Criar hijos sola: todo lo que nos espera

Las familias monoparentales han existido desde siempre. La crianza de los hijos será difícil. Exigirá que des más, tanto en lo material como en lo emocional. Habrá problemas, pero sola puedes criar niños felices.

Criar hijos sola es una decisión que puede ser a voluntad o porque así tocó vivir la experiencia de la maternidad. Desde el fallecimiento de la pareja, hasta la irresponsabilidad de un padre ausente, pueden llevar a una madre a asumir por entero la crianza de los hijos.

No es fácil criar hijos sola. Es un desafío. Sin embargo, desde siempre ha habido mujeres que crían y educan solas a sus hijos. Son millones las que han logrado criar niños felices y amados, que se convierten en adultos plenos y realizados, que saben amar y son felices.

Criar hijos sola: una decisión importante

La maternidad es una etapa maravillosa de la vida de la mujer pero al mismo tiempo compleja. Si se cuenta con el apoyo de su pareja, se puede hacer más llevadero el camino, pero no siempre es así.

Una relación tóxica no es el mejor ejemplo para los hijos. Son muchas las mujeres que deciden seguir adelante con sus embarazos a pesar de haber roto con el padre del bebé que viene en camino.

Ser madre soltera.

También están las mujeres que han sido abandonadas por hombres irresponsables. Aunque la opción de ser madres solteras quizás no estaba en sus planes cuando iniciaron la relación y se llenen de dudas, asumen con amor y valentía el reto de criar solas a sus hijos.

Por otra parte, cada vez son más frecuentes, las mujeres que deciden recurrir a una inseminación artificial para lograr el sueño de ser madres. Están decepcionadas de las relaciones con los hombres o no han encontrado la pareja adecuada y el reloj biológico les dice que ya es la hora.

Leer también: Yo también tuve una relación tóxica y dañina

Los retos de criar hijos sola

Si has decidido criar hijos sola ahora eres una familia monoparental. La ausencia del padre no tiene por qué estigmatizar a tus hijos. Habrá problemas pero pueden solucionarse. Depende de ti que puedan crecer como niños sanos, amados y felices.

Sin duda, es más difícil que estando acompañada, pero no es imposible. Las recomendaciones básicas para que te organices en tu rol de madre soltera son:

Organiza tu red de apoyo

Lo más probable es que no estás totalmente sola. Piensa y organiza quiénes son las personas que te acompañarán en el embarazo, el parto y  el cuidado del bebé. Tus padres, hermanos, primos o amigos son tu red de apoyo.

Si tu pareja se desligó de la responsabilidad contigo y tu hijo, evita dejarte llevar por el abatimiento. Seguramente, encontrarás en tu entorno, a más de una persona que le hace feliz la idea de que serás madre y está dispuesta a apoyarte en lo que esté a su alcance.

Algunos te apoyarán en tareas más complejas, otros en aspectos más sencillos, pero cada aporte, por pequeño que sea te ayuda a hacer más ligeras las dificultades.

Organiza tu trabajo, tu tiempo y tu presupuesto

Todos los gastos asociados a la manutención de tus hijos corren por tu cuenta, así que no hay espacio para la improvisaciónHarás malabares para atender a tus hijos, cumplir con tus compromisos laborales, y ser mamá.

Debes procurarte un trabajo que sea compatible con el hecho de que eres la responsable de tus hijos: llevarlos y traerlos a la guardería o la escuela, hacer deberes, llevarlos al médico, y un largo etcétera.

Familia monoparental.

Asimismo, tus ingresos deben cubrir el presupuesto que necesitas para cubrir todas las necesidades fundamentales de tu prole: atención médica, alimentación, vestimenta, educación y recreación.

Debes organizar tu agenda sin agobiarte. Todo a su tiempo, que haya espacio para las responsabilidades y para la diversión. E incluye una suma importante de paciencia para cuando las cosas no salgan como planeaste. Lo que hoy no se hizo puede quedar para mañana.

Prepárate para la gran pregunta

Evita que te tome de sorpresa cuando te pregunten por el padre de tu hijo. No tiene sentido que pases un mal momento o, peor aún, que tu hijo te vea afectada por ello.

Si tomaste la decisión de hacerte una inseminación artificial tienes que poder hablarlo con naturalidad, la misma que utilizarás el día que te toque contarle a tus hijos cuál es su origen.

Si tu pareja te abandonó o falleció, debes hablar de ello sin que te agobien los sentimientos encontrados. Tomará su tiempo, pero llegarás a dar esa respuesta sin dolor ni rabia. Recuerda que serán muchas las veces que tengas que hablar sobre el padre de tus hijos, sobre todo a ellos mismos.

Evita desacreditar o culpar

Si tuviste una relación de pareja desafortunada con el padre de tu hijo, evita que esos sentimientos de frustración, ira o rencor te invadan y te lleven a culpar a tus hijos. Ellos no son responsables de que la relación de pareja no haya funcionado.

Tus hijos tienen derecho a conocer sus orígenes y tú tienes el deber de darles la información lo más exacta y neutra posible. Evita influenciar posturas negativas en tus hijos hacia su padre. Aunque te cueste reconocerlo: ese hombre es responsable del 50% de la vida de tus hijos.

Deja que ellos conozcan la verdad sobre su origen y tomen las decisiones que estimen convenientes por si mismos. Esto es especialmente importante para los niños concebidos por inseminación artificial. Tarde o temprano preguntarán quién o dónde está su papá.

Cultiva el perdón

Se dice fácil, pero ciertamente no es tan fácil perdonar a un padre ausente. Es un proceso que toma tiempo. Primero lo dices “te perdono”, mucho después será que tomes consciencia de que has logrado perdonar.

Madre besando a su bebé.

Si tu pareja falleció o si te abandonó debes no solo perdonarlo a él, sino también a ti misma. En cualquier momento, puede ocurrir de que te sientas culpable de lo ocurrido. Tú decidiste tener un hijo con esa persona y fue quien te dio la maravillosa oportunidad de ser mamá, así que anda, perdónate.

En la misma medida en que tú puedas perdonar, podrás ayudar a tu hijo a activar sus propios mecanismos de perdón hacia su padre y también hacia ti. El perdón es una gran expresión del amor, el que te une y cultivas con tu hijo, que es lo más importante.

Busca apoyo especializado

Una super mamá no es la que puede con todo. Es la que reconoce cuándo necesita ayuda. Si necesitas buscar ayuda psicológica para que tú y tus hijos superen la ausencia del padre, hazlo.

Más allá de que haya razones de peso para albergar sentimientos oscuros, eso no sirve de nada para tu bienestar personal y de tus hijos. La terapia familiar los puede ayudar a comprender y solventar los vacíos emocionales.

Si no tienes presupuesto para pagar un servicio de este tipo, busca a los grupos de apoyo de tu localidad, grupos en redes sociales o asesorías familiares que puedan ofrecer centros sociales o congregaciones religiosas.

Te interesa leer: Reflexiones para padres

Para finalizar

Aunque no llenarás el vacío del padre ausente, da lo mejor de ti como madre. Para criar hijos sola necesitas el doble de amor, paciencia, comprensión y  compromiso. Es difícil pero tú puedes. Tus hijos lo agradecerán y reconocerán.

Te puede gustar