Cuáles son los aportes de una dieta ácido-alcalina

1 junio, 2018
Llevar una dieta ácido-alcalina tiene múltiples beneficios y te los mostramos en este artículo.

La dieta alcalina es un tipo de alimentación muy de moda. Esta se basa en favorecer el consumo de alimentos que puedan influir en el pH del organismo. Variante de esta alimentación, está la dieta ácido-alcalina, centrada en equilibrar el consumo de productos ácidos y alcalinizantes.

En contra de la dieta alcalina

Seguir una dieta exclusivamente alcalina tiene ciertos inconvenientes. Algunos de ellos son los siguientes:

  • La dieta alcalina no desintoxica ni depura nuestro organismo. Como mucho, nos hará ir al baño con más regularidad y con heces más consistentes.
  • Los quesos ni los yogures deben ser ingeridos, o al menos no habitualmente, puesto que son productos ácidos. Se puede vivir sin lácteos, pero no debemos olvidar que no son malos y aportan vitaminas liposolubles, elementos probióticos y calcio entre otras muchas cosas.
  • La dieta alcalina asegura que comer carne, pescado o huevos es contraproducente para el pH alcalino. Sin embargo, esto no está en absoluto demostrado, por mucho que tampoco sea recomendable abusar de ellos.
Dieta alcalina.

Para reducir este tipo de desventajas y evitar problemas derivados de una alimentación incorrecta, surge la dieta ácido-alcalina. Este tipo de pautas tratan de evitar los inconvenientes de la dieta alcalina, para así equilibrar el pH del organismo y ayudar a una alimentación más sana.

Cómo seguir una dieta ácido-alcalina

Para poder seguir este tipo de alimentación, será importante seguir algunos consejos, como los siguientes:

1. No centrarse en alimentos ácidos

Carne y pasta, o pescado y arroz, con un bizcocho como postre y café, no es un menú recomendable. Esto se debe a que se halla compuesto por entero de alimentos acidificantes. Lo mismo puede decirse de una comida de pasta y salsa de tomate acompañada de un postre azucarado.

Al añadir a estas comidas una buena cantidad de verduras en forma de ensaladas, o bien crudas o cocidas, el aporte de alcalinos alimentarios compensaría, al menos en parte, el de ácidos.

Verduras y frutas.

Estas verduras se encuentras a veces presentes en otras comidas. Sin embargo, por lo general, existen en cantidades tan reducidas que su efecto es inapreciable.

Te interesa leer: Dieta alcalina ¿por qué están tan de moda?

2. Mayor cantidad de alcalinos que de ácidos

Será importante que la proporción entre los alimentos productores de base -o alcalinos- y los alimentos productores de ácidos debe siempre inclinarse a favor de los alimentos alcalinizantes.

De esta manera, los ácidos podrán ser neutralizados a nivel intestinal o tisular, sin que el cuerpo tenga necesidad de recurrir a las reservas.

3. Favorecer los alcalinos en personas con acidez

Existen algunas personas que son metabólicamente débiles frente a los ácidos. Esto significa que su organismo no posee todos los recursos necesarios para neutralizarlos adecuadamente. A su vez, esta situación provoca el conocido malestar propio de la acidez.

Cuanto más agotado o débil se halla el organismo, menos reservas básicas tiene a disposición del sistema de equilibrado, y menos capaz es de oxidar los ácidos.

Introduciendo pocos ácidos , el organismo se alivia en sus esfuerzos por mantener el equilibrio ácido-básico.

Debes leer: ¡Cuidado con la carne roja!

4. Siempre se deben añadir alimentos alcalinos

Consumir exclusivamente fruta o yogur, o beber tan solo suero lácteo, está fuertemente desaconsejado, pues el aporte de ácido no es compensado por base alimentaria alguna, lo que obligará al cuerpo a extraerla de sus tejidos.

Acidez estomacal.

Los riesgos de transtornos por desmineralización consecuentes de esto son muy importantes. Estos serán, por otra parte, rápidamente experimentados por la persona afectada, en forma de disminución repentina de la vitalidad, irritación de los dientes, sensación de frío o dolores musculares.

5. No consumir alimentos ácidos con demasiada frecuencia

Una persona que padece debilidad metabólica frente a los ácidos, pero que se halla en equilibrio ácido-alcalino, puede hacer frente a un brusco aporte de ácidos. esto puede darse, por ejemplo, tras haber ingerido demasiada fruta.

Esto es así debido a que, tratándose de un acontecimiento único, el equilibrio ácido-alcalino no será puesto en peligro y no surgirá ningún transtorno de acidificación.

Con este tipo de dieta ácido-alcalina podemos evitar los posibles problemas derivados de seguir una dieta exclusivamente alcalina. De esta manera, el pH de nuestro organimo se verá más equilibrado, con una consecuente alimentación más sana.

Te puede gustar