¿Cuándo es mejor quedarse embarazada?

Son tantos los factores que intervienen a la hora de quedarse embarazada que en cada caso particular el momento ideal para ello será diferente y dependerá de las circunstancias de la madre.

La pregunta que titula este artículo tiene mucha respuestas. Precisar o encontrar el mejor momento para quedarse embarazada es una decisión que literalmente da dolores de cabeza a muchas mujeres y sus parejas.

Para muchas, sin más, llegará la noticia: están embarazadas. Sin embargo, cuando se trata de tener el control sobre el propio cuerpo y sobre la vida para decidir cuando es mejor tomar la decisión, serán muchas las opiniones y los puntos de vista que entrarán en juego.

La mejor edad para quedarse embarazada

Por supuesto que el tema de la edad es fundamental para encaminarse hacia la posibilidad de quedarse embarazada. Aunque el embarazo adolescente es una realidad, la mejor edad para que el cuerpo de la mujer conciba está entre los 20 y los 30 años. Sus órganos reproductivos están completamente desarrollados y está en el punto óptimo de su fertilidad.

No obstante, el hecho de estar biológicamente preparada para la maternidad no significa que esté igual a nivel mental y emocional. Hoy en día muchas mujeres deciden postergar la decisión de concebir porque quieren formarse, conquistar espacios laborales o no se sienten maduras para asumir aún esa responsabilidad.

Son cada vez más frecuente los embarazos después de los 35 o 40 años. Incluso muchas mujeres llegan a ser madres primerizas a los 50 años o más, gracias al uso de técnicas de reproducción asistida. Por supuesto, postergar tanto la decisión tiene sus riesgos.

La madurez física, mental y emocional con la que los padres asumen la idea de tener hijos es muy importante. Ello les permitirá brindar lo mejor de sí mismos a esa nueva vida.

Lee este artículo: ¿Cuáles son los diferentes tipos de embarazo?

La pareja ideal para tener hijos

¿Con quién voy a tener mis hijos? Esa es una gran pregunta. Quedarse embarazada puede ser relativamente sencillo. Criar niños felices y amados es otra cosa. La maternidad es una responsabilidad que, sin duda, es mucho más grata de llevar acompañada de una buena pareja.

Para muchas mujeres encontrar esa pareja con la cual tener hijos no es tarea fácil. Una mujer se puede sentir física y mentalmente lista para la maternidad a los 25 años, pero su pareja no quiere tener hijos, o no tiene pareja, o no se atreve a tener un hijo sin padre.

Las madres solteras son grandes valientes, que merecen todo el respeto y la consideración de quienes la rodean. Sin embargo, la mayoría de las veces no es una decisión que toma la mujer, sino que le toca vivirla por la decisión de un hombre que se convierte en padre ausente.

El mejor escenario para criar niños es que puedan contar con madre y padre. A veces no es posible. No obstante, esperar hasta el momento para que los hijos puedan contar con ambos habla de una maternidad consciente.

La estabilidad económica y social para ser padres

Tanto las condiciones físicas y madurativas de la mujer y el hombre son importantes para quedarse embarazada. Sin embargo, muchas parejas deciden esperar hasta lograr la estabilidad económica y social que les permita brindar las mayores oportunidades a sus hijos.

Muchas parejas se divorcian sin haber tenido hijos, el mejor de los escenarios para que se dé la separación. Los hijos no se ven sometidos a sufrir las consecuencias del divorcio, ni los miembros de la pareja se ven forzados a permanecer en una unión que no les satisface. La estabilidad que brinda estar con la pareja correcta para concebir puede llegar después de un divorcio.

Para otras parejas alcanzar la estabilidad económica es fundamental. Ello no siempre se logra antes de los 30 años. Se posterga la decisión, aunque están convencidos de que son la pareja perfecta para tener hijos juntos y quieren hacerlo, pero no todavía.

El problema se presenta tras alcanzar la estabilidad económica o social no logran embarazarse. Incluso, sin tener visibles problemas de fertilidad. Sin duda, un escenario muy duro, pero que ocurre con bastante frecuencia.

Descubre: 6 posturas para quedar embarazada

El día perfecto es un imposible

El momento perfecto para embarazarse quizás no exista. Intervienen tantos factores que lograr que todos concurran en el mismo momento puede ser casi imposible. Todo dependerá de cada quien y sus circunstancias.

Quedarse embarazada en la adolescencia o después de los 40 años tiene sus riesgos. Tener hijos sin contar con la madurez emocional ni la estabilidad socioeconómica también tiene consecuencias no siempre positivas para los hijos. Embarazarse porque las amigas de la misma edad ya son madres o por presión de la familia no siempre es buena idea.

Los niños no piden venir al mundo. Una vez llegan, necesitan, merecen y exigen lo mejor de nosotros para crecer sanos, amados y felices. Cuando se decide ser padres, o nos sorprende la noticia, lo ideal es estar lo mejor preparados posible para ello. Y eso sí depende exclusivamente de nosotras mismas.