Crema de mandarina con leche condesada

Dado que la leche condensada ya es lo suficientemente dulce podemos obviar el azúcar a la hora de montar las claras. Si hay niños también conviene evitar el licor de naranja

La crema de mandarina con leche condensada es un postre entre dulce y ácido, estupendo para el verano y para servir con invitados. Esta receta es muy sencilla de hacer y además tiene la ventaja de que al llevar mandarina, la crema lleva vitamina C y puede servir como una de las porciones de fruta diarias.

Opción 1: Crema de mandarina con leche condensada

Ingredientes:

mermelada-mandarina

  • 1 lata de leche condensada
  • ½ taza de agua
  • 1 taza de zumo de mandarina
  • 3 yemas de huevo
  • 3 cucharaditas de Maicena
  • ½ taza de nata
  • 2 cucharadas de licor de naranja
  • 3 claras de huevo
  • 1 cucharada de azúcar

Procedimiento:

  • Disolver la maicena en la media taza de agua.
  • Poner en una cacerola la leche condensada, el agua, el zumo de mandarina y las yemas de huevo.
  • Calentar a fuego suave removiendo constantemente (puede ser con batidora de mano) hasta que espese.
  • Retirar del fuego y sumergir la cacerola en agua fría removiendo de vez en cuando hasta que llegue a temperatura ambiente.
  • Añadir el licor de naranja.
  • Batir la nata hasta que esté casi montada (esto es; espesa pero aún líquida). Reservar un poco para decorar e incorporar el resto a la leche condensada. Remover bien con cuidado de que no se baje la nata, y que quede una mezcla homogénea.
  • Subir las claras a punto de nieve con unas varillas (si se tiene una batidora de varillas, mejor que mejor). Cuando empiecen a formar picos, añadir el azúcar. Seguir batiendo hasta que al darle la vuelta al bol, las claras no se caigan.
  • Incorporar las claras al resto de la crema con movimientos envolventes para que no se bajen
  • Repartir la crema en cuencos pequeños y colocar una cucharadita de nata montada encima.
  • Dejar enfriar en la nevera.

Opción 2: Crema pastelera de mandarina

yogur naranja papaya

Ingredientes:

  • 150 ml de zumo de mandarina colado para que no tenga piel ni pepitas
  • 50 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 3 yemas de huevo
  • 12 g de fécula de maíz (Maicena)
  • 250 ml de leche

Procedimiento:

  • En un bol mezclar la fécula de maíz (Maicena), las yemas de huevo y la leche.
  • En un cazo aparte, calentar el zumo de la mandarina con el azúcar y la mantequilla. Cuando rompa a hervir, añadir la mezcla de fécula, yemas y leche.
  • Cocinar a fuego lento hasta que espese. Dejar enfriar.
  • Esta crema también sirve como relleno para tartas o pasteles de hojaldre.