¿Cuál es la manera más saludable de consumir pavo?

Maite Córdova Vena · 17 diciembre, 2018
Incluir la carne de pavo dentro de una alimentación balanceada nos ayudará a gozar de buena salud y a variar nuestro recetario.

Podemos consumir pavo de diversas maneras.Desde sándwiches sencillos hasta ensaladas veraniegas. Por ello, resulta ser una de las primeras opciones a la hora de disfrutar de comidas rápidas y fáciles de preparar, además de ligeras y frescas.

Siempre y cuando mantengamos una dieta balanceada y, ante cualquier duda, consultemos con el médico o el nutricionista, podremos brindarle al organismo todo lo que necesita de la forma adecuada y así, gozar de buena salud.

Como todos sabemos, mantener buenos hábitos de vida es esencial para el bienestar. La alimentación juega un papel realmente importante y por ello es indispensable llevarla con responsabilidad.

La pechuga de pavo sin grasa y reducida en sal de El Pozo BienStar es una buena opción para preparar comidas sencillas, saludables y ligeras.

La pechuga de pavo de El Pozo BienStar

La pechuga de pavo es un elaborado cárnico cocido y optimizado a nivel nutricional que puede ofrecer ventajas respecto a productos similares de la misma categoría. Podemos destacar lo siguiente:

  • Esta pechuga de pavo es reducida en sal. Contiene 1,1 gramos de sal por cada 100 gramos de producto. Si la comparamos con una pechuga de pavo tradicional, la reducción mínima de sal es del 25 %
  • Es ligera. A diferencia de otros productos similares, esta pechuga cuenta con apenas 0,5 gramos por cada 100 gramos de producto.
  • Bajo contenido de azúcares. Solamente aporta 1,6 gramos de azúcar por cada 100 gramos.
  • Al no tener fécula, no es un fiambre, sino una pechuga de pavo cocida. Por ende, este alimento no contiene almidón. Por otra parte, no contiene lactosa.
  • Podemos incluirla en diversas recetas, todas igualmente de deliciosas y aptas para toda la familia.

Por estas razones, la pechuga de pavo El Pozo BienStar es una buena alternativa al momento de cocinar. Ahora bien, ¿cómo podemos incluirla en nuestra dieta más a menudo?

Se pueden incluir en ensaladas mixtas, en los rellenos de las fajitas, en sándwiches, en una lasaña, en un delicioso ratatouille, en una tortilla y mucho más.

Como ves, todas son alternativas válidas para un día común, cuando tienes que inventar algo rico y saludable para luego continuar con las actividades del día. Si deseas conocer otras recetas saludables, puedes visitar el sitio de: El Pozo BienStar.

¿Consumir pavo brinda beneficios?

Como mencionamos antes, el pavo es una de las carnes magras con menor contenido graso y mayor composición de agua. Esto quiere decir que es un alimento bajo en calorías, que podemos consumir en una dieta equilibrada, para mantener un peso saludable.

No podemos obviar su consistencia ligera y rico sabor. Se trata de un alimento versátil que podemos incluir en nuestras comidas fácilmente.

El nutricionista Aitor Sánchez, opina que el pavo no es un alimento tan saludable como se ha llegado a afirmar. Esto no quiere decir que deba eliminarse de la dieta, sino que no es necesario incluirlo con regularidad en la dieta. Es una opción más para preparar comidas, pero no la «mejor».

Adicionalmente, recomienda elegir la pechuga de pavo que, entre sus ingredientes, tenga el mayor porcentaje de pavo posible.

De acuerdo con este criterio, consumir pavo, porque nos gusta su sabor o porque queremos disfrutar de una comida diferente es válido. Pero no es necesario hacerlo a diario o con regularidad, pues no es un alimento indispensable para la salud.

Recomendaciones

En definitiva, una dieta balanceada será el mejor componente central para gozar de buena salud, pero debe acompañarse por otros hábitos de vida para así poder potenciar sus efectos.

Dentro de los mejores hábitos saludables que podemos incorporar a nuestro estilo de vida se encuentra la actividad física. En este sentido, está comprobado científicamente que ejercitarse unos 30 minutos al día como mínimo, constituye un gran beneficio para la salud.

Salir a diario a caminar o correr, disfrutar de una sesión de zumba o cualquier otro baile, nadar, pasear en bicicleta, hacer yoga o cualquier deporte de nuestra preferencia, nos beneficiará tanto a corto como a largo plazo.

Finalmente, es importante destacar que, en caso de tener dudas acerca de nuestra alimentación es importante que consultemos con el médico antes de realizar cualquier modificación en nuestro estilo de vida. El profesional será el más indicado para ofrecernos consejo acerca de cómo proceder. En definitiva, vale la pena hacer el esfuerzo por cuidarse.