¿Cuál debe ser mi alimentación si tengo hipertiroidismo?

08 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa
La alimentación desempeña un papel importante en el manejo de los síntomas del hipertiroidismo. Por eso, una vez se detecta esta enfermedad, conviene hacer ajustes en la dieta. ¿Qué se debe tener en cuenta?
 

La alimentación debe ajustarse ante el diagnóstico de hipertiroidismo. La tiroides mide apenas unos 5 centímetros, pero un mal funcionamiento desencadena una gran variedad de síntomas. La razón es que esta pequeña glándula en forma de mariposa segrega unas hormonas que tienen acción directa en casi todas las funciones corporales.

Por eso, cuando sufre algún tipo de alteración, es necesario mejorar la dieta para modular su actividad y evitar complicaciones. ¿Qué es el hipertiroidismo? ¿Qué alimentos consumir y cuáles evitar? A continuación, resolvemos en detalle estos interrogantes.

¿Qué es el hipertiroidismo?

La tiroides es una glándula pequeña, situada en el cuello. Su función es la de segregar diferentes tipos de hormonas, algunas de las cuales son fundamentales para el organismo. Su buen funcionamiento es básico para la salud, pues estas hormonas afectan casi todas las células del cuerpo. En concreto, sus funciones incluyen lo siguiente:

  • Regulación del uso de la energía. 
 
  • Síntesis de proteínas.
  • Actividad enzimática.
  • Regulación de la temperatura corporal. 

El hipertiroidismo es un trastorno en el cual la glándula no produce hormona tiroidea con normalidad. En este caso, y por razones variadas, el problema es la secreción aumentada de hormonas T3 y T4. Dentro del mismo se han descrito distintas enfermedades como la enfermedad de Graves-Basedow, bocios multinodulares o adenomas tóxicos de tiroides.

Cuando aparece el hipertiroidismo, todas las funciones del cuerpo tienden a acelerarse. En consecuencia, aparecen una serie de síntomas como los mencionados a continuación:

  • Pérdida de peso.
  • Nerviosismo.
  • Dificultad para dormir.
  • Temblores.
  • Aumento de la sudoración.
  • Palpitaciones. 

En caso de padecer alguna enfermedad de la tiroides, como el hipertiroidismo, es necesario acudir donde el médico o endocrinólogo para pautar el tratamiento que mejor se adapte a cada situación particular.

¿Qué es el hipertiroidismo?
En el hipertiroidismo, la glándula tiroides segrega hormonas de manera excesiva. Por eso, varias funciones del cuerpo resultan alteradas.
 

Descubre: 6 signos para identificar si tienes problemas de tiroides

La alimentación en el hipertiroidismo

Como señalan los expertos de British Thyroid Foundation, no existe un protocolo de dieta para las enfermedades de la glándula tiroides. Sin embargo, mantener una buena alimentación es fundamental, ya que ayuda a controlar los síntomas y a mejorar la calidad de vida.

Distintos nutrientes desempeñan un papel relevante en la función de la glándula y la secreción normal de hormonas. Los principales son el yodo y el selenio, aunque también se estudian otros contenidos en alimentos como los crucíferos o la soja.

Tenerlos en cuenta es importante pues se traduce en un mejor estado de salud. No hay que olvidar que el hipertiroidismo es una enfermedad que, una vez diagnosticada, durará toda la vida.

Así, según el médico especialista Óscar Vidal, existen dos aspectos que hay que tener en cuenta:

  • Mantener una dieta baja en aquellos alimentos que ayudan a producir la hormona tiroides, como el yodo. 
 
  • Potenciar otros nutrientes con capacidad antioxidante, que permiten regenerar células sanas. Este es el caso del selenio.

¿Cómo controlar la cantidad de yodo?

En la alimentación para hipertiroidismo hay que vigilar los niveles de yodo, ya que este participa en la producción de hormonas de la tiroides. Es necesario hacer un consumo racional, pues es muy difícil eliminarlo del todo.

Las principales fuentes de yodo en la alimentación son las siguientes:

  • Sal yodada.
  • Alimentos marinos como algunos pescados, el marisco o las algas. 
  • Productos lácteos. 
  • Yema de huevo.
  • Algunos cereales y granos.

Además, los alimentos de la familia de las crucíferas (como el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas) contienen un principio que inhibe la absorción del yodo por parte de la glándula tiroides.

