Cronodieta: ¿En qué consiste?

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
¿Conoces la cronodieta? Este modelo dietético promete reducir la incidencia de muchas enfermedades complejas. No obstante, todavía no es posible implementarlo con el nivel de precisión deseado.
 

La cronodieta es un modelo dietético que se basa en el principio de que la absorción y el metabolismo de los nutrientes varían según en el momento en el cual se ingieran. Muchas de las hormonas presentes en el organismo, encargadas de los procesos metabólicos, responden a un patrón de secreción circadiano. Por ejemplo, dependientes de la exposición a la luz solar.

Adecuar la alimentación al momento del día puede producir una serie de efectos beneficiosos sobre la salud a mediano y a largo plazo. Por este motivo, la crononutrición se está convirtiendo en una tendencia apoyada por la literatura científica y por los grandes expertos en la materia. Te contamos con detalle en qué consiste.

La cronodieta o qué alimentos ingerir según la hora

Durante las primeras horas de la mañana, el cuerpo está poco predispuesto al aporte de azúcares simples. Sin embargo, la mayor parte de los desayunos cuentan con grandes cantidades de carbohidratos en su composición. Esto podría resultar contraproducente para la salud, tal y como afirma una investigación publicada en la revista Current Nutrition Reports. 

Consumir carbohidratos en horarios inadecuados afecta de forma negativa la resistencia a la insulina y la presión sanguínea. Por este motivo, lo más recomendable es ingerirlos al mediodía. En este momento, el organismo presenta un mejor metabolismo de los mismos.

También se ha demostrado que el horario en el que se realiza la comida del mediodía importa en el impacto que la misma tiene sobre el cuerpo. Al parecer, almorzar antes de la 1:30 estimula la pérdida de peso en el marco de una dieta hipocalórica.

 

Del mismo modo, se aconseja que que la comida sea más voluminosa que la cena. Esto repercutiría en la composición y en el índice de masa corporal (IMC), lo que termina siendo un factor protector para patologías cardiovasculares y diabetes.

Mujer sostiene reloj de alimentos.
El horario de consumo de los alimentos es clave en el concepto de la cronodieta.

Para saber más: Lo que debes saber sobre los medicamentos para perder peso

La importancia de respetar los ritmos circadianos

Como comentábamos, la mayor parte de las hormonas responden a un patrón de secreción circadiano que varía en función de la hora del día. También se pueden ver influidas por la existencia de luz solar o artificial, así como por una situación de oscuridad.

Tener en cuenta los picos de síntesis de las hormonas a la hora de plantear la ingesta de alimentos y el tipo de productos consumidos podría prevenir el desarrollo de enfermedades complejas. También se postula, según un estudio publicado en International Journal of Obesity, que la carga genética del individuo resulta un factor diferencial a la hora de plantear una dieta basada en los horarios.

De este modo, es posible reducir la incidencia de la obesidad, del síndrome metabólico y de las enfermedades cardiovasculares ajustando la nutrición al momento del día. Es decir, mediante la cronodieta. No obstante, esto resulta tarea complicada en la actualidad, ya que la información con la que contamos al respecto es limitada.

 

Se necesitan ensayos más amplios y un conocimiento más extenso sobre el genoma humano para individualizar la nutrición y adaptarla al momento del día. En pocos años, con el avance de la tecnología, será posible establecer un protocolo de alimentación específico para cada individuo, basado en su respuesta a los nutrientes según los horarios.

También te puede interesar: Ritmos circadianos: ¿cómo influyen en nuestra salud?

Consejos generales sobre la cronodieta

A pesar de que la crononutrición responde a diferencias individuales, es posible ofrecer una serie de consejos generales enfocados en mejorar el estado de salud. Así, se podría plantear una cronodieta que resultase efectiva para un amplio porcentaje de la población:

  • Reducir la ingesta de carbohidratos a primera hora de la mañana, valorando la opción de establecer un protocolo de ayuno intermitente.
  • Comer temprano al mediodía.
  • Cenar antes de que se haga de noche.
  • Que el total de energía aportado por la comida del mediodía sea superior al aportado por la cena.
El reloj de la cononutrición.
Algunos consejos derivados de la crononutrición se pueden aplicar a gran parte de la población.

La cronodieta, un modelo innovador

Está claro que la cronodieta va a dar mucho que hablar en los próximos años, con el avance de la tecnología y del conocimiento. De momento, solo podemos realizar una serie de afirmaciones acerca de sus beneficios, sin ser capaces de establecer recomendaciones individuales.

 

Optimizar el momento de la ingesta de los nutrientes permite mejorar el estado de salud, ayudando a la prevención de patologías complejas y crónicas. Sobre todo, resulta crítico el momento del consumo de carbohidratos, además de la cantidad y del tipo de los mismos.

Algunos protocolos, como el ayuno intermitente, pueden englobarse dentro del concepto de la cronodieta, mejorando los resultados de la misma. Además, resultan positivos de cara a reducir el porcentaje de grasa corporal.

También son capaces de disminuir la resistencia a la insulina. Por este motivo, su implementación, junto a cambios en los horarios de las comidas, mejoran en general los factores de riesgo presentes en gran parte de la población.

 
  • Byun SS., Mayat ZK., Aggarwal B., Parekh N., et al., Quantity, quality, and timing of carbohydrate intake and blood pressure. Curr Nutr Rep, 2019. 8 (3): 270-280.
  • Lopez Minguez J., Gómez Abellán P., Garaulet M., Timing of breakfast, lunch and dinner. Effects on obesity and metabolic risk. Nutrients, 2019.
  • Xiao Q., Garaulet M., Scheer FAJL., Meal timing and obesity: interactions with macronutrient intake and chronotype. Int J Obes, 2019. 43 (9): 1701-1711.
  • Garaulet, M. "Ritmos circadianos y crononutrición." s leves 73.4 (2017): 255-257.
  • Coca, Cristina Domenech. Modulation of central neuroendocrine response to photoperiod by seasonal fruits and obesity. Diss. Universitat Rovira i Virgili, 2018.
  • Chamorro, Rodrigo, Rut Farias, and Patricio Peirano. "Regulación circadiana, patrón horario de alimentación y sueño: Enfoque en el problema de obesidad." Revista chilena de nutrición 45.3 (2018): 285-292.
  • Sutton, E. F., et al. "La alimentación restringida en el tiempo y temprana mejora la sensibilidad a la insulina, la presión arterial y el estrés oxidativo incluso sin pérdida de peso en hombres con prediabetes." Endocrinología y Diabetes 13.2 (2020): 76-77.