Crema de espinacas y queso para aperitivos

19 junio, 2018
La crema de espinacas y queso es una preparación sencilla y que admite gran cantidad de variaciones en función de nuestros gustos y de los alimentos que queramos acompañar

Hay muchas formas de combinar espinacas y queso. Sin embargo, a la hora de presentar unos aperitivos en una reunión, una buena crema para untar puede ser la gran solución. ¿Y cuál es la ventaja? que, a diferencia de las preparaciones que requieren relleno, una crema para untar resulta más apetecible, adictiva y consigue atrapar a todos los comensales; además, se prepara en menos tiempo.

A esta crema también se le conoce como ‘dip de espinacas y queso’, por lo que puede que ahora te resulte más familiar. El secreto para que quede suculenta es integrar la cantidad correcta de los ingredientes base y condimentar con sal, pimienta negra y ajo fresco. Este simple paso es lo que marca la gran diferencia entre una crema gustosa y una sosa.

A continuación te presentamos la receta clásica de crema de espinacas y queso, la cual podrás preparar en menos de media hora. Así que, reúne los ingredientes, despeja tu área de cocina y ponte manos a la obra. Ha llegado el momento de comprobar que sí puedes preparar esta crema en un abrir y cerrar de ojos.

Ingredientes

  • 1 paquete de espinacas (500 g)
  • ¼ taza de crema de leche (50 g)
  • ¼ taza de queso parmesano (50 g)
  • 2 o 3 dientes de ajo fresco
  • ¼ taza de queso mozzarella (50 g)
  • Condimentos: sal y pimienta negra.
  • Opcional: 1 rama de apio fresco (20 g)

Lee también: Dip de cangrejo

Preparación

  1. En una olla con agua, coloca a cocer las espinacas. Antes de que llegue a hervir, añade una pizca de sal.
  2. Una vez tengas listas las espinacas, escúrrelas bien con ayuda de un colador.
  3. Aparte, procede a rallar ambos quesos. Al terminar, coloca la mayor parte del queso rallado en un plato y reserva una pizca en otro.
  4. En un bol, coloca las espinacas con la crema de leche y procede a mezclar con una batidora de mano. Debes obtener una mezcla homogénea.
  5. Trocea el ajo y el apio en piezas pequeñas y luego añádelos a la crema de espinacas junto con el queso rallado. Vuelve a batir para que todos los ingredientes se integren bien.
  6. Añade un poco de sal y pimienta (de esta manera, podrás rectificar las veces que haga falta). Remueve.
  7. Espolvorea un poco de queso parmesano por encima y sirve.

Esta crema de espinacas y queso se puede untar en galletas saladas, pan, casabe, tortillas, nachos, palitos de verduras crudas y otros aperitivos. Todo dependerá de nuestro gusto (y el de nuestros invitados, por supuesto). No obstante, se recomienda disfrutarlo con un pan pita frito, ya que esta es una entrada muy rica y adictiva.

Variantes de la crema de espinacas y queso

La variante americana de esta crema se prepara con queso crema y con menor cantidad de ajo. Se prescinde por completo del apio. En cambio, se agrega:

  • 1 pizca de pimentón picante
  • Trozos de corazones de alcachofa
  • 2 cucharadas de mayonesa (40 g)
  • 2 de crema agria (30 ml)

Cabe destacar que, en esta variante, necesitarás utilizar el horno.

Por otra parte, existe una variante española de la crema que, a diferencia de la anterior, refuerza el sabor del ajo (en lugar de un par de dientes, utiliza dos ajos enteros) e incluye queso semicurado. Por lo tanto, esta crema vendrá a ser mucho más intensa y, un tanto más densa.

Para prepararla necesitarás:

Crema de espinacas y queso, versión española

Ingredientes

  • 2 ajos enteros
  • 2 ½ tazas de queso crema ( 300 g)
  • ¾ taza de queso semicurado (150 g)
  • 2 tazas de espinacas frescas (80 g)
  • Condimentos: sal (al gusto)
  • Opcional: perejil fresco

Ver también: Aperitivos rustici

Preparación

  1. Lava las espinacas y ponlas a cocer en una olla con agua. Una vez las tengas listas, escúrrelas y déjalas enfriar durante 1 minuto a temperatura ambiente.
  2. Aparte, pela y trocea el ajo (en piezas no demasiado pequeñas).
  3. En un bol, coloca los quesos, las espinacas y el ajo. Con ayuda de la batidora de mano, combina todo bien hasta conseguir una mezcla homogénea.
  4. Añade un poco de sal y vuelve a batir. Al finalizar, puedes decorar con una ramita de perejil fresco.

Esta variante de crema de espinacas y queso queda muy bien con pan, pero también se puede disfrutar con otros aperitivos crujientes.

Otra opción es crear un contraste entre la crema y una base de galleta dulce, por ejemplo. Una buena opción para esto son las galletas tipo María. También se puede servir junto con unos bastones de patatas.

Te puede gustar