Criolipólisis: ¿en qué consiste y para qué sirve?

02 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La criolipólisis es un procedimiento que ya cuenta con gran aceptación, gracias a su eficacia y al bajo riesgo que implica. Permite reducir la grasa en zonas específicas del cuerpo, de forma permanente, siempre y cuando se mantenga un estilo de vida saludable.

La criolipólisis es un procedimiento para eliminar la grasa localizada del cuerpo cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes para lograrlo. Está particularmente indicado para quienes tienen adiposidades, pero no muestran un elevado nivel de sobrepeso.

Actualmente, la criolipólisis es uno de los métodos más utilizados para moldear el cuerpo. Destaca porque es un procedimiento no invasivo que emplea solo el frío y un sistema de vacío para alcanzar sus propósitos. Además, tiene notable eficacia.

Este procedimiento debe llevarse a cabo en un centro especializado y con personal altamente cualificado. Aunque básicamente no implica riesgos ni tiene efectos secundarios, requiere de conocimientos y pericia para que se aplique de manera adecuada.

¿Qué es la criolipólisis?

reducir grasa abdominal

La criolipólisis se define como un procedimiento dermatológico no invasivo para eliminar el exceso de grasa corporal mediante la aplicación de frío. Ha probado tener gran eficacia para reducir las capas de grasa, sin deteriorar la piel o los tejidos circundantes.

Este método fue desarrollado por científicos del Massachusetts General Hospital y de la Universidad de Harvard, en Boston (Estados Unidos). El objetivo de este tratamiento es destruir las células grasas, o adipocitos, bajando su temperatura hasta que se descompongan y sean eliminadas.

El procedimiento no está indicado para personas obesas, sino para quienes tienen grasa acumulada en zonas específicas del cuerpo. Se aplica principalmente en el abdomen, las piernas, la cadera y las rodillas. La grasa se elimina en pequeñas cantidades, durante un periodo relativamente largo de tiempo, que puede ir de dos a cinco meses.

La criolipólisis nació como un método alternativo a la liposucción y a la lipólisis láser. Tiene efectos similares, pero es mucho más seguro. El método no es eficaz en personas sedentarias o que lleven una dieta inconveniente.

¿Cómo funciona?

Las células grasas tienen una gran cantidad de ácidos grasos y esto las hace muy sensibles al frío. Cuando son sometidas a congelación quedan cristalizadas o ‘heridas de muerte’, por así decirlo. Luego van pereciendo poco a poco y son eliminadas por la orina.

Si una persona mantiene una dieta adecuada y hace ejercicio regularmente, no vuelve a acumular grasa en la zona tratada, ya que los adipocitos no se reproducen espontáneamente. Por eso, este método es muy eficaz, siempre que se cumplan esas condiciones.

El tratamiento es indoloro, ya que la misma aplicación de frío adormece la zona a tratar. Se estima que en una sola sesión se puede eliminar entre el 15 y el 40 % de la zona donde se aplica. Los primeros cambios se perciben tres semanas después de la primera intervención. Solo se puede tratar una zona a la vez y el número de sesiones depende de las características individuales.

Quizá te interese: ¿Por qué las dietas funcionan en algunas personas y no en otras?

El procedimiento

Criolipólisis

Antes de llevar a cabo la criolipólisis, un especialista debe determinar si este tratamiento es el adecuado para el caso particular de cada persona. Durante la valoración, se hará una medición de la grasa acumulada para establecer el rango de temperatura que se debe emplear.

Cada sesión de criolipólisis dura entre una y dos horas. No hay necesidad de anestesia y el paciente puede estar sentado; no es necesario que se mantenga quieto mientras se aplica el procedimiento. Lo primero que se hace es poner una toallita de varias capas sobre la zona a tratar, como medio de protección.

Después, la misma zona se coloca sobre la máquina y se inicia un proceso de succión, al tiempo que se inicia la congelación de los adipocitos. Al terminar, el encargado debe hacer un masaje para desintegrar los cristales de grasa congelados, que luego serán eliminados por el organismo. Lo usual es que se hagan entre una y tres sesiones, con intervalos de un mes entre una y otra.

Lee también: Inflamación celular y obesidad

Beneficios y contraindicaciones

La criolipólisis tiene grandes ventajas frente a otros procedimientos, comenzando por el hecho de que no requiere anestesia y no implica incisiones, ni uso de agujas. Así mismo, no daña la piel y permite una recuperación rápida después de cada sesión. Además, los resultados son permanentes.

Los efectos secundarios de este procedimiento son mínimos. Básicamente, incluyen el enrojecimiento de la piel en la zona tratada y sensación de tirantez después de terminar cada sesión. Solo en pocos casos hay hematomas, hormigueo, adormecimiento o calambres.

Como ya se anotó, este procedimiento no es adecuado para personas obesas o con grandes acumulaciones de grasa. Tampoco es recomendable para mujeres embarazadas o lactantes, enfermos con patologías crónicas o menores de edad. No es aconsejable aplicar este método durante la menstruación.

  • Manzur, F., Alvear, C., & Alayón, A. N. (2010). Adipocitos, obesidad visceral, inflamación y enfermedad cardiovascular. Revista Colombiana de cardiología, 17(5), 207-213.
  • Ramírez-Guerrero, J. A. (2007). Liposucción. Consideraciones anestésicas y perioperatorias. Revista Mexicana de Anestesiología, 30(4), 233-241.
  • Ferraro, G. M., Torreiro, A., & Lafrenz, M. (2017). Criolipólisis plana: efectos sobre el tejido adiposo en el área subumbilical de 38 pacientes. Observaciones clínicas de su aplicación. Revista argentina de dermatología, 98(1), 2-12.