¿Cuáles medicamentos nos pueden hacer engordar?

Ángela Aragón 30 diciembre, 2017
Para neutralizar a los fármacos que nos hacen aumentar de peso lo mejor es hacer ejercicio cardiovascular y tener una dieta equilibrada.

¿Estás engordando y no sabes por qué? Quizá sin saberlo estas consumiendo algún medicamento que tenga este efecto secundario. Es más frecuente de lo que parece.

En cualquier caso, y como siempre que se trata de algo tan delicado, no dejes de tomarlos sin antes consultar a tu médico. Hay formas de frenar el contratiempo sin poner en riesgo tu salud. Además, tu bienestar es más importante que la talla.

En este sentido, lo mejor es hacer ejercicio cardiovascular y tener una dieta equilibrada. Incluso, puedes acudir a un especialista en nutrición, este diseñará un régimen adecuado a tus circunstancias. Es una estrategia muy aconsejable, pues introducirá alimentos que te ayudarán a protegerte contra tu patología.

Dicho esto, vamos a ver cuáles son los fármacos más peligrosos para la báscula.

Qué medicamentos nos pueden hacer engordar

1. Los antihistamínicos

Los antihistamínicos

Las personas con alergias seguro que han oído hablar de ellos. Sirven para neutralizar los efectos de la histamina, responsable de la aparición de las mismas. De hecho, quienes las padecen de forma muy severa siempre van con ellos en el bolsillo.

Al tiempo que agradecen su existencia, muchos advierten que tras tomarlos durante unos meses, comienzan a ganar peso. Esto sucede porque la histamina reduce el apetito. Por tanto, estos medicamentos neutralizan dicho efecto, de forma que es mucho más difícil saciarnos.

Por tanto, lo deseable en este caso es ingerir alimentos que nos llenen, pero de bajo aporte calórico: verduras de hoja verde y frutas bajas en azúcar.

Ver también: Alimentos y medicamentos que no se deben consumir juntos nunca

2. Antidepresivos

Antidepresivos

No todos actúan de la misma forma. Los que nos preocupan más son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como el Prozac. Pero, ¿por qué sucede esto? Estos medicamentos nos pueden hacer engordar porque nos sentimos sin energía.

Cuando dicho fenómeno ocurre, el cerebro nos pide que hagamos algo para solucionarlo. Por ello, es habitual que tendamos a comer hidratos de carbono y productos con mucha glucosa. Si a esto le sumamos que se nos hace muy difícil mantener una actividad física durante mucho tiempo, los kilos están asegurados.

En consecuencia, debemos tener mucha fuerza de voluntad para contener esas apetencias y para hacer deporte.

3. Antihipertensivos

Antihipertensivos

Estamos ante una situación muy parecida a la de arriba. La función de estas terapias es aminorar la presión con la que el corazón bombea la sangre, ya que perjudica tanto al músculo como a otras facetas de nuestra salud.

Así, los antihipertensivos pueden ralentizar distintas funciones del cuerpo, ya que la sangre es fundamental para las mismas. Uno de los afectados el metabolismo. De hecho, algunos facultativos prescriben diuréticos para frenar el impacto.

No obstante, también es bueno introducir comidas que faciliten la digestión y eliminar las más pesadas.

Lee también: 7 consejos para no subir de peso al llegar a la menopausia

4. Corticoides

Corticoides

Es uno de los antiinflamatorios más potentes que existen. Se recetan para pacientes reumáticos, asmáticos e, incluso, oncológicos. A pesar de su eficacia, se trata de medicamentos que nos pueden hacer engordar.

La acción negativa de los mismos es muy significativa a veces: aumenta el apetito y favorece la retención de líquidos. Por tanto, amén de comer más, nos resulta muy difícil eliminar las toxinas que deberíamos.

En este sentido, es necesario incorporar líquidos a nuestra dieta. Aunque pueda parecer contradictorio, la mejor manera de luchar contra la retención es beber más. Además, esto nos permitirá llenar el estómago sin recurrir a alimentos con muchas calorías.

Neutraliza los medicamentos que nos pueden hacer engordar

Siempre que tu salud te lo permita, el deporte es esencial. Una de las mejores elecciones es caminar. Es apta casi para todo el mundo, puesto que es de bajo impacto. Sin embargo, su utilidad para adelgazar es increíble.

Andar presenta más ventajas. Muchas ciudades disponen de zonas específicas para ello. Estas suelen estar situadas en los lugares más bellos de las mismas: parques, paseos marítimos o zonas verdes.

Dichos enclaves constituyen un entorno ideal para desconectar y liberarnos del estrés, a menos que tengas alergia. Cuando padecemos algún trastorno o enfermedad, el aspecto emocional es fundamental.

Algunos medicamentos nos pueden hacer engordar, pero nosotros podemos intervenir y frenar este fenómeno. Es necesario que conozcamos cuáles son para poner remedio desde el principio. Aunque no podamos mantenernos siempre en nuestro peso, una buena dieta y el ejercicio cardiovascular (si es posible) nos ayudarán a disminuir efecto.

Te puede gustar