¿Cuándo hay que empezar a planificar una boda?

Aunque empecemos a planificar una boda con bastante antelación, no podemos pasar por alto que hay algunos detalles que deberemos preparar a última hora para tenerlo todo bajo control.

Empezar a planificar una boda con anticipación es muy importante si desean una fiesta con todos los detalles y personalizada. Cada pareja conoce sus propios tiempos y necesidades y de eso dependen en gran medida los meses previos.

Lo que deben tener claro es que hay que contar con personas específicas para la organización. También se debe definir el presupuesto del que dispondrán para la misma y dividir las tareas. Asimismo, lo mejor es que, en todas las decisiones más relevantes, participen ambos.

Empezar a planificar una boda mucho antes: ahorra dinero

Si ya han decido contraer matrimonio, lo ideal es buscar la fecha con doce meses de antelación. Quizá, les parezca mucho tiempo, sin embargo, con los preparativos pasa muy rápido.

Esto les permite poder comparar proveedores para todo y ahorran mucho dinero para destinar a otras cosas. Visitar todas las páginas de internet y hacer contrataciones por medio de las promociones es otro beneficio.

Además, les sorprenderá saber que existen salones que tienen todas sus fechas contratadas por muchos meses. Si se han enamorado de un lugar, no habrá problemas para esperar a celebrar allí esa fiesta mágica.

Lee este artículo: La organización de la boda puede afectar nuestra salud

¿Cómo empezar a planificar una boda? Distribución periódica

1. 12 meses antes

Decidir el tipo de boda que desean tener y comenzar a visitar iglesias y salones para elegir las que más les agraden. Es una tarea para llevar a cabo en conjunto, ya que es el inicio de todo lo que vendrá.

Deben solicitar la fecha en el registro civil y a partir de allí hacer las reservas necesarias en el resto de los lugares. No es algo que puedan hacer en un día, por lo que no hay que desanimarse. Es posible que vean muchos salones hasta encontrar aquel con el que se sienten a gusto.

2. 9 meses antes

Es momento de juntarse y elaborar la primera lista de invitados para la boda. Un consejo es que cada uno arme una propia y luego las crucen para comenzar a pulir. Es mejor si un familiar directo también hace su aporte en esta tarea, para evitar olvidos que puedan resultar dolorosos para alguien.

Los vestidos de novia también están entre los primeros puntos al empezar a planificar una boda. Así pues, es oportuno comenzar a consultar modistas, mirar modelos y consultar costos. En algunos casos, lleva mucho tiempo la confección o hay que estar en una lista de espera.

3. 6 meses antes

Ajustar la lista de invitados y tratar de acordar la definitiva para seleccionar el diseño de las invitaciones. Según sea el tipo de boda que vayan a realizar o la estación del año, pueden hacer tarjetas temáticas.

Pueden pensar en la luna de miel e indagar sobre los diferentes destinos para tener ya lista otra tarea de los preparativos. Pueden recurrir a agencias con sus paquetes especiales para novios o reservar por separado. Elegir un destino, que les guste a ambos, es importante para no discutir en el futuro.

Si el salón no ofrece servicio de fotografía y vídeo hay que buscar y reservar profesionales. Es conveniente reunirse para ver sus trabajos actuales y comprobar que tengan la calidad y arte que buscan.

Descubre: 6 mejores destinos para tu luna de miel

4. 4 meses antes

Llega el momento de organizar toda la documentación que necesitan presentar en la ceremonia civil y en la iglesia. Algunos trámites demoran más de lo pensado, así que hay que hacerlos para evitar inconvenientes. Para las ceremonias religiosas se suele necesitar realizar un curso especial con certificado que lo apruebe.

Es hora de enviar ya las invitaciones para que todos puedan prepararse y confirmar su presencia. Si se entregan muy tarde las tarjetas, es probable que los amigos ya tengan otros compromisos.

En este período también deben seleccionar a las personas que oficiarán de testigos de su enlace. También hay que proponer las damas de honor para que comiencen con sus propios preparativos.

5. 3 meses antes

Ya comienzan a sentir que la boda se acerca y falta mucho por definir. No hay que perder el control. Acude a contratar profesionales para el maquillaje y el peinado. Incluso, ya pueden fijar fecha de prueba para más adelante.

También hay que buscar el traje del novio; existe la posibilidad de comprar uno ya confeccionado o pedirlo a medida. De igual modo, habrá otra prueba cerca de la fecha.

Si aún no han elegido las alianzas, hay que elegirlas y pedir que las graben con la fecha de boda. Con respecto a este tema, también es momento de definir el responsable de llevar las alianzas al altar.

6. 2 meses antes

Ha llegado el momento de que la boda empiece a parecer más real. Todas las pruebas comienzan en este período: menú, vestidos, decoraciones y alianzas.

Toca buscar todas las ideas para hacer en casa o comprar los elementos decorativos que combinen con el estilo de los novios y del salón. Además, se debe pensar cuál será el regalo que se entregará a los invitados.

7. En el último mes

La banda sonora ya tiene que estar definida con el disc-jockey. Se confirman los invitados y organizan las mesas para enviárselo al responsable del salón. Todos los servicios contratados deben volver a confirmarse y se realizan las últimas pruebas.

Para terminar

La boda está organizada y hay que intentar relajarse para no llegar a ese día con el estrés en las espaldas. Si algo se ha olvidado o surge un percance, restan algunos días para buscar la solución.