¿Cuándo es el mejor momento de pedir la mano de la chica?

Aunque pueda parecer que está pasado de moda, pedir la mano de la pareja a los padres está considerado como una forma de mostrar respeto y compromiso.

Pedir la mano de la chica es una tradición que ha perdido vigencia en su forma y sentido original. Sin embargo, existen aún quienes toman el compromiso como una formalidad y lo hacen.

El momento en que se realice este acto de amor depende de las necesidades y planes de cada pareja. No obstante, hay muchos hombres que deciden sorprender a sus novias y no dan previo aviso. Claro, que en su interior deben estar muy seguros de la respuesta o son más audaces de lo esperado.

¿Cuándo pedir la mano de la novia y pasar a otro nivel?

El momento para pedir la mano de la novia es aquel en que los novios estén seguros del proyecto de vida que tienen juntos. Es muy subjetivo y depende de la madurez de cada pareja, es decir, no existen reglas generales.

De igual manera, existen algunas señales que indican cuándo es hora de hacer la pedida oficial. Los factores que más influyen son los valores comunes y el compromiso que ambos deciden afrontar. Tener una visión conjunta de ese futuro que comenzarán a transitar unidos por el amor.

Lo más probable es que los novios ya hayan tenido conversaciones al respecto antes de dar este gran paso. Entonces, es el novio quien reúne a las familias directas y expresa su deseo formal a todos. Pedir la mano de la chica, a sus padres, es una promesa implícita de responsabilidad eterna.

Descubre: 3 hábitos de la soltería que ayudan en el matrimonio

¿De dónde proviene el acto de pedir la mano de la chica?

Este acto, que en la actualidad ha perdido algo de vigencia, data de la época de los romanos. El prometido acudía al progenitor de su novia para solicitar el permiso de contraer matrimonio. Se trataba de una transferencia de potestad judicial sobre los derechos de la mujer.

Con el tiempo ha pasado a ser un tema de respeto familiar, en el cual se pide la bendición de los padres para la pareja. Se trata de uno de los actos más románticos y emotivos que las novias pasan en sus vidas. Se relaciona directamente con el amor de ese caballero que promete, ante todos, cuidarla y respetarla.

Es una manera formal de expresar que quiere pasar su vida junto a ella. Por lo general, se realiza un festejo íntimo para celebrar esta decisión. Y lo más importante es la aprobación de los padres a ese proyecto que ambos han ideado.

Protocolo para pedir la mano de la chica

El protocolo indica que se prepare un banquete en casa de la chica, en el que se recibe a la familia del novio. Antiguamente, era un momento para que las familias se conocieran. En la actualidad, lo más común es que ya tengan algún tipo de relación previa.

Durante la reunión, el novio es quien toma la palabra para pedir la mano de la chica y brindar sus argumentos. Las promesas de fidelidad, respeto y cuidados mutuos en la nueva familia que formarán.

En ese acto se suele entregar anillos que sellan el compromiso que se adquiere y se recibe las felicitaciones de todos. Un momento lleno de emoción y dicha para todos los que quieren bien a esa pareja.

Factores para detectar cuándo es el momento de pedir la mano

1. Deseo de tener hijos

Saber si ambos están dispuestos a tener hijos en un futuro es muy importante. Si alguno de los dos no tiene como plan procrear, puede ser un motivo muy fuerte de ruptura.

  • A veces, más allá del amor hay que tomar decisiones y cambiar de rumbo.

Lee este artículo: No puedo tener hijos y eso ha dañado mi relación de pareja

2. Creencias religiosas

Destinos románticos.

Conocer cuál es la religión a la cual es adepta la chica y su familia es un factor que influye más de lo que muchos se imaginan. Estas creencias pueden determinar ciertos rituales y el tipo de ceremonia que llevarán a cabo.

  • Asimismo, se hace necesario acordar cómo será la boda en lo relativo a lo espiritual.

3. Detalles personales

Hay que conocer a la novia en la mayor profundidad posible antes de pedir la mano. Por más romántico y enamorado que esté el caballero, esto involucra a todos.

Es decir, debe estar seguro de aceptar el estilo de vida de la mujer, sus amistades, sus virtudes y defectos. Pues, una vez que llega la convivencia, lo ideal es no volver atrás.

Conclusión

Cuando la pareja siente que están íntimamente conectados y son el uno para el otro, es el momento de pedir la mano de la chica. Es la hora de demostrar a las familias que han decidido avanzar en este amor y están dispuestos a formar una familia propia.