Crioablación una nueva opción para el tratamiento del cáncer de mama

Por ahora la crioablación se ha mostrado efectiva en los primeros estadios de los tumores. Si bien aún no podemos decir que sirva para curar el cáncer, sí ayuda a reducir su avance

Hablar de crioablación y de la idea de “congelar” un tumor para frenar su actividad cancerosa nos puede parecer, sin duda, algo relativo solo a la ciencia ficción.

Ahora bien, los resultados que se están obteniendo a día de hoy son tan esperanzadores como positivos.

Hablamos de un enfoque bastante sencillo a la vez que sofisticado. Un radiólogo especializado se limita a introducir una pequeña aguja con sonda a través de la piel del pecho.

Una vez aquí, se identifican los tumores primarios y las posibles diseminaciones para, sencillamente, congelarlos.

Lejos de ser una estrategia médica exclusiva del cáncer de seno, la crioablación se ha convertido ya en un tratamiento muy positivo para el cáncer de pulmón o de próstata.

La intervención quirúrgica es más precisa y la esperanza de vida del paciente aumenta.

Una nueva perspectiva dentro del campo médico que merece la pena conocer.

La crioablación, cuando el hielo se convierte en un aliado frente al cáncer de pecho

Cancer-de-mama

Empezaremos aclarando algo importante. La crioablación no cura el cáncer. Sin embargo, lo que sí va a conseguir es lo siguiente:

  • Reducir la propagación de las células cancerígenas.
  • Aumentar la esperanza de vida.
  • Reducir el impacto de las intervenciones.

Asimismo, la crioablación tampoco excluye el que la paciente tenga que someterse antes o después a tratamientos más agresivos, como la quimioterapia o la radioterapia.

Estamos ante un enfoque que generalmente ofrece un resultado efectivo en las primeras fases de un cáncer de seno. En los estadios más avanzados serán siempre los médicos quienes decidan qué estrategias se deben seguir.

No obstante, conozcamos todos los datos.

Lee también 10 signos de un cáncer que todos ignoramos

La crioablación: una nueva propuesta en el tratamiento de los tumores

Crioablación (1)

Hace ya 13 años se hizo la primera prueba en humanos con esta nueva técnica. La llamada “paciente 0” fue Laura Ross-Paul, una mujer de Oregón (Estados Unidos) a la que diagnosticaron cáncer de seno en su primer estadio.

Fue algo rápido y eficaz que apenas le dejó marcas. Una intervención novedosa que, efectivamente, le salvó la vida. Veamos ahora en qué consiste:

  • La crioterapia se lleva a cabo mediante el uso de una criosonda. Se trata de un dispositivo similar a una varita muy fina y hueca.
  • Va unido a una fuente de nitrógeno o argón, que enfría rápidamente la sonda.
  • Quien lleva a cabo la intervención es un radiólogo, el cual realizará una punción en el pecho ayudándose por las imágenes de la tomografía computerizada y del líquido de contraste inyectado en la paciente.
  • Poco a poco, se congela el tumor y los posibles tejidos afectados. El médico evita en todo momento dañar el tejido sano, mientras la unidad de congelación criogénica elimina las células cancerígenas.

Una intervención de poco más de media hora

Cancer

  • Los tumores de mama de menos de 1 centímetro de diámetro tratados con crioablación no desarrollan cáncer residual después del tratamiento.

Este es, sin duda, un dato muy esperanzador pero, como vemos, para que las tasas de éxito sean así de positivas la enfermedad debe estar en las primeras fases.

Con la crioablación, las pacientes no van una sala de operaciones. Es una intervención de poco más de media hora que puede realizarse de modo ambulatorio y sin necesidad de ingreso.

  • Comparada con la cirugía tradicional, la crioablación es un tratamiento no quirúrgico muy eficaz para el cáncer de mama en una buena parte de las pacientes. Cabe decir, eso sí, que hay casos en que este enfoque no ha dado la respuesta esperada.
  • No obstante, lo que sí se ha podido constatar es que el tumor queda inactivo, la mayoría de las células cancerígenas mueren y el resto tienen un avance mucho más lento. De ahí, que en algunos casos deba aplicarse la quimioterapia o la radioterapia.

Descubre cómo este alimento nos podría proteger frente al cáncer de mama

Buenos resultados también en el cáncer de pulmón

Como hemos señalado al inicio, la crioablación se está aplicando en muchos más ámbitos.

Tal y como nos indican muchos de los estudios realizados al respecto, como el publicado en ScienceDaily, esta terapia consigue frenar el avance de diversos tumores presentes en los pulmones.

  • En el estudio mencionado, se trató a 22 sujetos afectados por cáncer de pulmón. Después de 27 sesiones de crioablación a lo largo de 3 meses, esta terapia fue 100% efectiva en 5 pacientes.
  • El resto, han visto reducida la incidencia de sus tumores. El cáncer sigue presente, pero su actividad maligna se ha reducido de forma muy aceptable.

Como vemos, son datos que nos llenan de esperanza.

Los médicos siempre son sinceros. Nos advierten de que la terapia del hielo no es la solución para curar el cáncer, pero puede, al menos, reducir el avance de la enfermedad de manera significativa.

De este modo permite que los pacientes puedan disfrutar de una calidad de vida más larga.

  • Podemos consultar los avances de esta tema de forma regular en la revista Radiology.

 

Te puede gustar