¿Cuáles son los primeros síntomas del cáncer de cerebro?

22 julio, 2018
El cáncer cerebral se da normalmente como consecuencia de la diseminación de otro tipo de cáncer en otra parte del organismo. Al afectar a las células del sistema nervioso, el cáncer cerebral tiene claros efectos neurológicos.

Un tumor cerebral o cáncer de cerebro se desarrolla cuando existen células nerviosas cerebrales que se malignifican, volviéndose cancerígenas.

En qué consiste

Cuando existe un grupo de células anormales en el cerebro que crecen de forma incontrolada formando una masa, se genera un tumor cerebral. Existen tumores cerebrales benignos y malignos.

En el caso de los tumores benignos, no existen células cancerosas  y el crecimiento del tumor es lento y controlado. Por el contrario, en el caso de los tumores malignos, las células que lo forman se han malignificado, por lo que crecen de forma incontrolada pudiendo incluso invadir otros tejidos (metástasis).

El cáncer cerebral se refiere a la existencia de un tumor maligno en el cerebro o alrededor de él. Las consecuencias de dicho tumor son la destrucción de masa cerebral, ya sea de forma directa o indirecta, al presionar otras áreas del cerebro o causar edema cerebral.

Origen del cáncer de cerebro

Tumores cerebrales primarios

En estos casos, el cáncer de cerebro se ha originado por un tumor que se ha formado directamente en el cerebro. Las células nerviosas cerebrales se han malignificado, debido a la existencia de mutaciones, y han alterado su tasa de división, creciendo de forma incontrolada.

Existen diferentes tipos de cánceres cerebrales primarios, en función de las céulas que se hayan visto afectadas:

  • Gliomas: derivan de células gliales que se han vuelto cancerígenas. Pueden darse en el cerebro o en la médula espinal.
  • Meningiomas: en estos casos el tumor se origina en las meninges, que son las membranas que recubren el cerebro.
  • Neurinomas del acústico: son tumores benignos originados en el nervios auditivos
  • Adenomas hipofisarios: normalmente son tumores benignos que afectan a la hipófisis, glándula localizada en la base del cerebro. Suelen afectar al sistema hormonal, controlado por dicha glándula.
  • Meduloblastomas: el tipo de tumor cerebral más frecuente en niños. Se suelen generar en la parte basal posterior del cerebro y suelen afectar al líquido cefalorraquídeo.
  • Tumores de células germinativas: este tipo de tumores se desarrollan durante la infancia y afectan a células jóvenes y poco diferenciadas que están comenzando su desarrollo.

Descubre: Diferencias entre cáncer avanzado y cáncer metastásico

Tumores cerebrales metastásicos

También llamados tumores cerebrales secundarios, en este tipo de tumores el origen del cáncer no está en el cerebro, sino en otra parte del cuerpo. Las células cancerígenas que se encuentran en otra parte del organismo se diseminan, vía torrente sanguíneo y llegan hasta el cerebro.

Este tipo de cáncer de cerebro es el más frecuente en individuos adultos y puede provenir de cualquier tipo de cáncer, no obstante, los tipos más frecuentes de los que proviene son:

  • Cáncer de mama
  • Cáncer de vejiga
  • Cáncer de colon
  • Cáncer de riñón
  • Cáncer de pulmón
  • Melanoma

En la mayoría de casos, cuando el tumor cerebral es de tipo metastásico, se pueden determinar de qué tipo de cáncer primario provienen. Sin embargo, en un bajo porcentaje de casos puede existir un tumor cerebral del que se desconoce su origen, son los llamados cánceres de origen primario desconocido.

Quizá te interese: Estadios del cáncer de vejiga

Síntomas del cáncer de cerebro

Al tratarse de un cáncer que daña a las células nerviosas del cerebro, los síntomas que se desarrollarán son característicos de una degeneración neurológica. Los síntomas varían en función de la localización del tumor y las áreas cerebrales a las que afecte. Así, pueden existir cánceres o tumores locales, que afecten a una zona localizada del cerebro. En estos casos, los síntomas que suelen presentarse son:

  • Convulsiones
  • Parálisis local
  • Problemas de audición
  • Afasias (trastornos en el lenguaje)
  • Apraxias (trastornos del movimiento)
  • Agnosias (trastornos en la memoria)

En ocasiones la lesión que se genera no está tan localizada sino que se producen daños generales, normalmente causados por el aumento de la presión craneal. Este aumento en la presión puede ser debido a la propia masa tumoral o al llamado edema peritumoral, que es como se denomina al líquido que rodea al tumor.

También pueden ocasionarse daños cerebrales debidos a problemas de correcta secreción del líquido cefalorraquídeo o a alteraciones en el sistema circulatorio cerebral. En este tipo de casos los síntomas que suelen darse son:

  • Cefaleas
  • Mareos
  • Náuseas y vómitos
  • Convulsiones generalizadas
  • Acumulación de líquido en los ojos
  • Alteraciones en la personalidad
  • Trastornos mentales
Te puede gustar