Cuando el estreñimiento se debe a un hígado debilitado

El tabaco, el alcohol y los malos hábitos alimenticios afectan la salud del hígado y dificultan su trabajo. Además, las emociones negativas también pueden influir en su funcionamiento

El estreñimiento es uno de los males de nuestros días, debido principalmente a una alimentación excesivamente refinada y con pocas frutas y verduras o por cuestiones emocionales. Pero también hay una causa que debemos conocer para evitar el estreñimiento cuando muchos remedios han fallado: un hígado debilitado.

En este artículo te explicamos cómo puedes resolver el estreñimiento cuando el origen está en un hígado que no funciona correctamente, y prevenir así también muchos otros problemas de salud.

Las causas del estreñimiento

Repasamos las causas más habituales que provocan estreñimiento

  • Abuso de alimentos refinados y falta de alimentos integrales y ricos en fibra, sobre todo en cereales, harinas, bollería, etc.
  • Consumo reducido de frutas y vegetales, muy ricos en fibra
  • Falta de hidratación, debido a la poca cantidad de agua que ingerimos fuera de las comidas
  • Cuestiones emocionales que afectan directamente a nuestro intestino
  • Abuso de medicamentos laxantes en el pasado, que pueden haber irritado el intestino
  • Lesiones en el tracto intestinal, caso en que recomendamos consultar con el médico de cabecera para descartar otros problemas de salud más graves

fast food SteFou!

Cuando la causa es el hígado

Tanto el hígado como el intestino forman parte del tracto digestivo. El hígado vierte la bilis que fabrica (y almacena en la vesícula biliar) en el intestino delgado, lo cual contribuye a disolver las grasas y facilitar así el proceso digestivo. También el páncreas es imprescindible en este proceso, ya que en su caso facilita la digestión de las proteínas y los azúcares, empezando en el estómago.

De este modo, la función del hígado es imprescindible en el proceso digestivo para facilitar la evacuación. De hecho, una prueba de que no estamos digiriendo bien las grasas es que las heces flotan en el inodoro, en vez de caer hasta la parte inferior. Y otra prueba es la de las dificultades para evacuar precisamente después de comidas ricas en grasas o cuando cenamos en abundancia, ya que el hígado es un órgano que se regenera durante la noche, y para ello tiene que haber terminado la digestión.

Cómo regulamos nuestro hígado

El hígado es el órgano más grande y uno de los más importantes que tenemos. Entre sus funciones destaca la de transformar los alimentos en energía, eliminar las toxinas y ayudar al proceso de digestión. Además, nuestros malos hábitos, la mala alimentación o las emociones negativas lo dañan directamente.

Para tratarlos naturalmente y prevenir el estreñimiento y otras enfermedades deberemos seguir los siguientes consejos:

  • Evitar el consumo de grasas perjudiciales: grasas hidrogenadas o trans, fritos y aceites de mala calidad, lácteos de alto contenido graso (helados, cremas, quesos), carnes rojas, bollería industrial, etc.
  • Aumentar el consumo de grasas saludables: aceites vegetales de primera presión en frío, frutos secos, aguacate, pescado azul, yema de huevo, mantequilla clarificada.
  • Evitar alimentos procesados que contengan aditivos artificiales (conservantes, colorantes, saborizantes)
  • Incluir alimentos que favorezcan la función hepática, como la alcachofa, la achicoria, el limón, el aceite de oliva o el pomelo
  • Tomar infusiones de plantas amargas: diente de león, cardo mariano, boldo, fumaria.
  • Evitar las cenas copiosas o demasiado tarde
  • No comer demasiada cantidad en una misma comida. Es preferible hacer más comidas de menos cantidad a lo largo del día.
  • Evitar el alcohol, el tabaco y los hábitos tóxicos en general
  • Evitar las emociones negativas, especialmente la ira, y las situaciones de estrés. Podemos ayudarnos con homeopatía o Flores de Bach.

alcachofa foodiesathome

Enemas de café

Mientras cambiamos nuestra alimentación y adoptamos estos consejos, para evitar el estreñimiento podemos, puntualmente, realizar un enema de café, el cual favorece la evacuación actuando directamente sobre el hígado.

Es muy importante usar café ecológico tostado y en polvo. Se hierve 1 litro de agua con tres cucharadas soperas de café, 5 minutos a fuego alto y 15 minutos a fuego bajo. Se filtrará hasta que no queden posos. Una vez esté tibio, usaremos medio litro para las lavativas, recostados sobre el lado derecho e intentando aguantar 10 o 15 minutos. Este remedio es muy potente, actúa sobre el hígado directamente aumentando la actividad de la glutamilstransferasa.
Imágenes por cortesía de SteFou! y foodiesathome

Te puede gustar