Crostata de melocotón

A la hora de preparar este postre, te recomendamos que te ayudes de unas varillas para mezclar bien todos los ingredientes y que no queden grumos que puedan arruinar el resultado

La crostata es un pastel dulce con un exterior crocante. Suele estar relleno de algún tipo de preparación con frutas, con una textura similar a la del flan, aunque también existen crostatas saladas, como aquellas que están rellenas de atún o de legumbres.

De cualquier forma, el sabor y texturas de este platillo te dejarán con ganas de más.

A continuación te enseñamos cómo preparar una crostata de melocotón.

Ingredientes

  • 450 gr de azúcar
  • Media cucharada de polvo para hornear
  • 200 g de harina
  • 60 g de mantequilla fría
  • 6 huevos grandes
  • El zumo de 1 limón
  • huevos
  • Una pizca de sal
  • 1 lata de melocotones en almíbar
  • 100 ml de agua
crostata crema de limon

Preparación

  • Te sugerimos empezar con la masa para esta receta.
  •  Tamiza en un recipiente hondo la harina, 300 gramos de azúcar y el polvo para hornear, mezclando bien todos los ingredientes.
  • Corta la mantequilla en cubos y adiciónala junto con la sal.
  • Para incorporar la mantequilla a los polvos es mejor que te ayudes de un tenedor. De esta forma, en la medida en que despedazas la mantequilla, esta se irá juntando con la harina.
  • Debes seguir mezclando hasta que todo quede bien incorporado.
  • Bate uno de los huevos en un bol pequeño y agrégalo a la mezcla anterior. Recuerda que debes revolver, pero no amasar.
  • Posteriormente deberás guardar la masa en la nevera, por lo menos, durante 15 minutos o hasta que tome consistencia. Una vez haya tomado cuerpo, amásala brevemente y estírala.
  • Divide la masa en dos partes.  Forra la base de un recipente para tartas con una parte y reserva la otra.
  • No olvides pinchar la masa con un tenedor para que no se suba y resérvala para utilizar luego.
  • Antes de pasar al relleno deberás precalentar el horno a 180° C.
  • Calienta el agua a fuego medio. Corta la mitad de los melocotones en cuadrados pequeños y échalos al agua junto con el zumo de limón.
  • Aprovecha para disolver los 150 gr de azúcar que te sobraron.
  • Coloca en esta mezcla el almíbar que viene con el melocotón, deja que pierda un poco de líquido y revuelve con frecuencia hasta que espese.
  • Una vez ha espesado retira la mezcla del fuego. Deja que se enfríe un poco y retira los trozos de melocotón.
  • Echa el almíbar encima de la masa que hemos preparado antes y recúbrela bien.
  • Puedes cortar rodajas de melocotón y ponerlas en el interior para que acompañen el almíbar.
  • Toma la bola de masa que has reservado y estírala ayudándote de un rodillo hasta que tenga aproximadamente un centímetro de espesor.
  • Ahora corta tiras de unos dos centímetros de ancho y acomódalas sobre el molde formando una rejilla.
  • Si quieres que esta quede brillante puedes darle pinceladas usando clara de huevo. Espolvoréale azúcar.
  • Una vez finalices la rejilla, puedes llevar al horno el molde y dejar que se cocine, por lo menos, durante 40 minutos o hasta que la masa esté dorada.
  • Cuando veas que ha dorado retírala del horno y deja que se enfríe completamente antes de desmoldar.
  •  Después podrás llevarlo a la mesa para servirlo como postre después de la comida o como un sabroso entredía.
crostata

Consejos adicionales

  • El motivo por el que recomendamos no amasar esta mezcla cuando incorporas el huevo es porque le haría perder la contextura y no nos servirá para hacer la crostata.
  • Recuerda sellar los bordes de las tiras que forman la rejilla con la masa que sobresale del fondo del molde.
  • Quedará mucho mejor sellada si utilizas un tenedor para unificar la masa.
  • Si deseas economizar el tiempo puedes usar masa quebrada de la que venden en el supermercado, aunque la que te proponemos no es muy difícil de preparar.
  • Una buena forma de saber que tu postre se encuentra listo será cuando veas que la rejilla dorada mientras el almíbar burbujea en su interior.

Imagen destacada cortesía de Maritè Toledo.