¿Cuáles son las bombillas más saludables?

A pesar de ser más rentables desde el punto de vista económico, las bombillas de bajo consumo pueden llegar a provocarnos migrañas y otras reacciones neurológicas

Bombillas incandescentes, de bajo consumo, fluorescentes… Tal vez nunca nos habíamos planteado si las bombillas que usamos en casa son o no saludables. En general, el único cambio que quizás hemos hecho es pasar a utilizar cada vez más las de bajo consumo, debido a que resultan mucho más rentables, ¿pero son saludables? ¿Qué importancia tiene la luz artificial en nuestra salud?

En este artículo damos respuesta a estas preguntas y explicamos cuáles son las opciones que tenemos para que las bombillas no sólo no afecten a nuestra salud negativamente sino que incluso puedan aportarnos efectos terapéuticos.

La luz natural

Lo primero que debemos decir es que la mejor opción es siempre la luz natural, no sólo por una cuestión práctica y económica, sino porque realmente es imprescindible para nuestra salud. Por eso siempre intentaremos usarla, colocándonos en los lugares más luminosas y optando por horarios diurnos.

Las bombillas incandescentes

Estas bombillas son las que se han usado toda la vida, y que desde los últimos años han ido sustituyéndose cada vez más por las de bajo consumo, por consumir más energía y ser más costosas. Sin embargo, la luz que emiten es mucho más natural que las de bajo consumo, por lo que causan menos problemas de salud.

Las bombillas de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo tienen la gran ventaja de ser rentables económicamente, a diferencia de las antiguas bombillas incandescentes, pero tienen también sus desventajas, que enumeramos a continuación:

  • Contienen mercurio, el cual puede ser muy tóxico en caso de que la bombilla se rompa. El mercurio es un metal pesado relacionado con la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer y el Párkinson, ya que se va acumulando en el cerebro.
  • Generan campos electromagnéticos, los cuales afectan negativamente a nuestra salud, sumándose a los que ya ocasionan las líneas de telefónia, internet, radio, equipos electrónicos, tomas de corriente, etc.
  • Producen un parpadeo apenas perceptible al ojo humano pero que sin embargo puede provocar migrañas y otras reacciones neurológicas.

bombilla bajo consumo torres21

Las luces fluorescentes

Las luces fluorescentes son sin duda las más dañinas. Basta con mirar una estancia iluminada con esta luz para comprobar el aspecto frío y desangelado que produce, y en éstas todavía es más fácil ver el parpadeo que emiten, que es muy dañino para nuestra salud.

Éstas luces, desgraciadamente, son de las más usadas en los lugares de trabajo.

Bombillas de amplio espectro

La opción más saludable que encontramos hoy en día es la de las bombillas de amplio espectro y bajo consumo. No son fáciles de encontrar, ya que todavía no se conocen ampliamente, y además son más costosas que el resto, pero son una inversión para nuestra salud, ya que tienen la gran ventaja que crear una luz mucho más natural que las incandescentes y especialmente que las de bajo consumo. Al decir que son de amplio espectro o espectro total significa que contienen toda la gama de colores, imitando la luz natural. En cambio, las luces convencionales faltan los colores ultravioleta y los infrarrojos, que aunque no son visibles al ojo humano, juegan en dosis adecuadas un papel decisivo en la aportación de salud y bienestar. ¿Y qué nos aportan, por lo tanto?

Crean un espectro de luz casi idéntico a la luz solar que tiene efectos fisiológicamente estimulantes en nuestro organismo, dan una sensación de bienestar y evitan la fatiga visual, migrañas y deshidratación de la piel, entre otros problemas de salud.

Si necesitamos la luz para trabajar con ordenador elegiremos las de 20W, mientras que si son para iluminar una estancia optaremos por las de 26W.

bombilla amplio espectro James Bowe

Las velas

No nos olvidemos de las velas para usar puntualmente cuando estemos en casa, en momentos de relax, sin realizar ninguna tarea que requiera que fijemos la vista en algo. Las velas dan una luz tan natural como la del sol, y tienen la propiedad de llevarnos a un estado de relajación ideal para antes de acostarnos.

¿Por qué es tan importante usar las bombillas adecuadas?

Elegir las bombillas más saludables es especialmente importante para aquellas personas que se ven obligadas a trabajar con luz artificial muchas horas a lo largo del día, especialmente si al terminar la jornada sienten algunos de los problemas de salud que hemos comentado en este artículo.
Imágenes por cortesía de torres21, jnpoulos y James Bowe

Categorías: Consejos para el hogar Etiquetas:
Te puede gustar