Comer plátano, ¿maduro o verde?

Carolina Betancourth·
27 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
21 Noviembre, 2018
El plátano es un alimento muy nutritivo y energético, sin embargo, su valor nutricional cambia a medida que madura. Te vamos a enseñar las diferencias entre el plátano verde y maduro y cual es mejor.

Los plátanos son una de las frutas más consumidas en todo el mundo, pues, además de tener un delicioso sabor, son muy económicos. Pero, ¿Cómo deberíamos comer plátano, maduro o verde?

Muchas personas los han eliminado de su dieta porque creen que comerlos engorda. Sin embargo, se ha demostrado que su consumo proporciona múltiples beneficios.

¿Cuáles son las propiedades de los plátanos?

Los plátanos son ricos en hidratos de carbono, por lo que son una buena fuente de energía para el cuerpo. Su riqueza en azúcar se ve compensada por su bajo contenido en grasas y su alto contenido en fibras, que han demostrado ayudar a regular la absorción de los glúcidos.

Esta fruta se caracteriza por aportar sensación de saciedad y por ser una fuente significativa de potasio. El potasio estimula la eliminación de líquidos retenidos en el organismo y también ayuda en el tratamiento de enfermedades como la hipertensión, la gota y enfermedades reumáticas.

Plátanos enteros y picados en un bol

Cada 100 gramos de plátano nos aportan 90 calorías, lo que los convierte en la fruta que más calorías contiene. Sin embargo, comerlos en porciones moderadas es ideal para aprovechar todos sus beneficios y mantener un peso equilibrado sin que su consumo sea un problema.

Su delicioso sabor dulce está acompañado de vitaminas como la C, que ayuda a fortalecer el sistema inmune, según un estudio publicado en Nutrients. También la B-6, que es clave para que el organismo cree nuevas células.

Los plátanos ayudar a mejorar la circulación, a prevenir los calambres musculares, a disminuir los niveles de colesterol malo, son buenos para la piel y el cabello y también estimulan la digestión.

Son muchas las razones por las que deberías comer plátano con más frecuencia. Sin embargo, la duda que muchos tienen es, ¿Cuál es la forma más saludable de comerlos, verdes o maduros?

Comer plátano verde o maduro según tus necesidades

El punto de madurez ideal de los plátanos depende de los gustos de cada persona, pues hay quienes los prefieren cuando están todavía verdosos y otros completamente maduros. Pero más allá de los gustos, es importante saber que el valor nutricional de los plátanos cambia a medida que van madurando.

Todos sabemos que cuanto más maduros los plátanos, más dulces se ponen. Esto se debe a que el almidón que contiene se va convirtiendo en sacarosa, glucosa y fructosa (azúcares simples). Ten en cuenta que conviene evitar consumir grandes dosis de azúcares simples, según un estudio publicado en Journal of Hepatology.

Plátanos verdes

El plátano maduro es una fruta suave y fácil de digerir. Por otro lado, los plátanos muy verdes pueden resultar indigestos. Sin embargo, se cree que los plátanos verdes conservan mejor sus vitaminas.

Por lo tanto, para la mayoría de personas es más conveniente consumir los plátanos cuando están completamente maduros, especialmente bien amarillos. No obstante, las personas que sufren de diabetes o están en riesgo de sufrir esta enfermedad, pueden incluir plátanos en su dieta, pero cuando aún estén verdosos.

¿Cuándo no es conveniente comer plátanos?

Los expertos recomiendan no comer plátano cuando se sufren problemas de insuficiencia hepática o insuficiencia renal. En estos casos, es mejor consultar con tu médico antes de consumirlos.

Esto se debe a su contenido en micronutrientes, que podría alterar la reabsorción tubular dificultando la función del riñón. Cuando se padece una patología de este tipo, es preciso cuidar con detalle varios aspectos de la dieta para evitar la progresión de la enfermedad. De este modo se facilita el manejo y se reduce el riesgo de efectos secundarios.

Combina los plátanos con otras frutas

Ten en cuenta que los plátanos presentan la ventaja de combinar muy bien con otros tipos de frutas. Un ejemplo serían las fresas, que contienen elevadas cantidades de vitamina C capaces de complementar las aportadas por el propio plátano.

Incluso puedes consumirlos junto con algún alimento con un elevado contenido en proteínas, para de este modo obtener una cantidad equilibrada de varios macronutrientes. Los plátanos se pueden machacar y comer junto a un puñado de frutos secos. De este modo te aseguras de introducir en la dieta un aporte proteico extra junto con grasas de elevada calidad.

Otra opción es combinarlos con queso de untar, pero evita elegir la versión desnatada, ya que de lo contrario perderías nutrientes importantes para la salud. Cuida, eso sí, de que el producto que compres no contenga azúcares añadidos en su composición, para de este modo no generar un estrés pancreático nocivo para la salud a medio plazo.

Si vas a consumirlos, ten en cuenta lo siguiente

Por su delicioso sabor, los plátanos pueden incluirse en diferentes recetas. No obstante, lo mejor es consumirlos crudos para aprovechar al 100 % todos sus beneficios. Asimismo, hay que evitar guardar los plátanos en el frigorífico, ya que pueden perder su sabor y muchas de sus propiedades.

Una vez pelados se deben consumir de inmediato, ya que se oxidan fácilmente.

  • Weickert MO., Pfeiffer AFH., Impact of dietary fiber consumption on insulin resistance and the prevention of type 2 diabetes. J Nutr, 2018. 148 (1): 7-12.
  • Carr AC., Maggini S., Vitamin C and immune functión. Nutrients, 2017.
  • Jensen T., Abdelmalek MF., Sullvian S., Nadeau KJ., et al., Fructose and sugar: a major mediator of non alcoholic fatty liver disease. J Hepatol, 2018. 68 (5): 1063-1075.