Cuáles son las grasas saludables que no pueden faltar en tu dieta

Del mismo modo que las grasas saturadas no son nada sanas para nuestro organismo, las grasas saludables no deberían faltar en nuestra dieta.

A continuación te dejamos un listado con el tipo de grasas saludables que no deberían jamás faltar en tu alimentación.

Y es que hay que tener en cuenta que las grasas son un tipo de nutriente, así que constituyen una excelente fuente de energía para ayudar al cuerpo a absorber vitaminas, así como a regular los niveles de colesterol.

La clave está en saber regular la alimentación y aportar a nuestro organismo buenas grasas y dejar de lado las grasas trans, que son más perjudiciales para nuestra salud.

Tipos de grasas

Tipos de grasas

Dentro de los tipos de grasas que podemos encontrar en la alimentación están las grasas saturadas. Estas se encuentran en alimentos como la mantequilla, el queso o el aceite de palma.

Este tipo de grasa sí puede provocar un aumento del colesterol LDL, considerado como el colesterol malo. Este colesterol contribuiría a formar placas que obstruyen las arterias.

Todo esto haría que aumentara el riesgo de padecer enfermedades como obesidad, diabetes, hipertensión o cardiopatías.

Por otra parte encontramos las grasas trans. Estas grasas se forman a partir del aceite vegetal. En concreto, cuando este aceite se endurece durante un proceso llamado hidrogenación.

Se pueden encontrar en comidas fritas o en la repostería.

Este tipo de grasas lo que hacen es provocar un aumento del llamado colesterol malo (LDL). Esto lo que hace es que disminuya la cantidad de colesterol HDL, que es el conocido como “bueno”, que tenemos en nuestro organismo.

El colesterol malo aumentar la posibilidad de sufrir enfermedades de corazón, derrames cerebrales, diabetes, etc.

Estas grasas son bastante perjudiciales, según un estudio llevado a cabo en 2006, por cada 2% de calorías de grasas trans consumidas a diario, el riesgo de enfermedades cardíacas aumenta en hasta un 23%.

También, como decimos, están las grasas saludables. Dentro de este tipo de grasas cabe decir que están las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas.

Lo más recomendable es añadirlas en nuestra alimentación si lo que queremos es reemplazar las grasas saturadas y trans de la dieta.

¿Quieres conocer más? Lee: Torta de banana y ron con glaseado de queso crema

Grasas poliinsaturadas

Grasas poliinsaturadas

Las grasas poliinsaturadas son fundamentales para construir las membranas de las células, además de la cobertura de los nervios. Son un tipo de grasa necesaria para que se produzca el movimiento muscular y la coagulación de la sangre.

Este tipo de grasas lo podemos encontrar en alimentos de origen vegetal como las nueces, las semillas de calabaza o girasol y determinados pescados como el salmón.

Estas grasas pueden contribuir a reducir el colesterol malo (LDL) que puede causar obstrucción o bloqueo de las arterias. Todo esto haría que el riesgo de padecer de enfermedades del corazón también disminuyera.

Las grasas poliinsaturadas son las que incluyen ácidos grasos esenciales para el crecimiento de las células del cuerpo, además del buen funcionamiento cerebral.

Aquí encontramos los ácidos grasos omega 3 y omega 6. Estos ácidos no se producen de manera natural, por lo que debemos incorporarlos a través de los alimentos.

Los ácidos omega 3 pueden ayudar a:

  • Reducir los triglicéridos
  • Reducir el riesgo de padecer arritmia
  • Disminuir el colesterol malo (LDL)
  • Reforzar las defensas
  • Disminuir la presión arterial
  • Impedir la acumulación de placa en las arterias

En cuanto a los ácidos grasos omega 6, ayudan a controlar el azúcar en la sangre y a bajar la presión arterial.

Visita este artículo: Beneficios de consumir salmón y una receta que te encantará

Grasas monoinsaturadas

Aguacate

Las grasas monoinsaturadas están presentes en alimentos de origen vegetal como pueden ser las nueces, los aguacates y aceites vegetales como el de oliva. Aquí encontramos el ácido omega 9.

Entre los beneficios que pueden ofrecer este tipo de grasas están ayudar a reducir el nivel de colesterol malo (LDL) y así también minimizar las posibilidades de padecer cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

Este tipo de grasas ayuda a regular la cantidad de azúcar en sangre, sobre todo en aquellas personas que tienen diabetes tipo 2.

También permiten preservar la salud de las células del cuerpo y aporta vitamina E, que fortalece la vista y el sistema inmunitario.

Las grasas monoinsaturadas, como decimos, están presentes en alimentos de origen vegetal como:

  • Frutos secos (nueces, almendras, maní)
  • Aceitunas
  • Aguacate o palta
  • Mantequilla de cacahuete
  • Aceites vegetales (como el de oliva o canola)
Te puede gustar