¿Cuáles son los tipos de parálisis cerebral?

05 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Los tipos de parálisis cerebral varían en función de los síntomas, de la parte del cuerpo que es afectada por el trastorno y de su severidad. Es una patología compleja que no tiene buen pronóstico evolutivo, pero sobre la que se sigue investigando para mejorar la calidad de vida.
 

Los distintos tipos de parálisis cerebral que existen tienen que ver con clasificaciones médicas que facilitan su abordaje y su diagnóstico. De todos modos, eso no quita la gravedad que siempre reviste esta condición, sobre todo por su presentación infantil.

En terminología médica, la parálisis cerebral es un grupo de trastornos que alteran la movilidad muscular por un daño localizado en el cerebro del paciente. Además, junto a este núcleo principal, pueden haber otros signos del sistema nervioso, más variables.

Vamos a repasar los distintos tipos de esta patología para entenderla mejor. Un grupo de ellos se clasifica según la postura que adquiere la persona con el padecimiento, mientras que otro es en base a la parte del cuerpo que se afecta. Por último, también se puede catalogar por la gravedad.

Según el tono y la postura de la persona

En este tipo de parálisis cerebral lo que varía es la postura que adquiere la persona de manera más frecuente. El involucrado específico es el tono muscular, ya que su alteración determina espasmos, movimientos involuntarios o ataxias.

Parálisis cerebral
La parálisis cerebral ocurre por un daño localizado en el cerebro, el cual afecta la movilidad muscular.

Parálisis cerebral espástica

 

Este es el tipo más común de parálisis cerebral. Los músculos se encuentran en tensión exagerada y los reflejos están exacerbados. El paciente no puede caminar y apenas si arrastra los miembros inferiores, debido a que pierde la posibilidad de articular.

Un movimiento habitual al desplazarse es el de las tijeras, en el que un miembro inferior cruza por delante del otro recto, sin flexión de las rodillas. Esta parálisis conlleva pérdida de masa muscular, por lo que las personas tienden al achicamiento de sus fibras.

Sigue leyendo: Partes del cerebro y sus funciones

Parálisis cerebral hipotónica

Al contrario que la que describimos en el apartado anterior, esta forma es con muy poco tono muscular. Las fibras no mantienen la contracción y el paciente no puede estar erguido, manteniendo los miembros colgando, sin fuerzas.

Más allá de los movimientos internos, el riesgo vital está en la dinámica respiratoria. Los niños y adultos con esta variedad ven dificultada su mecánica de tórax.

Parálisis cerebral atetoide

Este tipo de parálisis cerebral se manifiesta con movimiento de todo el cuerpo de forma desordenada. El tono muscular se contrae y se relaja en los miembros superiores e inferiores, con involuntariedad.

Los síntomas en la cara suelen estar en la región de la lengua, concentrados allí. Aunque también las expresiones cambian de manera brusca cuando sucede algún espasmo.

Parálisis cerebral atáxica

Parecida a la atetoide, se presenta con menor frecuencia. Los movimientos aparecen de manera involuntaria, pero siempre desorganizados. La previa que describimos es más estereotipada. El equilibrio es dificultoso para las personas afectadas, tanto sentados como parados.

 

Parálisis cerebral mixta

El tipo mixto no es más que una combinación de síntomas de las que describimos antes. La clasificación es difícil, ya que los médicos se encuentran con el problema de no saber en qué sitio preciso de la descripción encasillar a los pacientes.

