Crispy cheddar chicken

Lo importante de esta receta es que quede crujiente. No obstante, podemos variar los ingredientes del rebozado, como cereales o semillas, para conseguir diferentes texturas y sabores

El crispy cheddar chicken o el pollo crujiente con queso cheddar es un delicioso pollo empanado en galletas tipo “crakers”, con una salsa de nata y servida con queso cheddar y perejil. ¿Qué te parece?… Una receta que sin duda no deja indiferente a nadie.

Receta de crispy cheddar chicken

Ingredientes:

Para el pollo:

  • 4 pechugas de pollo
  • 1 paquete de galletas saladas
  • Medio vaso de leche
  • 300 g de queso cheddar rallado
  • Pimienta
  • Perejil picado fresco o seco
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:

  • 1/2 pastilla de caldo de pollo
  • Un brick de nata
  • Medio vaso de leche
  • Una pizca de pimienta molida

Utensilios:

  • 1 sartén
  • 1 paleta de sartén
  • 1 trituradora o una bolsa y un rodillo
  • 3 platos

Preparación:

palitos de pollo con queso

  • Muele las galletas con una trituradora o en una bolsa de plástico con cierre hermético con un rodillo.
  • Pon cada ingrediente: la leche, las migas de galletas y el queso rallado en tres platos.
  • Pasa cada pechuga de pollo por leche, queso y las migas de galletas (por este orden)
  • Fríe cada pechuga en una sartén con abundante aceite de oliva caliente.
  • Prepara la salsa. No tienes más que poner la nata en una sartén con media pastilla de caldo de pollo desmenuzada.
  • Cuando empiece a hervir, añade un chorrito de leche y las pechugas de pollo.
  • Deja que cueza un poquito.
  • Sirve con queso rallado cheddar y perejil encima de cada pechuga regada con la salsa.
  • Variante: Si quieres antes de empanar la pechuga, pon el queso cheddar entre dos pechugas finitas y pasa por la leche, el queso y las galletas. Fríe y haz la salsa.

Datos de interés

  • Puedes hacer una salsa exprés con un sobre de crema de pollo. Cuando la tengas lista añádele una cucharada de mantequilla, un chorrito de nata y otro de leche.
  • Como guarnición te recomendamos arroz , patatas cocidas o puré de patatas.
  • Si le quieres dar un punto picante, añade una guindilla a la salsa.
  • Si no te gusta el queso cheddar lo puedes sustituir por queso manchego tierno.
  • Este crujiente pollo queda delicioso cortado en tiras y como ingrediente en una ensalada.
  • Si quieres aligerar las calorías de este plato, utiliza una nata y un queso manchego blando bajos en materia grasa, leche desnatada y pon una servilleta de papel en la bandeja donde estás colocando las pechugas ya fritas para que absorban el aceite.

Otras formas de hacer el “crispy”:

En cualquiera de estas variantes pasa las pechugas por huevo y:

  • Copos de maíz y harina.
  • Maíz machacado.
  • Almendras o nueces machacadas.
  • Harina de arroz.
  • Pan rallado, almendra molida y semillas tostadas de sésamo.
  • Harina de trigo, harina de arroz, un poquito de miel y un botellín de cerveza (este rebozado no lleva huevo)
  • Si quieres le puedes poner a cada uno de estos rebozados, hierbas provenzales u orégano.

Valores nutricionales de este plato:

bastones de pollo

El crispy chicken cheddar es un plato muy completo pero muy calórico, pero si controlas las cantidades que tomas, puedes mantener la línea disfrutando de un riquísimo plato lleno con un gran valor nutricional que te aporta:

  • Los beneficios de los cereales o frutos si haces el “crispy” con copos de maíz, harina de arroz o almendras molidas. Los cereales son ricos en fibra, hidratos de carbono y minerales. Los frutos secos son ricos en ácidos grasos omega 3, vitaminas y minerales entre los que destacan el potasio, magnesio, fósforo, vitamina E y vitaminas del grupo B. Tanto los cereales como los frutos secos cuidan de nuestra salud cardiovascular, además de ser una excelente fuente de antioxidantes.
  • Los beneficios de los lácteos gracias a la leche y la nata, son ricos en calcio, tan necesario para nuestros huesos.
  • Los beneficios que aporta una carne tan saludable como el pollo, una carne baja en grasas y rica en proteínas, vitaminas entre las que destacan las del grupo B: B3 que transforma el alimento en vitamina, la B6 que favorece la formación de glóbulos rojos y el buen funcionamiento del cerebro. La vitamina B1 que ayuda al funcionamiento del sistema nervioso, el corazón y el cerebro; la vitamina B2 beneficiosa para la piel, las uñas y el pelo. También contiene fósforo e hierro y potasio.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar