Cuándo debería el niño dejar el pañal

Descubrir cuál es el momento para que un niño deje el pañal depende de varios niveles de maduración, tanto física como emocional. Reconocer las señales que da el niño es la mejor estrategia.

Muchas veces nos preguntaremos cuál es el mejor momento para que nuestro hijo deje el pañal. Es una pregunta frecuente entre las madres y en las consultas de pediatría. Con menos frecuencia, nos preguntaremos si realmente está preparado para dejar el pañal.

Aunque se parecen, no son iguales. Por muchas razones, los padres queremos que los niños dejen el pañal: ya nos cansamos de la rutina de los pañales, nos lo exigen en una guardería o preescolar, el pediatra lo propuso, hasta razones económicas primarán en el interés de acelerar el proceso.

No obstante, una cosa son las razones que motivan a los padres, y otra es si el niño está preparado para dar ese importante salto en su desarrollo. Estamos hablando no solo de si el niño está listo para controlar sus esfínteres, sino también de si ya es el momento de dejar de ser bebé para ser más independiente.

Quitar la costumbre que propiciamos

cuándo dejar el pañal

Los bebés llegan al mundo sin pañal. Somos los padres los que los acostumbramos a usar los pañales y depender del plástico. Les ponemos unos pañales cuya composición desconocemos, porque es lo más cómodo para nuestro estilo de vida. Luego decidimos que debe quitárselo, sin evaluar si está preparado para ello.

Aunque algún bebé logre dejar el pañal antes de los 2 años, no deberíamos ni siquiera considerarlo. Sin embargo, lo hacemos, básicamente, por presiones externas de personas que no conocen el ritmo de crecimiento de nuestro hijo.

En muchas guarderías o preescolares pedirán que el niño de 2 años o menos haya dejado el pañal para ingresar. Así pues, en las vacaciones antes del inicio del año escolar, los niños son sometidos a prácticas tortuosas e irrespetuosas, que incluso pueden dejar la secuela de algunos traumas.

Para dejar el pañal bastaría con tener paciencia. No es cuestión de un día: es un período sensible en el que habrá avances y retrocesos. Para saber que ha llegado el momento, hay que interpretar bien las señales que el niño da para indicar que ha alcanzado la madurez que necesita.

Descubre: Cómo aliviar la infección urinaria en niños naturalmente

Llegó el momento de dejar el pañal

madre e hijo en orinal

Entre los 2 y los 3 años, el niño tiene la madurez neurológica para dejar el  pañal. Para algunos puede ocurrir antes,  para otros después. Lo común es que pueda controlar el esfínter anal a los 2 años. La orina diurna puede controlarla entre los 2 años y medio y los 3, mientras que la nocturna puede tardar un poco más.

No obstante, la madurez neurológica no es suficiente. También tiene que hacer maduración física y emocional, que no necesariamente puede ocurrir de forma simultánea. Para saber que ha llegado el día, deben darse las siguientes situaciones:

  • El niño empieza a pedir ir al baño.
  • Da señales de que quiere quitarse el pañal cuando está mojado o solo quiere quitárselo y andar sin pañal.
  • Cuando va a orinar o defecar, hace gestos, se agacha, da muestras de que sabe lo que está a punto de ocurrir, aunque tenga puesto el pañal.
  • Es capaz de decir las palabras “pipí”, “popó” o “caca” para nombrar sus excrementos.
  • Comienza a avisar de que va a orinar o defecar.
  • Muestra interés cuando ve a los padres en el baño y los imita.
  • Cuando quitas el pañal después de tres o cuatro horas, observas que el pañal está seco. Esto incida que sus músculos se están fortaleciendo.
  • El control de esfínteres ocurre tras un avance significativo a nivel del desarrollo psicomotriz. Por ejemplo: el niño adquiere bastante equilibrio o corre, entiende órdenes sencillas y su vocabulario se ha incrementado.

Lee este artículo: Niños que mojan la cama: ¿A qué se debe y cómo solucionarlo?

Mi hijo tiene 4 años y todavía se orina

Si controlar la emisión de orina de día tiene su complejidad, de noche es más complicado. Se considera normal que un niño siga mojando la cama hasta los 5 años. El problema es que básicamente no tenemos paciencia y presionamos.

Cuando se presiona mucho a un niño para que deje el pañal diurno se puede demorar el momento en que logre dejar el pañal nocturno. La presión excesiva que pueden generar padres y maestros para que el niño deje el pañal puede dañar el aprendizaje asociado al control de esfínteres. Además, pasan malos ratos que son contraproducentes.

Los padres no deberían alarmarse cuando el aprendizaje se demora, se atasca o incluso tiene períodos de retroceso. Sin embargo, ocurre: nos alarmamos en vez de respetar el ritmo de desarrollo del bebé.

Tener el control sobre el propio cuerpo toma su tiempo. Si fuéramos más pacientes podríamos tener mejores resultados. De nuevo, dependerá del nivel de maduración de cada bebé o niño.