Crema hidratante casera para combatir el acné de manera natural

Gracias a las propiedades antifúngicas, antibacterianas y cicatrizantes de sus ingredientes esta crema casera nos ayuda a combatir el acné a la vez que hidrata la piel

El acné es un síntoma de algún trastorno de salud subyacente y, además, un problema estético para quienes lo sufren de manera crónica.

Aunque el tratamiento debe tener como base la alimentación, también podemos aplicarnos algún remedio tópico a base de ingredientes naturales.

Estos nos ayudarán a limpiar las impurezas de la piel y regular la producción de sebo.

Descubre en este artículo cuál es la receta para preparar una crema hidratante casera que te ayudará a prevenir, tratar y combatir el acné de manera natural. 

¿Es posible terminar con el acné?

El acné puede tener diferentes causas, lo cual dificulta su curación.

Puede deberse a cuestiones hormonales, trastornos nerviosos, una alimentación desequilibrada o incluso algunos tipos de medicación.

No obstante, si mejoramos algunos hábitos y tratamos nuestra piel con los productos adecuados podemos reducir o incluso eliminar el acné.

Remedios naturales

Los ingredientes que hemos elegido para esta crema tienen propiedades para prevenir y tratar el acné de manera natural. Además, le aportan hidratación al rostro sin aumentar la producción de sebo:

Aceite de coco

aceite de coco

Es excelente para todo tipo de pieles, ya que nutre en profundidad a la vez que regula la secreción de grasa de la piel.

Además, tiene propiedades antimicrobianas que luchan contra el acné, gracias a su contenido en ácido láurico, ácido caprílico y ácido cáprico.

Aceite de jojoba

Este aceite vegetal es el que tiene las características más similares al sebo de la piel, por lo que se absorbe con mucha facilidad y no deja la piel grasa.

Es ideal para pieles mixtas, grasas y acneicas.

Aloe vera

Prepara un gel refrescante de aloe vera

El gel que se extrae de las pencas de la planta del aloe vera tiene propiedades calmantes, regenerantes y cicatrizantes.

Además, nos ayuda a convertir nuestra crema facial casera en una loción hidratante más ligera y fluida.

Cera de abeja

La cera de abeja, además de dar solidez a la crema para que no sea tan líquida, también aporta virtudes hidratantes y protectoras para la piel. 

Jugo de limón

El jugo fresco de limón actúa como conservante natural para prevenir la oxidación.

No obstante, sus propiedades para la piel son muy importantes, ya que reduce y previene las manchas del acné y combate la infección de los poros, además de reducir la cantidad de sebo.

Aceites esenciales

Aceite esencial de lavanda

En esta crema vamos a usar dos aceites esenciales excelentes para eliminar el acné:

  • Árbol del té: Tiene propiedades antivíricas, antifúngicas y antimicrobianas, por lo cual es ideal para prevenir cualquier tipo de infección de la piel.
  • Lavanda: Reduce la inflamación, mejora la regeneración de la piel. Así, previene las cicatrices y potencia las virtudes del resto de ingredientes.

Crema casera natural

Ingredientes

  • Un trozo de unos 50 gramos de cera de abeja (unas 4 cucharadas)
  • 2 cucharadas de aceite de coco virgen extra (30 g)
  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (30 g)
  • 15 gotas de jugo de limón.
  • 2 cucharadas de aceite de jojoba (30 g)
  • 2 cápsulas de vitamina E
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol del té

Preparación

  • En primer lugar, pondremos la cera de abeja al baño María para que se derrita.
  • Si el aceite de coco está a una temperatura inferior a los 23 ºC estará en estado sólido, por lo que lo añadiremos al baño María junto a la cera para hacerlo más manejable.
  • Cuando ambos ingredientes se integren añadiremos el gel de aloe vera, el jugo de limón y el aceite de jojoba.
  • Mezclaremos bien todo y lo retiraremos del fuego. Dejaremos entibiar un poco el preparado, pero sin que se enfríe.
  • Por último, añadiremos los ingredientes más sensibles al calor, es decir, la vitamina E y los aceites esenciales.
  • Introduciremos la mezcla resultante en un frasco, a poder ser de cristal oscuro, para evitar la oxidación de la crema.
  • Cuando se enfríe, la crema tomará una textura menos líquida, por lo que será más fácil de aplicar.
  • Si lo deseamos, podemos guardarla en la nevera para una mejor conservación.

Aplicación

Para combatir el acné deberemos aplicarnos esta crema facial dos veces al día, al levantarnos y al acostarnos, siempre con el rostro limpio.

Si lo deseamos, podemos usar antes un tónico facial a base de agua de rosas o hamamelis para cerrar los poros y revitalizar la piel.

Categorías: Belleza y cuidado personal Etiquetas:
Te puede gustar