Cuando la vida se pone difícil, todo es posible

Raquel Lemos · 19 noviembre, 2016
Siempre hay un momento en que la vida se pone difícil, pero no debes olvidar que, igual que todo pasa por algo, la tormenta no dura eternamente

El mundo se nos viene encima cuando la vida se pone difícil. No sabemos qué hacer, cómo solucionar todo lo que nos ocurre.

En ocasiones, no se trata de cambiar lo que está pasando, sino de verlo desde otra perspectiva o, sencillamente, aceptarlo.

Lee: En esta vida merezco ser feliz

Sin embargo, seguro que, cuando miras hacia atrás y recuerdas todos esos momentos negativos que tuviste que vivir, piensas que no era tan complicado salir de esa situación, que tus sentimientos te mantuvieron soportando lo que no querías…

A veces, no poseemos las herramientas necesarias para hacerle frente a las dificultades. Quizás porque no nos damos cuenta de que cuando la vida se pone difícil, todo es posible.

Tú eres tu peor enemigo

mano-tormenta

Sin duda, las circunstancias más adversas hacen que saquemos nuestro peor “yo”, ese que se machaca, que se autodestruye, que se acaba convirtiendo en su propio enemigo.

Tan solo tienes dos alternativas cuando tu mundo está patas para arriba: quejarte o seguir adelante. ¿Qué es lo que vas a escoger?

Nuestra primera reacción casi siempre es lamentarnos: “¿por qué me pasa esto a mí?”, “¿es que acaso no me he portado bien con los demás?”, “¿me merezco esto?”.

Descubre: Hoy debes dejar de lamentarte

Las adversidades no escogen a las personas. Tú no has sido un blanco que elegir.

Cuando te encuentres en esta situación de pena absoluta por lo que te está ocurriendo, ponte manos a la obra.

Vamos a cambiar esto:

  • ¿Puedes modificar lo que está pasando? Si es así, hazlo. Si no, acéptalo. Tendemos a rechazar lo que no nos gusta pero, si no podemos hacer nada por evitarlo o por redirigirlo, es mejor aceptarlo.
  • No te lamentes si eres tú el culpable, aprende de ello. Tal vez la situación negativa se ha originado por culpa de una mala acción tuya o una decisión no muy acertada…

No importa, no se puede dar marcha atrás. Admite tu error y sigue adelante.

  • Entre toda la basura, siempre hay algo que podrás aprovechar. Quizás lo veas todo negro, pero créenos, que siempre existe algo positivo cuando todo se ha vuelto negativo.

Abre tus ojos y no te obceques en lo malo. Mira bien porque ahí hay algo bueno que puedes sacar.

  • El miedo impide tu avance. Las situaciones más dañinas nos provocan un miedo atroz que nos invita a huir. Sin embargo, esta no es una buena reacción.

Empieza a enfrentarte a tus temores y a no escapar. Solo así podrás encontrar la solución a tus problemas.

mujer-con-golondrinas

No te pierdas: Autoestima baja: cuando te conviertes en tu propio enemigo

En realidad, ser feliz cuesta muy poco. Sin embargo, continuamente nos aferramos a todo lo negativo que nos ocurre sin soltarlo.

Cuando la vida se pone difícil, sonríe

Cuando la vida se pone difícil, ¿es inteligente ayudar a que se ponga peor? Con las actitudes anteriormente mencionadas lograremos que esto no sea así.

Tu mejor sonrisa y el positivismo te ayudarán a tomar las riendas de la situación aunque creas que has perdido todo tipo de control.

Para eso nos ayudará muchísimo lo ya mencionado: en una circunstancia negativa siempre hay algo positivo, por pequeño que sea.

Intenta aprender de lo que te ocurra, sobre todo de lo malo. Esto te ayudará en tu futuro a reaccionar de mejor manera ante experiencias similares.

Por ejemplo, imagina que a tu alrededor un montón de personas te han decepcionado. Parece que todas se han puesto de acuerdo y, cada vez que das un motivo para confiar, te encuentras con una desilusión.

No te lamentes por esto. No puedes cambiar a las personas, así que acepta que son así. De esto puedes aprender a no esperar demasiado de los demás y a dejar las ilusiones que te haces a un lado.

De esta manera, no te llevarás sorpresas desagradables. Es una forma de superar una situación bastante habitual que a muchos nos ha provocado dolor.

Mujer-sonriendo

Antes de irte no te olvide de leer: Nunca dejes de sonreír

No olvides que todo pasa. Lo negativo va y viene, nunca se queda para siempre. Aunque ahora no lo puedas ver, las cosas cambian.

Así que no te quejes, no te ofusques… Deja tus emociones negativas a un lado y saca todas las positivas para contraatacar.

Cuando la vida se pone difícil, no hay imposibles, ni límites… Todo puede ocurrir.