Cuál es el cepillo de dientes adecuado y cómo elegirlo

Es importante que, aunque no esté desgastado, cambiemos nuestro cepillo dental cada tres meses para evitar la proliferación de bacterias y otros microorganismos que puedan afectar a nuestra salud bucodental.

Elegir un cepillo de dientes adecuado es fundamental para poder tener una buena higiene bucal. De lo contrario, podríamos tener serios problemas de salud como el desarrollo de caries y otro tipo de infecciones, además de poder llegar a perder algunas piezas dentales o sufrir ciertos problemas incómodos como la halitosis o el mal aliento.

Hoy en día nos puede resultar complicado elegir un cepillo de dientes por la cantidad de opciones que tenemos disponibles en el mercado. Por lo tanto, a continuación, te queremos ayudar a saber cuál es el cepillo de dientes adecuado y cómo elegirlo.

El cepillo de dientes adecuado

cepillo de dientes

Para saber cuál es el cepillo adecuado, lo mejor es visitar a un dentista. Él sabrá nuestras necesidades y nos recomendará la mejor opción. Sin embargo, nosotros también podemos tomar una decisión.

En todo caso, lo más importante es optar por un cepillo de dientes que se ajuste al tamaño de nuestra boca. Asimismo, es importante saber si tenemos algún padecimiento. Si es así, tendremos que ser más específicos.

Por otra parte, actualmente existen en el mercado diversas opciones. Por ejemplo, cepillos que incorporan limpiadores de mejillas y lengua o cepillos eléctricos. Si deseamos comprar un cepillo eléctrico, te recomendamos que compres marcas para así escoger el que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Este tipo de cepillos son de gran ayuda para personas que, por algún motivo, tienen problemas para cepillarse por sí mismos.

Tipos de cepillo de dientes

Como bien sabemos, el cepillo de dientes es un instrumento de higiene oral que nos ayuda a limpiar la boca. Suelen ser de forma recta con cabeza del cepillo compuesta por cerdas perpendiculares, que ayuda a limpiar las zonas difíciles de alcanzar.

Lee: 5 ingredientes que debes evitar en tu pasta de dientes

Una buena limpieza bucal es necesario el cepillado de los dientes con pasta de dientes más enjuague bucal e hilo dental. Por otra parte, podemos encontrar varios tipos de cepillos de dientes:

  • Manuales.
  • Eléctricos.
  • Duros: las cerdas son más fuertes y rígidas. Se recomiendan para bocas sanas y bien cuidadas ya que no son tan sensibles. Te recomendamos no ejercer mucha presión en el cepillado ya que puedes dañar las partes blandas, como la encía, y el esmalte.
  • Medio: se suele recomendar para personas con buena salud bucodental pero que no aguantan la presión de las cerdas más duras.
  • Suave: los cepillos con las cerdas más blandas. Producen menos fricción

Cómo elegir un cepillo de dientes

Cepillar los dientes

Para elegir el mejor cepillo de dientes, además de que se ajuste a nuestra boca y necesidades, también podemos tener en cuenta algunas otras características que son importantes. De esta manera, obtendremos mejores resultados cuando nos limpiemos los dientes.

Aspectos a tener en cuenta para elegir un cepillo de dientes

  • La mayoría de los especialistas sugieren que lo mejor es elegir un cepillo de dientes de textura mediana. Es decir, un cepillo cuyas cerdas no sean duras ni muy blandas. De esta manera protegeremos nuestros dientes, especialmente su esmalte. Sin embargo, si te gustan más los duros o los blandos, no hay problema en elegirlos. Es más cuestión de gustos.
  • Te recomendamos escoger un cepillo de dientes de cabeza pequeña o mediana; evita los grandes. La razón por la cual te damos este consejo es que, evidentemente, con un cepillo de cabeza pequeña tendremos la posibilidad de limpiar mejor cada rincón de nuestra boca y dientes, llegando a zonas que de otra forma no podríamos.

Quizás te interese leer: ¿Qué pasa en tu boca cuando salen las muelas del juicio?

  • En cuanto al mango, lo mejor es un cepillo de dientes que sea antiderrapante. Esto nos asegurará mejor control.
  • Por su parte, los cepillos flexibles son también buenos, ya que de esta manera lograremos limpiarnos mejor cada rincón de la boca.
  • Las cerdas del cepillo que elijamos pueden tener características distintas. Es decir, pueden ser onduladas, rectas, ligeramente curvas, etc. Esto lo podemos decir con ayuda de nuestro dentista. Asimismo, no hay ningún problema si nos decidimos por algún cepillo que tenga limpiador de mejillas y lengua.
  • Debemos de cambiar o sustituir nuestro cepillo de dientes cuando este tenga las cerdas desgastadas o en mal estado. Si se encuentran bien, lo mejor sería hacerlo cada tres meses. De esta manera puedes evitar la acumulación de gérmenes.
  • Profeco, P. federal del consumidor. (2003). Pastas Dentales. Revista Del Consumidor.
  • Marcano, C. (1981). El cepillo de dientes en la ecologia de Candida albicans. Mycopathologia. https://doi.org/10.1007/BF00437155
  • Túñez Bastida, F., Fernández Camiñas, J. A., & Machín Fernández, A. J. (2005). Conocimientos, hábitos y perceptión de salud bucodental en escolares de un área rural de Lugo. Atencion Primaria. https://doi.org/10.1157/13079875