Cuáles son los alimentos que causan estreñimiento

Yamila Papa Pintor · 10 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Si llevamos una dieta desequilibrada, en la que falten alimentos naturales y haya un exceso de procesados y azúcares, es probable que nuestro tránsito intestinal se vea afectado

Siempre se habla de los alimentos que favorecen que vayamos al baño con regularidad. Sin embargo, poco sabemos de aquellos que causan el efecto contrario. En este artículo, descubrirás cuáles son los alimentos que podrían provocar estreñimiento.

Qué es el estreñimiento

El estreñimiento, según los estudios, es considerado más un síntoma que una enfermedad. En cualquier caso, es recomendable que acudas al médico ante cualquier molestia o anomalía a la hora de ir al baño.

Las toxinas son unos contaminantes que afectan los alimentos. A su vez, si las personas ingerimos esos alimentos, también abosrbemos esas toxinas. Por tanto, algunas veces es inevitable que el cuerpo adquiera toxinas por medio de los alimentos. El alcohol, la radiación del microondas, los aditivos y conservantes también podrían suponer una amenaza para nuestra salud.

En este sentido, factores externos, la dieta o el estilo de vida pueden estar entre los factores que pueden afectar a nuestra regularidad. Por un lado, no beber suficiente agua, ni tomar alimentos ricos en fibra, perjudica el buen tránsito intestinal. Por otro, comer a deshora y copiosamente, no hacer ejercicio físico y el sobrepeso, pueden alterar el horario habitual de acudir al baño.

Estrenimiento

No obstante, los estudios aseguran que hay dos tipos de fibra: soluble e insoluble. La primera, en contacto con el agua forma, un retículo donde queda atrapada; y la insoluble, son capaces de retener el agua formando mezclas de baja viscosidad; lo cual acelera su evacuación.

Causas del estreñimiento crónico

Según ciertos estudios, el origen de este síntoma crónico puede encontrarse en causas orgánicas, como la enfermedad de Hirschsprung; en lesiones anales, como fisuras, estenosis… También puede ser secundario a desórdenes endocrinos o metabólicos (hipotiroidismo, acidosis renal, hipercalcemia…) o inducido por drogas o abuso de medicamentos.

Sin embargo, otros estudios consideran que, en la mayoría de los casos, se suele deber a un mal funcionamiento del intestino grueso, el recto o el ano. Y otros, aseguran que reside en la alimentación, por un consumo excesivo de productos refinados.

Estreñimiento

Alimentos que causan estreñimiento

1. Alimentos fritos, comida rápida (chatarra o fast food) y carnes con mucha grasa 

Son las patatas fritas, las hamburguesas, la pizza (no casera), la carne de cerdo, los embutidos y las salchichas. Todos estos alimentos tienen un alto contenido de grasas saturadas y no aportan fibra. Aunque no hay evidencia científica sobre ello, popularmente se cree que, cuando se consumen en exceso, ralentizan notablemente el proceso digestivo y causan problemas para ir al baño.

En el otro extremo, se encuentran los alimentos ricos en grasas «buenas» o insaturadas. Estas están presentes en el aguacate, el coco o el aceite de oliva, por ejemplo. La clara de huevo, el pescado, el pollo y el pavo, los frutos secos, los frijoles y las legumbres son alimentos ricos en proteínas de gran valor nutricional. 

2. Lácteos 

En este grupo se incluyen la leche, el yogur, el queso, los helados cremosos, la mantequilla, el queso, la crema de leche, etc. Según la creencia popular es que los lácteos en general causan estreñimiento si se consumen en exceso.

Los probióticos son organismos vivos que, al ser ingeridos, benefician a la persona mejorando su balance intestinal.  Favorecen el equilibrio de los microorganismos presentes de forma natural en nuestro cuerpo. Básicamente, contribuyen al buen funcionamiento del tracto digestivo; a la limpieza rutinaria del colon, en especial.

 

estreñiiento

3. Alimentos procesados y refinados

Incluyen aquellos que contienen harina como el arroz, el pan y las pastas. A estos se suman otros como las galletas, que se elaboran, además, con azúcar blanco.

Es preciso evitar, pues, los azúcares refinados o edulcorantes. Dentro de estos, se incluyen: el azúcar, el caramelo, la glucosa, el jarabe de maíz alto en fructosa, aspartamo y galactosa. También, el polvo crystalline, sucralosa, sacarina, lactitol, monosacáridos, polisacáridos, sorbitol, lactosa y sorgo.

Splenda, sucanat, almidón de maíz, alitamo, malitol, tagatosa, maltodextrina, talosa son otros componentes que podríamos identificar en este amplio grupo. Por último, podemos mencionar el jarabe de maíz, la maltosa, el ciclamato, la dextrosa, el acesulfamo-k y el nutrasweet.

4. Bebidas con mucho azúcar, azúcar refinado, carbonatos y cafeína

Algunos estudios, consideran que este tipo de alimentos estriñen. Se incluyen en este grupo los refrescos (sobre todo, los de cola), las bebidas alcohólicas, los zumos embotellados, el café, etc. Deshidratan el cuerpo. El consecuente endurecimiento del excremento provoca estreñimiento.

Para evitar que esto suceda, es necesario beber al menos ocho vasos de agua al día. De esta forma, humectarás los intestinos y permitirás que la materia fecal se mueva con más facilidad. Otros líquidos que podríamos consumir para hidratarnos son el zumo de granada, los zumos frutales orgánicos y el té verde, muy rico en antioxidantes.

estreñimiento

Beneficios de una dieta rica en fibra

Como se dijo antes, son muchos los beneficios de llevar una dieta rica en fibra. No solo es un recurso efectivo contra el estreñimiento. También contribuye a la prevención de hemorroides y venas varicosas, así como de cálculos en la vesícula.

Es útil, además, para evitar enfermedades como la diverticular en el colon o el cáncer de intestino. Ayuda en los tratamientos de la hipercolesterolemia, la diabetes y la obesidad. Reduce la úlcera crónica y permite incorporar minerales muy importantes para el organismo, tales como zinc, hierro, magnesio y calcio.

La dieta rica en fibra debe suspenderse si hay diarrea, inflamación de la mucosa digestiva, diabetes con gastroparesia o estenosis.

  • Camilleri, M. (2016). “Disorders of gastrointestinal motility”. In: L. Goldman, A. I. Schafer, eds. Goldman’s Cecil Medicine. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders. Chap 136.
  • Koyle, M. A., and Lorenzo, A. J. (2016). “Management of defecation disorders”. In: A. J. Wein; L. R. Kavoussi, A. W. Partin, and C. A. Peters, eds. Campbell-Walsh Urology. Philadelphia, PA: Elsevier. Chap. 144.
  • Bae, S. H. (2014). “Diets for ConstipationPediatric Gastroenterology”, Hepatology & Nutrition, 17 (4): 203-208.