Cuáles son los aceites más saludables

Cuando pensamos en aceites sanos, en seguida se nos viene a la cabeza el de oliva. Sin embargo, este no es el único a nuestra disposición.

Conoce cuáles son los aceites más saludables en el siguiente artículo, para saber los que te conviene usar en la cocina a partir de ahora. ¡Sigue leyendo!

Aceites vegetales saludables

Aceite de canola

El primero de los aceites que destacamos es el de canola. Fue usado por primera vez en la gastronomía en los años 70 y se fabrica con la planta homónima.

Es muy versátil y se puede usar en todo tipo de preparaciones. Tiene un sabor suave y neutro, sirve para hornear, freír y marinar. Con dos cucharadas puedes sofreír o hasta hacer palomitas de maíz.

Aceite de cacahuates

Está hecho con este fruto, pelado, y es muy común en Asia para hacer los platillos típicos. También es tradicional en la gastronomía del sur de Estados Unidos.

Tiene un ligero sabor a nuez y sirve para hornear, para saltear, para asar y para usar en la freidora. Puedes disfrutar de mantequilla de cacahuate casera mezclando una taza del fruto pelado y dos cucharadas de aceite.
Aceites saludables

Aceite de ajonjolí

Se hace con las semillas de esta planta, muy habitual en los menúes habituales de Corea, China e India. Si es de color claro tendrá un leve gusto a nuez, y si es oscuro, es más intenso y pesado.

El primero se usa para saltear y el segundo para salsas o aliños. Si los bates junto a cebolletas y vinagre de manzana, es el acompañamiento perfecto para arroz integral con camarones.

Aceite vegetal

Está hecho con una mezcla de semillas: girasol, soja y maíz. Es perfecto para cualquier preparación porque es un aceite muy versátil.

El aceite vegetal tiene sabor suave y bastante neutro. Los usos van desde sofreír a hornear; también marinar o freír.

Aceites saludables

Aceite de pepitas de uva

Está elaborado con las semillas de esta fruta y ofrece ácidos grasos omega 6, así como poliinsaturados. Los antioxidantes que aporta son ideales para combatir los radicales libres del cuerpo. Su sabor es de uvas, pero ligero.

Es apto para freír o para saltear todo tipo de alimentos. Es ideal para macerar y conservar alimentos, así como hacer vinagretas.

  • Mezcla ¼ taza de este aceite con una cucharada de miel, ¼ taza de zumo de naranjas, dos cucharaditas de semillas de mostaza, dos dientes de ajo machacados y una cucharadita de ralladura de naranja para macerar cualquier alimento.

Aceite de girasol

Aporta vitamina E y grasas poliinsaturadas. Se puede utilizar en todo tipo de platillos y preparaciones o cocciones.

Además, es de los más populares y asequibles del mercado. Por ello se usa tanto para freír como para aliñar salsas o ensaladas. No es recomendable reutilizarlo una vez que se haya calentado porque puede emitir sustancias tóxicas.

Aceite de lino o linaza

Se hace con las semillas del lino. Tiene una buena cantidad de ácido alfa linoleico, un tipo de ácido graso poliinsaturado que pertenece al grupo de los Omega 3 y 6.

La buena noticia es que estas grasas buenas solo se encuentran en el aceite de lino o en la ingesta de pescados conocidos como “azules”, es decir, el salmón o la merluza. Por tanto, es perfecto para los que son veganos o vegetarianos, por ejemplo, así como para los que no les gusta o no consumen demasiado pescado.

Aceites saludables

Aceite de aguacate o palta

Tiene un sabor bien delicado. Es rico en grasas monoinsaturadas y permite que los niveles de colesterol bueno aumenten, en contra de los de colesterol malo, que descienden. Además, reduce la acumulación de proteína C reactiva, que inflama la sangre.

Es de color verde claro, como el fruto y se puede usar a altas temperaturas sin inconvenientes, ya que tiene una mayor resistencia antes de empezar a ser tóxico. Puedes sustituir el aceite de oliva en las recetas que lo llevan sin freír, como por ejemplo el pesto.

  • Si quieres hacer una vinagreta, mezcla con vinagre balsámico y miel de maple. Moja directo en tostadas o rebanadas de pan.

Aceite de cártamo

Al tener un sabor neutro, es muy versátil y se puede usar en todas las comidas. Permite reducir los niveles de colesterol en sangre, también la glucosa y la insulina (perfecto para diabéticos), la grasa abdominal y la inflamación general del cuerpo.

Tiene una buena cantidad de grasas poliinsaturadas y antioxidantes. Por ello, es recomendado a cualquier edad.

Para disfrutar de sus propiedades, añádelo a ensaladas, salsas o aderezos. Es perfecto para la pasta de garbanzos (hummus).

  • Mezcla ¼ taza de aceite de cártamo, ½ taza de albahaca fresca y el zumo de medio limón, y guárdalo en la nevera. Úsalo como aderezo para tus comidas.

Aceite de nuez

El último de estos aceites es el de nuez. Tiene diez veces más ácidos grasos omega 3 que el aceite de oliva. Al ingerirlo, tu cuerpo quemará más calorías y, por ende, podrás adelgazar más rápido.

No obstante, no lo uses demasiado caliente y que nunca llegue a hervir. Podría causarte malestar estomacal.

  • Una deliciosa opción para el aceite de nuez es rociar sobre quinoa o vegetales cocidos. Para las pastas, mezcla dos cucharadas con ¹⁄3 taza de cilantro fresco bien picado, ½ taza de champiñones y una cucharada de espinaca cruda picada.
  • Guasch-Ferré, M., Hu, F. B., Martínez-González, M. A., Fitó, M., Bulló, M., Estruch, R., … Salas-Salvadó, J. (2014). Olive oil intake and risk of cardiovascular disease and mortality in the PREDIMED Study. BMC Medicine. https://doi.org/10.1186/1741-7015-12-78
  • Bozan, B., & Temelli, F. (2008). Chemical composition and oxidative stability of flax, safflower and poppy seed and seed oils. Bioresource Technology. https://doi.org/10.1016/j.biortech.2007.12.009
  • Maguire, L. S., O’Sullivan, S. M., Galvin, K., O’Connor, T. P., & O’Brien, N. M. (2004). Fatty acid profile, tocopherol, squalene and phytosterol content of walnuts, almonds, peanuts, hazelnuts and the macadamia nut. International Journal of Food Sciences and Nutrition. https://doi.org/10.1080/09637480410001725175