Cuál es el cepillo de dientes adecuado y cómo elegirlo

Es importante que, aunque no esté desgastado, cambiemos nuestro cepillo dental cada tres meses para evitar la proliferación de bacterias y otros microorganismos que puedan afectar a nuestra salud bucodental

Una buena higiene bucal es imprescindible. De lo contrario podríamos tener serios problemas de salud, perder algunas piezas dentales o sufrir ciertos padecimientos incómodos como la halitosis o el mal aliento. Es por ello que elegir un cepillo de dientes adecuado es muy importante, sobre todo en la actualidad, cuando las opciones al respecto son muy amplias. Por lo tanto, a continuación te ayudamos a saber cuál es el cepillo de dientes adecuado y cómo elegirlo.

El cepillo de dientes adecuado

Para saber cuál es el cepillo adecuado, lo mejor es visitar a un dentista. Él sabrá nuestras necesidades y nos recomendará la mejor opción. Sin embargo, nosotros también podemos tomar una decisión. En todo caso, lo más importante es optar por un cepillo de dientes que se ajuste al tamaño de nuestra boca. Asimismo, es importante saber si tenemos algún padecimiento. Si es así tendremos que ser más específicos.

Por otra parte, actualmente existen en el mercado diversas opciones. Por ejemplo, cepillos que incorporan limpiadores de mejillas y lengua o cepillos eléctricos. Si deseamos comprar un cepillo eléctrico, la recomendación es comparar marcas para así escoger el que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Este tipo de cepillos son de gran ayuda para personas que, por algún motivo, tienen problemas para cepillarse por sí mismos.

Cómo elegir un cepillo de dientes

Cepillar los dientes

Para elegir el mejor cepillo de dientes, además de que se ajuste a nuestra boca y necesidades, también podemos tomar en cuenta algunas otras características que son importantes. De esta manera obtendremos mejores resultados cuando limpiemos nuestros dientes, además de que evitaremos estar cambiando a cada rato nuestro cepillo. Es así que a continuación te sugerimos algunas cosas que debes tomar en cuenta al respecto.

  • La mayoría de los especialistas sugieren que lo mejor es elegir un cepillo de dientes de textura mediana. Es decir, un cepillo cuyas cerdas no sean duras ni muy blandas. De esta manera protegeremos nuestros dientes, especialmente su esmalte.
  • Lo mejor es escoger un cepillo de dientes de cabeza pequeña o mediana; evita los grandes. Esto es así porque, evidentemente, con un cepillo de cabeza pequeña tendremos la posibilidad de limpiar mejor cada rincón de nuestra boca y dientes, llegando a zonas que de otra forma no podríamos.
  • En cuanto al mango, lo mejor es un cepillo de dientes que sea antiderrapante. Esto nos asegurará mejor control y seguridad, ya que en ocasiones un cepillo que se nos resbale o escape de las manos nos puede provocar alguna lesión en la boca. Por su parte, los cepillos flexibles son también buenos, ya que de esta manera lograremos limpiarnos mejor cada rincón de nuestra boca.
  • Las cerdas del cepillo que elijamos pueden tener características distintas. Es decir, pueden ser onduladas, rectas, ligeramente curvas, etc. Esto lo podemos decir con ayuda de nuestro dentista. Asimismo, no hay ningún problema si nos decidimos por algún cepillo que tenga limpiador de mejillas y lengua.
  • Finalmente, debemos de cambiar o sustituir nuestro cepillo de dientes cuando este tenga las cerdas desgastadas o en mal estado. Si se encuentran bien, lo mejor sería hacerlo cada tres meses. De esta manera puedes evitar la acumulación de gérmenes.
Categorías: BellezaBuenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar