomendamos que pongas en práctica las siguientes pautas, ya que te ayudarán a obtener alivio y a despedirte del cansancio y la sensación de pesadez.

  • Recurre a ciertas técnicas de hidroterapia, como alternar temperaturas frías y calientes en la ducha (al menos, en la zona de las piernas).
  • Poner las piernas en alto, al menos, durante media hora, cada día.
  • Dormir siempre con un cojín debajo de los tobillos para que las piernas queden ligeramente elevadas con respecto al corazón y así, favorecer el retorno venoso.
  • Evitar usar prendas de ropa demasiado ajustada así como zapatos de tacón alto durante periodos de tiempo largos.
  • No permanecer más de 45 minutos sentados. Es fundamental realizar algunos movimientos, cada cierto tiempo, para no favorecer la mala circulación.

Recuerda, el uso de las cremas con efecto calor y las medidas mencionadas anteriormente no pueden utilizarse como sustitutos de ningún tratamiento médico porque no constituyen una cura por sí solas. Es preciso tener presente que se trata, simplemente, de ungüentos de uso complementario.