¿Cuáles son los antibióticos naturales?

Gracias a sus propiedades antibióticas la miel cruda puede sernos de utilidad tanto para tratar afecciones internas como externas, desde dolores de garganta hasta cortes o quemaduras en la piel

Aunque la penicilina originalmente provino de fuentes naturales, los científicos han encontrado la tecnología para la fabricación de muchas otras drogas con mayor potencia antibiótica. Sin embargo, estos fármacos antibacterianos son a menudo mal utilizados y abusados, lo que ha llevado a la evolución de las superbacterias que han desarrollado resistencia a sus efectos.

Afortunadamente, la naturaleza es abundante en antibióticos naturales que la gente puede utilizar fácilmente con mayores márgenes de seguridad. Sin embargo, recuerda que si se trata de un padecimiento grave se debe acudir al médico.

1. Aceite esencial de orégano

El aceite esencial de orégano contiene propiedades antimicrobianas que pueden ayudar a combatir los resfriados y la tos, mejorar problemas digestivos y pueden apoyar el sistema inmunológico y respiratorio.

De hecho, un estudio del Instituto Nacional de Salud de los E.E. U.U. muestra que el aceite esencial de orégano (junto con un par de otros aceites esenciales como el tomillo, la menta, la canela, la salvia y el clavo) tiene propiedades antimicrobianas fuertes. Hay incluso algunas granjas de aves de corral que han tenido éxito mediante el uso de orégano para reducir el uso de antibióticos en animales.

Cuando se utiliza aromáticamente, el aceite esencial de orégano puede ayudar a disminuir los patógenos transportados por el aire, aumentar la inmunidad y dar una sensación de seguridad. El orégano se mezcla bien con los aceites esenciales de la albahaca, el hinojo, la hierba de limón, el romero y el tomillo.

Ten cuidado al aplicar tópicamente el aceite esencial de orégano. El orégano es muy cáustico y puede causar irritación de la piel si no se diluye. Para evitar la irritación de la piel cuando se usa por vía tópica, diluye una gota de aceite esencial en 3 gotas del aceite portador.

2. Plata coloidal

El uso de la plata coloidal en la batalla contra las bacterias patógenas se remonta a la antigüedad. Hipócrates fue uno de los primeros en describir sus propiedades antimicrobianas en el año 400 a.C. En los últimos años, varios estudios han demostrado el hecho de que la plata coloidal es, de hecho, uno de los agentes más eficaces en la lucha contra los patógenos resistentes a los antibióticos. Sin embargo, la medicina convencional ha desestimado en gran medida este tipo de reclamaciones, relegando a la plata coloidal a la sección del mito médico.

Sin embargo, a la luz de las últimas investigaciones de Wyss Institute for Biologically Inspired Engineering at Harvard University muestran que las dosis bajas de la plata coloidal pueden hacer antibióticos hasta mil veces más eficaces e incluso pueden permitir hacer un antibiótico para combatir con éxito las bacterias resistentes a los antibióticos.

3. Equinácea

Echinacea purpurea - roter Sonnenhut Bluehende Pflanze.; Echinacea purpurea - purple coneflower, flowering Plant.; Echinacea purpurea - roter Sonnenhut, BlŸhende Pflanze.; Echinacea purpurea - purple coneflower, flowering plant.; Purple Coneflower - Echin

La equinácea es uno de los mejores remedios generales para ayudar al cuerpo a deshacerse de las infecciones microbianas. En combinación con otras hierbas, como la uva de oso, la mirra, el ajo, el tomillo, la plata coloidal, el gordolobo, etc., la equinácea se puede utilizar para cualquier tipo de infección o inflamación en cualquier parte del cuerpo. A menudo es eficaz contra ambos ataques, bacterianos y virales.

4. Ajo

El poder y el valor del ajo como agente curativo es insuperable y no puede ser exagerado. Se ha utilizado a lo largo de la historia como un antibiótico eficaz. El amplio espectro antimicrobiano del ajo incorpora antimicótico, antiparasitario, antiprotozoaria y atributos antivirales en una fuente de alimento. El ajo masticado o crudo picado es más potente. La ciencia no ha creado jamás nada que se acerque a lo que el ajo puede hacer.

5. El sello de oro

El sello de oro contiene un compuesto llamado berberina que mata a muchos tipos de bacterias en los intestinos, incluidas las que causan diarrea. La berberina también mata a una amplia gama de otros tipos de gérmenes, tales como los que causan la cándida (levadura), las infecciones y parásitos como la tenia y Giardia.

La berberina también puede activar las células blancas de la sangre, lo que convierte al sello de oro en uno de los mejores antibióticos naturales para combatir las infecciones y fortalecer el sistema inmunológico.

El sello de oro ayuda a la digestión, calma malestar estomacal y mata las bacterias. A menudo se combina con la equinácea y promueve el fortalecimiento del sistema inmunológico.

6. Miel cruda

Miel nervios

La miel cruda es mucho más que un edulcorante natural. La miel cruda, que no ha sido pasteurizada o filtrada, puede ser especialmente útil para propósitos medicinales con propiedades antibióticas. La miel cruda puede utilizarse como conservante, para calmar el dolor de garganta y aliviar la tos, tratar cortes, raspones y quemaduras aplicando directamente en el área afectada y como una máscara para la curación de la piel propensa a las manchas.

7. Gordolobo

El gordolobo es una de las mejores hierbas para el uso con los niños. Básicamente, ayuda a eliminar las bacterias y curar las dolencias que afectan a las vías respiratorias superiores y los senos paranasales. Numerosos estudios informan de su capacidad para reducir los síntomas de infección del tracto respiratorio superior, tales como fatiga, dolor de garganta, tos y dolor de cabeza.

8. Mirra

La mirra ha sido utilizada por los curanderos naturales durante cientos de años. Es considerada por sus propiedades antisépticas, antibióticas y antivirales. Se puede tomar internamente y utilizar externamente para hacer gárgaras o lavado de heridas. Con mayor frecuencia se recomienda para las infecciones bacterianas orales (incluyendo llagas en la boca), bronquitis y dolores de garganta.

9. Salvia

salvia

En la Antigüedad y durante la Edad Media, la salvia era altamente estimada. La lista de los beneficios de la salvia es larga e impresionante. Tiene la capacidad de curar enfermedades de la boca, los dientes, la sangre, las articulaciones, el hígado, la orina, la cabeza, los senos nasales, la garganta, los pulmones y el estómago.

10. Tomillo

El tomillo es apreciado por sus propiedades antibacterianas y se utiliza con frecuencia en los preparativos para apoyar y proteger el sistema respiratorio. El aceite esencial es un desinfectante eficaz y conservante natural que se utiliza en muchas preparaciones para la piel, no solo por su efecto terapéutico, sino para proteger el producto en sí mismo de la contaminación microbiana y el deterioro. El tomillo es también excelente para el tratamiento del acné.

Te puede gustar