¿Cuáles son los beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 22 febrero, 2019
Okairy Zuñiga · 23 agosto, 2018
La dieta mediterránea aporta una gran variedad de nutrientes a tu organismo. Al tratarse de una dieta sumamente equilibrada, ha ganado adeptos a lo largo y ancho del mundo.

La dieta mediterránea es uno de los planes nutricionales con mayor cantidad de seguidores en el mundo. Como se puede intuir, el término hace referencia a los hábitos y prácticas culinarias de los países mediterráneos. Ahora bien, ¿conoces los beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea?

En los últimos años, varios estudios han demostrado que esta dieta puede prevenir enfermedades degenerativas. Entre las que se pueden prevenir con mayor éxito están las relacionadas con problemas cardiovasculares.

La dieta mediterránea se caracteriza por utilizar carnes blancas en lugar de las carnes rojas. También opta por el uso de aceites saludables, como el de oliva, y por incluir una gran variedad de frutas, verduras y semillas.

Por todo lo anterior, merece la pena conocer un poco más de este estilo de alimentación. ¿Estás listo para entender cómo puedes mejorar tu estilo de vida con cambios mínimos? Por la economía ni te preocupes. La gran mayoría de los alimentos que necesitas ya los tienes a mano.

Beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea

1. El uso del aceite de oliva

Aceite de oliva

En las distintas recetas de la dieta mediterránea se utiliza de manera preponderanete aceite de oliva. Este aporta grasas monoinsaturadas, contrario a los aceites convencionales, en los que prevalecen las grasas saturadas.

Diversas investigaciones han señalado que el aceite de oliva puede reducir hasta en un 45 % la probabilidad de padecer alguna enfermedad cardiovascular. Esto puede disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre.

Asimismo, el aceite de oliva regula el metabolismo. Por ello es ideal para personas con estreñimiento. A su vez, también nos protege de enfermedades gastrointestinales y facilita la absorción de los nutrientes.

El aceite de oliva también tiene propiedades antioxidantes debido a su alto contenido de vitamina E. Por ello, cuida la piel de los daños ocasionados por los radicales libres que se encuentran en el ambiente y que propician el envejecimiento prematuro.

Otro rasgo del aceite de oliva es que aún a altas temperaturas puede mantener su composición química. Esto significa que no genera toxinas al calentarse. Debido a esta característica, es el aceite más recomendado para freír los alimentos.

¿Lo sabías? 6 beneficios del aceite de oliva virgen extra para la salud

2. Pescado en lugar de carnes rojas

Pescado alimentos que aumentan el ácido úrico

El pescado es una carne blanca que nos aporta múltiples nutrientes esenciales. De entre todos, el más destacado es el omega 3, una grasa poliinsaturada esencial.

Los ácidos grasos del pescado protegen nuestro corazón, reduciendo la presencia de colesterol malo (LDL) en la sangre, favoreciendo la circulación y regulando la presión arterial. De acuerdo con la dieta mediterránea, se debe comer pescado, por lo menos, 3 veces a la semana.

3. Consumo diario de frutas y verduras

Alimentos alcalinos

Para aprovechar al máximo los beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea, debes consumir frutas y verduras cada día. Las frutas y verduras nos aportan nutrientes, como vitaminas y minerales.

Estos alimentos son, además, ricos en antioxidantes que nos protegen de sufrir un infarto de miocardio y arteriosclerosis. Esta última es una enfermedad que provoca pérdida de la elasticidad de las paredes arteriales.  Procura consumir de 5 a 6 porciones de frutas y verduras durante el día. Lo ideal es que sean variadas para obtener distintos beneficios.

Descubre: Síntomas de que no consumes suficientes vegetales. ¡Muy importante!

4. Frutos secos y semillas

Semillas para adelgazar.

Si bien los frutos secos y las semillas se componen principalmente de grasa, se trata de ácidos grasos saludables monoinsaturados y poliinsaturados. Esto significa que reducen los niveles de colesterol malo (LDL) en la sangre, asociado a las enfermedades cardiovasculares.

Cada día es ideal que incluyas dos a tres porciones de frutos secos y semillas. Procura variarlas y no excederte. Aunque cinco nueces pueden hacer maravillas por tu salud, excederte podría ocasionar alteraciones metabólicas.

La dieta mediterránea en tu vida

Ahora que has descubierto los beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea, ¡no puedes dejar de cambiar tus hábitos y adoptarla como tu guía de alimentación! La dieta mediterránea es una dieta sumamente variada, por lo que descubrirás que cada comida es una verdadera delicia.  

La dieta mediterránea es opuesta a las dietas que restringen al máximo la cantidad de alimentos; se trata de una dieta en la que abundan los alimentos saludables. Para aumentar los beneficios de esta dieta es recomendable adoptarla de por vida.