Cremas caseras para las cutículas y la salud de las uñas

Valeria Sabater 29 enero, 2015
El cuidado de las cutículas es fundamental para evitar infecciones e inflamaciones y favorecer la circulación sanguínea en la zona.

Nunca debes descuidar la salud de las cutículas. Si están sanas, evitarás infecciones, inflamaciones y cualquier tipo de problema que impida el correcto crecimiento de las uñas.

Ya sabes que en el mercado existen numerosos tratamientos para ellas, pero te aseguramos que nosotras mismas podemos elaborar en casa fabulosas cremas con las cuales tratar las cutículas para conseguir unas uñas fuertes y realmente preciosas. ¿Te animas a hacerlas hoy mismo?

1. Crema suavizante para las cutículas

Partes de la uña

¿Cómo puedo elaborarla?

¿Por qué necesitamos suavizar las cutículas? Vale la pena tener en cuenta que el hecho de cuidar y suavizar las cutículas va a favorecer la correcta circulación de la sangre, estimulando así su crecimiento para conseguir que las uñas luzcan fuertes y resistentes.

Así pues, recomendamos primero suavizarlas con este tipo de cremas, para después,  presionar con mucho cuidado la cutícula hacia atrás con un palo de naranjo. Muy fácil. Pero veamos ahora cómo elaborar esta primera crema.

  • 15 ml de manteca de cacao o karité.
  • 10 ml de glicerina.
  • 10 ml de aceite de almendras.

Los tres ingredientes puedes encontrarlos en perfumerías especializadas o tiendas naturales. Vale la pena tenerlas siempre en casa, porque nos dará la oportunidad de elaborar muchos tipos de tratamientos caseros de belleza.

No tienes más que mezclar bien todos los elementos. Derrite primero si lo necesitas la manteca de cacao. Una vez esté más o menos líquida y tibia, añade la glicerina y el aceite de almendras.

Pero ¿cómo debo aplicarlo en mis cutículas? Con un algodoncito, mediante un masaje en circular en cada cutícula. Una rutina diaria que te irá muy bien para favorecer el crecimiento de las uñas y para ablandar esa cutícula.

2. Crema para estimular el crecimiento de la uña

cuticulas

¿Cómo puedo elaborarla?

Mediante este sencillo tratamiento vamos a nutrir la raíz de la uña, a fortalecer su estructura y a estimular su circulación mediante la salud de la cutícula. Utilizaremos elementos que te serán fáciles de conseguir. Toma nota:

  • 10 ml de aceite de ricino.
  • 2 gotitas de vitamina E.
  • 10 ml de glicerina.

Seguro que has oído hablar en numerosas ocasiones de los grandes beneficios del aceite de ricino para la salud de nuestras uñas o nuestras pestañas. Es un tónico reactivador y un excelente nutriente. Por su parte, la vitamina E puedes encontrarla en cápsulas en farmacias. Puesto que puede tener muchas aplicaciones, vale la pena también tenerla siempre en casa.

Para preparar esta crema solo necesitas un recipiente pequeño donde incluir el preparado. Basta con mezclar bien todos los elementos que te hemos indicado hasta quede una pasta homogénea. No tendrás más que hacer un pequeño masaje con un algodón bien empapado en tus uñas y tus cutículas. No hace falta que te laves las manos: permite que actúe. Puedes repetirlo cada día.

3. Sencillo nutriente para uñas y cutículas

Tips uñas

¿Cómo puedo elaborarla?

Este tratamiento es tan sencillo de elaborar como efectivo. Toma nota de lo que necesitamos. Estamos seguros de que te va a encantar:

  • 20 ml de jugo de piña natural.
  • La yema de un huevo.
  • 20 ml de aceite de oliva.

¿Por qué vamos a utilizar yema de huevo? Básicamente porque es muy rica en lecitina, la cual nos permite tonificar las cutículas. Además, sus ácidos grasos nos permiten mantener las uñas bien hidratadas.

Por su parte, el aceite de oliva actúa como un buen hidratante y acondicionador capaz de aportar un brillo natural excelente. Todo ello, combinado con el jugo de piña nos permite nutrir de un modo superefectivo nuestras uñas. ¿Cómo resistirse?

Para elabolarlo, no tienes más que mezclar bien estos elementos en un pequeño recipiente y aplicarte con un algodoncito este sencillo remedio. Efectúa un pequeño masaje, al igual que en las opciones anteriores. Fácil, efectivo y muy agradable de probar.

4. Tratamiento para antes de acostarnos

Agua oxigenada

 

¿Cómo puedo elaborarlo?

Se trata de un sencillo baño donde sumergir las yemas de los dedos. De ese modo, lograremos alimentar nuestras uñas y cutículas. Los elementos que vamos a utilizar son los siguientes:

  • 20 ml de aceite de ricino.
  • 20 ml de aceite de almendras.
  • 20 ml de aceite de árbol del té.
  • 10 ml de jugo de limón.

Como ves se trata de un pequeño “cóctel” de aceites esenciales combinados con un poco de jugo de limón. Con este tratamiento ideal, lograremos cubrir todas y cada una de las necesidades de las cutículas y las uñas. Las vamos a nutrir y vamos a protegerlas de cualquier tipo de infección. De esto último se va a encargar sobre todo el aceite del árbol del té.

Puedes encontrarlo una vez más en perfumerías especializadas o tiendas naturales. No son aceites caros y, como te decimos, te pueden servir para muchas otras cosas. En el caso del aceite del árbol del té, puedes elaborar geles antibacterianos para las manos muy útiles.

Pero ¿Cómo preparamos pues este tratamiento? Fácil. Busca un cuenco pequeño como el que ves en la imagen y mezcla ahí todos los ingredientes. Después, no tienes más que sumergir las yemas de tus dedos durante 10 minutos. Pasado este tiempo, sécate y ya tendrás listo tu tratamiento para uñas y cutículas antes de ir a dormir. ¡Muy útil!

Te puede gustar