¿Cuáles son las causas de la disfagia?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 15 mayo, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 20 mayo, 2019
La disfagia es una molestia o dificultad para tragar que tiene diferentes causas. ¿Cuáles son? Hoy las descubriremos.

Cuando hablamos de disfagia nos estamos refiriendo a un trastorno que dificulta la ingesta de alimentos y de agua. La sensación es similar a la de tener la garganta completamente agarrotada y puede provocar alguna que otra náusea si nos forzamos a tragar.

Este problema que algunas personas sufren tiene una serie de causas, así como consecuencias que es importante que conozcamos. A continuación, descubriremos qué es lo que hace que este trastorno aparezca y cómo podemos reducir su impacto.

Las causas de la disfagia

Como bien indica el artículo Disfagia y estado nutricional en ancianos institucionalizados este trastorno es considerado, también, como un síndrome geriátrico debido a que tiene una especial prevalencia entre los ancianos. Veamos algunas de sus posibles causas:

  • Trastornos neurológicos: algunas enfermedades como la esclerosis múltiple, la distrofia muscular o la enfermedad de Parkinson, entre otras, pueden provocar disfagia. Esto es debido a que los músculos que intervienen en la acción de tragar no funcionan correctamente.
  • Cáncer: uno de los síntomas que pueden alertar de un cáncer de garganta es la dificultad para tragar. No obstante, también someternos a tratamientos como la radioterapia o quimioterapia pueden tener esta consecuencia.
  • Reflujo gastroesofágico: sufrir de reflujo frecuente puede provocar lesiones en el esófago que cicatricen y provoquen un estrechamiento.
  • Cuerpos extraños: a veces la disfagia tiene que ver con objetos que se han quedado atascados en la garganta. Un trozo de carne que no ha sido masticado adecuadamente o la falta de dientes que puede provocar esta dificultad pueden ser algunas de las causas de la disfagia.
Problemas de garganta

Estas son solo algunas de las posibles causas de la disfagia. Pues, existen otras que pueden también causar esta sintomatología. Por ejemplo, la acalasia que se produce debido a que el músculo esofágico no se relaja. ¿Qué consecuencias puede tener esto?

Consecuencias de la disfagia

Como ya hemos visto, la disfagia afecta a un grupo de edad que se encuentra en grave riesgo. Por eso, es importante que prestemos atención y acudamos al médico ante cualquier problema al tragar. En caso de no hacerlo, estos son algunos de los problemas que podemos llegar a sufrir.

Para hablar de las consecuencias de la disfagia nos apoyaremos en un artículo titulado Consecuencias y tratamiento de la disfagia. En él, también, se adelantan algunas opciones de tratamiento que existen en la actualidad.

Desnutrición

Cuando una persona mayor sufre disfagia, y no puede consumir ni alimentos ni agua, puede terminar sufriendo una desnutrición severa. De hecho, el problema puede ser tan grave que la persona no pueda tampoco tragar su propia saliva.

En estos casos se recomienda modificar la dieta y tomar suplementos orales. Asimismo, un recurso para evitar la desnutrición es recurrir a la sonda para que la persona pueda recibir el alimento que necesita.

Descubre: ¿En qué consiste el etiquetado nutricional?

Problemas respiratorios

Esta segunda consecuencia surge en el momento en el que, de manera involuntaria, se aspira un trozo de alimento que va directamente hacia las vías respiratorias. Esto puede impedir que la persona respire provocándole una insuficiencia respiratoria.

Mujer no respira

También, esto puede derivar en una neumonitis por aspiración y en una neumonía por aspiración. Estas son situaciones bastante graves que deben ser tratadas con urgencia debido a que entrañan un gran riesgo para la vida del paciente mayor.

Para tratar los problemas respiratorios que puedan surgir lo mejor es la prevención. Para ello se pueden poner en práctica las maniobras compensadoras para reducir la aspiración y el riesgo de que algún alimento obstruya las vías aspiratorias.

Quizá te interese: Pasos para sustituir una sonda de gastrostomía

Cuestiones para tener en cuenta

Además de todo esto, existen algunas cuestiones que es importante tener en cuenta cuando estamos ante una persona que sufre disfagia. Lo principal es que esté en un ambiente tranquilo y evitar cualquier distracción que pueda originar una aspiración. Con todo, es importante seguir las indicaciones específicas que señale el médico.

Si tienes alguna de la sintomatología que caracteriza a la disfagia y perteneces a un grupo de riesgo no dudes en ponerte en contacto con tu médico. Él te realizará las pruebas oportunas para verificar el diagnóstico y te dará una serie de recomendaciones que puedes empezar a llevar a cabo.

Recuerda que la prevención es lo más importante en estos casos, aunque se pueden realizar ejercicios para mejorar la acción de tragar los alimentos o bebidas.

  • Baena González, Marta, & Molina Recio, Guillermo. (2016). Abordaje de la disfagia en enfermos de alzhéimer. Nutrición Hospitalaria, 33(3), 739-748. https://dx.doi.org/10.20960/nh.286
  • Barbié Rubiera, Amarilis, Marcos Plasencia, Ligia, & Aguilera Martínez, Yolanda. (2009). Disfagia en paciente con enfermedad cerebrovascular. Actualización. MediSur, 7(1), 36-44. Recuperado en 30 de abril de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-897X2009000100007&lng=es&tlng=es.
  • Suárez-Escudero, J. C., Rueda Vallejo, Z. V., & Orozco, A. F. (2018). Disfagia y neurología:¿ una unión indefectible?. Acta Neurológica Colombiana, 34(1), 92-100.