La importancia del selenio en la dieta para el hipertiroidismo

El selenio es uno de los nutrientes con una relación más estrecha con la glándula tiroides. En una revisión de literatura científica se establece el rol concreto que tiene este oligoelemento en su funcionamiento.Este se encuentra depositado en muchos tejidos corporales, destacando sobre todo la glándula tiroides, donde se encuentra en forma de selenoproteínas. 

 

Este tipo de proteínas tienen una acción antioxidante muy importante, por lo que se puede afirmar que el selenio contribuye a una actividad protectora de la tiroides y de la mejora de la salud en general.

Algunos especialistas analizan la suplementación de selenio en la enfermedad de Graves. Sin embargo, este nutriente también se puede obtener a través de la dieta. Lo encontramos en alimentos como el salmón, los granos enteros o los huevos. Pero, sin duda, la mayor fuente son las nueces de Brasil.

Una ración de dos o tres nueces de esta variedad ya aporta más cantidad de las necesidades diarias recomendadas.

La importancia del selenio en la dieta para el hipertiroidismo
Los alimentos como las nueces de Brasil son abundantes en selenio. Por eso, son apropiadas en caso de hipertiroidismo.

Descubre los Oligoelementos: ¿qué son y por qué son importantes?

Hipertiroidismo y vitamina D

Como ya comentamos, las hormonas de la tiroides tienen efectos sobre un gran número de células y funciones del cuerpo. Entre estos están los huesos, que pueden verse debilitados si el hipertiroidismo no se trata de manera adecuada.

 

Pero además, como señalan desde la British Tyroid Foundation, en las analíticas de personas que padecen esta enfermedad se observan niveles bajos de vitamina D, aunque es necesaria más investigación para saber cuál es la causa y sus posibles consecuencias.

Lo que queda claro es que no está de más poner especial atención a la vitamina D, y reforzar todos los hábitos que son positivos para la salud músculo-esquelética. Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Hacer ejercicio físico de forma regular y realizar alguna actividad que refuerce la musculatura.
  • Tomar el sol durante diez minutos al día. Es necesario aprovechar las horas del día en las que el sol no es demasiado fuerte para evitar sus efectos adversos.
  • Consumir alimentos con vitamina D, calcio y fósforo para un estado óptimo del esqueleto. Estos se encuentran en los lácteos, el pescado azul, las almendras, los garbanzos, las verduras y las semillas. 

Una buena alimentación en el hipertiroidismo es básica para el éxito del tratamiento

 

La tiroides hiperactiva es una enfermedad derivada de un mal funcionamiento de las hormonas tiroideas. Aunque el tratamiento principal es farmacológico o quirúrgico, no se puede dejar de tener en cuenta una alimentación especial para el hipertiroidismo. 

Seguir una dieta equilibrada y saludable, y poner atención a los alimentos con yodo y selenio, es clave para acompañar el tratamiento con fármacos y asegurar una mejor calidad de vida.

 
  • De Leo S, Lee SY, Braverman LE. Hyperthyroidism. Lancet. 2016;388(10047):906-918. doi:10.1016/S0140-6736(16)00278-6
  • American Thyroid Association. Hipertiroidismo. 2014.
  • Babiker A. et al.  The role of micronutrients in thyroid dysfunction. Sudan J Paediatr. 2020;20(1):13-19.
  • Benvenga S. et al. Nutraceutical Supplements in the Thyroid Setting: Health Benefits beyond Basic Nutrition. Nutrients. Setiembre 2019;11(9):2214.
  • Gaitan E. Goitrogens. Bailliere's clinical endocrinology and metabolism. Agosto 1988. 2(3):683-702.
  • Gorka J. et al. Metabolic and clinical consequences of hyperthyroidism on bone density. Int J Endocrinol. Julio 2013. 2013:638727.
  • Leung A.M, Braverman L.E. Consequences of Excess Iodine. Natural Reviews Endocrinology. Marzo 2014. 10(3):136-42.
  •  O’Kane S. M et al. Micronutrients, iodine status and concentrations of thyroid hormones: a systematic review. Nutrition Reviews. Junio 2018. 76 (6): 418–431
  • Ventura M. et al. Selenium and Thyroid Disease: From Pathophysiology to Treatment. International Journal of Endocrinology. Enero 2017.