¿Cuáles son las bebidas que engordan?

Los refrescos comerciales y las bebidas que contienen leche son enemigos potenciales de una dieta saludable. Aunque a veces parecen 'inofensivos', su alto contenido de azúcares y calorías hacen fracasar cualquier intento por adelgazar.

A la hora de realizar una dieta nos fijamos en las calorías y composición nutricional de los alimentos; sin embargo, en ocasiones pasamos por alto las bebidas que engordan. Aunque pareciera evidente su relación con el sobrepeso, no siempre les damos importancia.

Por eso, así los hábitos alimentarios parezcan saludables, nos encontramos con un obstáculo al querer adelgazar. Además, dado que casi todas son una fuente de azúcares y compuestos añadidos, muchas veces son el detonante de problemas como la diabetes.

Entonces, si acabamos de adoptar un plan para adelgazar, o nos preocupa cuidar el peso, es esencial identificar cuáles son esas fuentes de ‘calorías líquidas’. De este modo, se puede minimizar al máximo su ingesta si optamos por opciones sanas como el agua o las infusiones. ¡Descúbrelas!

Zumos de frutas azucarados

Zumo de uva y hojas de menta

Los zumos de frutas azucarados son bebidas que engordan porque contienen demasiada azúcar y poca fibra. Si bien a simple vista parecen ‘saludables’, su proceso de fabricación disminuye de forma considerable las propiedades de las frutas.

Ahora bien, preparar los zumos en casa no es dañino y tiene sus ventajas. Al provenir de frutas frescas, conservan sus vitaminas y minerales, y se pueden dejar libres de azúcares dañinas. De hecho, al beberlos sin colar se aprovecha al máximo su fibra natural.

Lee también: 10 mejores consejos para no engordar en verano

Bebidas energéticas

Para muchos representan un ‘combustible’ en esos momentos de cansancio físico y mental. Pero debido a sus componentes estimulantes y azúcares, se ubican en el listado de bebidas que engordan. Inclusive, tomarlas en exceso puede afectar la salud nerviosa y cardiovascular.

Cada lata o botella de estas bebidas contiene alrededor de 225 calorías. Adicionalmente, concentran cafeína y sustancias químicas añadidas que no son del todo buenas. Teniéndolo claro, es mejor optar por el café natural o los jugos caseros energizantes.

Refrescos y gaseosas

Gaseosas: refrescos

Tanto los refrescos comerciales como las gaseosas son ‘enemigos’ de una dieta sana. Dado que son una bomba de calorías, acarrean efectos negativos en el peso corporal y la salud, sobre todo cuando se toman de manera habitual.

Esto se debe en gran medida a su contenido de fructosa y jarabe de maíz, dos ingredientes que alteran el metabolismo y conducen a la obesidad. Además, también cuentan con estimulantes y sodio, que producen retención de líquidos e inflamación.

Se estima que consumir una lata de refresco equivale a comer entre tres y cuatro sobres de azúcar. A su vez, esto implica tomar hasta 130 calorías adicionales. Las peores opciones son las de cola, pues contienen sustancias que desmineralizan los huesos.

Malteadas o batidos con leche

En el mercado hay disponibles muchas presentaciones de malteadas y batidos de fruta con leche que prometen una alimentación sana. Sin embargo, detrás de la publicidad que tanto les hacen, hay bebidas que engordan y dañan la salud.

La leche es un alimento con muchos beneficios para quienes no tienen intolerancia a la lactosa. No obstante, cuando se procesa en estos productos pierde su valor nutricional y se acompaña con grandes cantidades de azúcares y sabores artificiales. Por eso, hasta las de etiquetas ‘libres de grasas‘ inciden de manera negativa en el peso.

Bebidas alcohólicas

Alcohol

Por obvias razones, casi todos deberían tener claro que las bebidas alcohólicas son perjudiciales para el organismo. Pero es importante hacerles una mención especial, ya que muchas personas ignoran que también son responsables del aumento de peso.

Si bien una o dos copas no producen daños significativos, su ingesta excesiva sobrecarga el hígado y disminuye su capacidad para digerir las grasas. A su vez, eleva el riesgo de hígado graso y desbalances en el metabolismo.

Ahora bien, tomar una cerveza o una copa de vino tinto puede ser favorable por sus aportes de antioxidantes. Por eso, es mejor elegirlas por encima de esos cócteles que mezclan varias bebidas y añadidos dulces al mismo tiempo.

Ver también: ¿Hacer dieta engorda?

Los refrescos ‘light‘ son bebidas que engordan

Sin lugar a dudas, una de las bebidas que engordan más dañinas son los populares refrescos ‘light‘. No es que contengan más azúcares o añadidos químicos que otras opciones comerciales: su problema es que crean ideas erróneas en los consumidores, pues les hacen pensar que son saludables.

Pero lejos de ser buenos para la dieta, estos líquidos siguen aportando muchas calorías y azúcares dañinos. Su diferencia con las presentaciones habituales es que los aportan en menos cantidad. Sin embargo, al tomarlos de manera habitual son tan o más dañinos que cualquiera.

¿Aún ingieres estas bebidas de forma regular? Empieza a limitar su consumo desde ahora. Si has tenido dificultades para adelgazar, tras dejarlas empezarás a notar la diferencia.