Tipos de parálisis cerebral según la parte del cuerpo afectada

Según la parte corporal que tenga la mayoría de los síntomas, se hablará de diversas manifestaciones y clasificaciones. En este sentido, los tipos son los siguientes:

  • Hemiplejía: esto sucede cuando solo un lado del cuerpo tiene los síntomas, ya sea el derecho o el izquierdo, de acuerdo a la región cerebral afectada.
  • Paraplejía: si la mitad del cuerpo con signos fuese la inferior, desde la cintura hacia abajo, entonces estaríamos ante una paraplejía.
  • Tetraplejía: en este caso la afectación es general, tomando los cuatro miembros desde el cuello hacia abajo.
  • Diplejía: esta es una variante particular de la parálisis cerebral que se manifiesta en la infancia con mayor frecuencia. En las edades adultas es más infrecuente. Los síntomas están en los miembros inferiores, acompañados de espasmo muscular.
  • Monoplejía: la monoplejía se focaliza en un miembro, sin su parte contralateral ni del mismo lado del cuerpo, o también en una región muscular localizada.
Tipos de parálisis cerebral
La parálisis cerebral también está clasificada en función de las partes del cuerpo afectadas.
 

Según la gravedad

Esta forma de clasificar a la parálisis cerebral se fundamenta en consensos internacionales que tienen su máxima expresión en el Sistema de Clasificación de la Función de Movilidad Gruesa (GMFCS, por sus siglas en inglés). Se trata de un convenio entre la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Grupo de vigilancia para la parálisis cerebral en Europa.

En base a estos criterios, podemos hablar de los siguientes tipos:

  • Forma leve: se trata de un paciente que puede caminar, aunque con ciertas limitaciones. Del mismo modo, se incluyen aquí a las personas que logran desplazarse sin correr con el apoyo de instrumentos externos, como muletas o sillas de ruedas.
  • Variante moderada: estos pacientes con parálisis cerebral necesitan la asistencia de terceros para concretar movimientos de levantarse y sentarse. La silla de ruedas está presente casi siempre, aunque son independientes en su manejo, sobre todo en interiores.
  • Parálisis cerebral severa: la forma más grave es aquella en la que el paciente no sostiene el cráneo por sus propios medios, por lo que requiere de terceros todo el tiempo, para concretar cada actividad de la vida cotidiana.

Descubre más: Hipoxia cerebral: tipos y causas

¿Cuál es la mejor clasificación?

No hay una clasificación mejor de los tipos de parálisis cerebral. Cada una cumple criterios específicos para la función que fue creada. Algunas modalidad son más útiles en los planes de rehabilitación y otras lo son desde el abordaje médicos.

 

Lo importante es el diagnóstico certero que permita elaborar un plan de rehabilitación acorde para mejorar la calidad de vida. Esto se logra mediante fisioterapia, apoyo psicosocial, red de contención y tratamientos médicos.

  • Oskoui, Maryam, et al. "An update on the prevalence of cerebral palsy: a systematic review and meta‐analysis." Developmental Medicine & Child Neurology 55.6 (2013): 509-519.
  • Ren, Songtao, et al. "Utilization of electromyography during selective obturator neurotomy to treat spastic cerebral palsy accompanied by scissors gait." Journal of integrative neuroscience 18.3 (2019): 305-308.
  • Argüelles, Pilar Póo. "Parálisis cerebral infantil." Hospital Sant Joan de Dèu (2008): 271-277.
  • Hurtado, I. Lorente. "La parálisis cerebral. Actualización del concepto, diagnóstico y tratamiento." Pediatría integral 8 (2007): 687-98.
  • Tovar, A., and R. Gómez. "Revisión sistemática sobre el tratamiento del miembro superior en la parálisis cerebral infantil hemipléjica." Fisioterapia 34.4 (2012): 176-185.
  • Belver, Gema Fernández. "Desarrollo de la bipedestación y la marcha en parálisis cerebral (diplejia espástica)." REDUCA (Enfermería, Fisioterapia y Podología) 8.1 (2016).
  • Celi, JM Celi, et al. "Protocolo diagnóstico del déficit motor asimétrico." Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado 12.78 (2019): 4644-4648.
  • Malt, Merete A., et al. "Correlation between the Gait Deviation Index and gross motor function (GMFCS level) in children with cerebral palsy." Journal of children's orthopaedics 10.3 (2016): 261-266.
  • de Zabarte Fernández, José Miguel Martínez, et al. "Carga del cuidador del paciente con parálisis cerebral moderada-grave:¿ influye el estado nutricional?." Anales de Pediatría. Elsevier Doyma, 2020.