Cremas antiinflamatorias: propiedades y usos

Raquel Lemos · 14 mayo, 2018
Las cremas antiinflamatorias actúan sobre el área del dolor reduciendo el dolor y las molestias, al mismo tiempo que proporcionan un gran alivio.

Las cremas antiinflamatorias ayudan a reducir la inflamación que se produce en una determinada parte de nuestro cuerpo y que cursa con dolor y malestar. Los motivos por los que se puede producir la inflamación son varios. Desde un golpe, hasta un problema crónico.

Por ejemplo, si nos damos un golpe y nos sale un hematoma, la zona se nos inflamará. En cambio, si no nos damos ningún golpe, puede que la inflamación se produzca debido a problemas de lumbago o, incluso, a una mala circulación en las piernas.

Las cremas antiinflamatorias nos permiten lidiar con todos estos problemas, aliviando la zona y permitiéndonos sentirnos mucho mejor. ¿Alguna vez has utilizado alguna crema antiinflamatoria? Hoy vamos a descubrir cuáles son sus propiedades y algunos usos que podemos darles.

Propiedades de las cremas antiinflamatorias

Las cremas antiinflamatorias poseen muchas propiedades que permiten que la inflamación remita de manera eficaz y en pocos minutos. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que contamos con diversas opciones. Es decir, tenemos cremas inflamatorias que podemos comprar o hacer en nuestro propio hogar.

Hematoma cremas antiinflamatorias

Algunas cremas que podemos encontrar en las farmacias o que nos puede recetar nuestro médico llevan nombres como: voltarén, flogoprofen, dolaren o traumeel. Hay muchas otras cremas antiinflamatorias, pero estos son algunos de los nombres que nos pueden sonar más conocidos.

Sin embargo, si queremos optar por algo más natural y recurrir a algún producto que podamos tener a mano y que tenga propiedades antiinflamatorias, debemos prestar atención a los siguientes productos:

  • Cúrcuma: es una especia que puede ser tan efectiva como algunas cremas antiinflamatorias.
  • Ulmaria: sus propiedades antiinflamatorias son muy eficaces para tratar el dolor reumático.
  • Aceite de onagra: tiene propiedades vasodilatadoras y antiinflamatorias.
  • Ajo: entre sus propiedades antiinflamatorias tiene también la capacidad de mejorar la circulación.

Como podemos observar, son varios los productos que podemos tener a nuestro alcance y que tienen propiedades antiinflamatorias. No obstante, las cremas que podemos comprar suelen tener un efecto bastante bueno para remitir los problemas que podemos estar padeciendo.

¿Cómo se usan las cremas antiinflamatorias?

Para que las cremas antiinflamatorias tengan efecto debemos tener en cuenta cómo usarlas de la manera correcta. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es leer el prospecto para, también, verificar que no contienen ningún ingrediente al que seamos alérgicos.

Crema antiinflamatoria

Una vez hemos hecho esto, es importante que sigamos las indicaciones de nuestro médico. Por ejemplo, si nuestro médico nos indica que nos echemos una cantidad generosa sobre la zona, así lo haremos. Procederemos de la misma manera en el caso contrario.

¿Por qué puede suceder esto? Porque, en ocasiones, las cremas son muy untuosas y si nos excedemos en su cantidad la piel puede no llegar a absorber todo el producto. Además, así, el producto nos durará mucho más tiempo. No obstante, vamos a ver otras cuestiones que debemos tener en cuenta:

  • Limpiar bien la zona: la zona en la que apliquemos la crema debe estar limpia y seca. Así el producto penetrará adecuadamente en la piel.
  • Aplicar la crema en la zona a tratar: debemos centrar la aplicación de la crema solo en la zona que lo necesita. Así evitaremos que las zonas que no lo necesitan presenten alguna reacción inesperada.
  • Masajear la crema hasta su absorción: dar un masaje en la zona que estamos tratando ayudará a que la crema penetre mejor y a que la inflamación, también, se reduzca.
  • No utilizar demasiado producto: si ponemos demasiada crema y esta no se absorbe no dejemos el producto puesto como si se fuera a absorber solo. Retiremos el exceso y la próxima vez apliquemos la dosis adecuada.
  • No usar un producto caducado: utilizar una crema caducada puede provocar que nos salgan ronchas o alguna reacción alérgica. Es mejor desechar un producto aunque se haya utilizado poco que volver a usarlo estando caducado.

¿Para qué has necesitado usar las cremas antiinflamatorias? Los usos más habituales son por hematomas o problemas de circulación que provocan hinchazón en los pies o en las manos. Sin embargo, hay ocasiones en las que una reumatitis o contracturas musculares necesitan de estos productos.

Un uso responsable de estas cremas, incluso de aquellas que podemos realizar con productos caseros, nos ayudarán a aliviar la inflamación localizada que tanto dolor y malestar nos genera.